Entradas

¡Si lo hubiera sabido antes!

Imagen
Van es una amiga a quien he invitado al blog durante el mes de febrero. Dios salvó su matrimonio cuando la ayudó a entender estas verdades de las que hoy nos habla. ¡Te animo a leerlas y compartirlas con otros!

Muchos me han preguntado: “¿Cuál es el secreto de quedarse juntos?”
Nunca he creído ser una mentora de matrimonios, la realidad es que no he hecho esta cosa que se llama matrimonio muy bien. Como lo expliqué antes, hubo muchas lágrimas, egoísmo, soledad, momentos duros. Peleas difíciles. Emociones que no entendía y no podía controlar. Palabras hirientes. Y a todo esto añade dos personas súper independientes y tercas.

Como dije, no siempre he manejado bien el matrimonio. Pero hace poco, mientras bailaba con mi esposo de 47 años en una boda, tuve un momento de claridad. ¡Posiblemente he tenido más éxito en mi matrimonio de lo que creía! 
Cuando miro atrás… 
Nos conocimos en la universidad, por teléfono; yo estaba hablando con su compañero de cuarto y su mejor amigo, el novio de una am…

Porque el dolor llega sin avisar, y nos quedamos sin palabras

Imagen
Se suponía que fuera un día de rosas, chocolates, globos y osos de peluche. Se suponía que fuera un día feliz, un día de abrazos, besos, sonrisas. Se suponía… ¡pero en un mundo caído, suponer no quiere decir garantía!

Ayer fue un día triste, muy triste para muchos aquí en los Estados Unidos, especialmente los que vivimos en la Florida, cerca de Parkland. Un día en que varias familias se despidieron en la mañana sin imaginar que aquellos a quienes aman no regresarían a casa porque un joven de 19 años acabó con sus vidas en un tiroteo despiadado.
Como madre, no puedo ni imaginar el dolor, ¡es demasiado grande! El 14 de febrero nunca será igual para esas personas. No las conozco, ni tú tampoco, pero el sufrimiento tiene la habilidad de unirnos, aunque los rostros sean desconocidos.
Y mientras todas estas cosas sucedían ayer, y veíamos en vivo por televisión a la policía y demás oficiales tratando de controlar la situación, muchas cosas pasaban por mi mente. Y por eso las escribo, y le pid…

Cuatro elecciones que pueden salvar tu matrimonio

Imagen
Van es un amiga a quien he invitado para que comparta con nosotras algunos artículos durante el mes de febrero. Ella  y su esposo tienen más de 40 años de casados. Son un matrimonio que ama a Dios y tienen mucho para enseñarnos.Hoy nos habla sobre decisiones sabias que pueden evitarnos muchos errores en el matrimonio, ¡hasta salvarlo! ¡Te invito a leer y compartir! 

En cierto punto de la vida llega un momento en el que nos damos cuenta que hay una decisión que debemos tomar.
Llegué a ese punto después de varios años de vivir en confusión. No estaba preparada para una relación. No tenía idea de con quién me había casado. No estaba contenta con el rumbo que estaba tomando mi matrimonio. Dudaba seriamente que tuviéramos un futuro juntos. Nunca dejé de orar y pedir a Dios que fuera mi guía. El primer descubrimiento vino cuando dos mujeres piadosas de mi iglesia me dijeron que dejara de pensar cosas negativas sobre mi matrimonio. Estas mujeres eran valientes, seguras y determinadas. Yo necesi…

Esto puede cambiar tu matrimonio, ¡y más!

Imagen
Llegué al matrimonio con una lista, aunque quizá no estaba consciente de ella. Era una lista  de todo lo que mi esposo debía ser: amigo, amante, consejero profesional, experto en relaciones humanas, licenciado en organización, doctor en problemas emocionales, contador, y muchas otras cosas más, pero sobre todo, adivino.


Sí, adivino; no para que adivinara mi futuro, sino adivino de mis pensamientos, emociones y reacciones. Yo quería que con solo mirarme él supiera lo que yo estaba pensando; que sin yo decir nada él pudiera, de alguna manera “sobrenatural”, saber si estaba triste, preocupada, cansada, frustrada, dolida, etc.
Recuerdo más de una discusión que comenzó porque él no había “adivinado” lo que me pasaba. Me encerraba en mi mundo, muy frustrada y resentida, preguntándome cómo era posible que este hombre, al que yo amaba tanto y que sabía me amaba igual, fuera tan "insensible" a mi problema o a nuestro problema. Sin querer estaba creando un vacío y no estaba dispuesta a …