Entradas

Esto no puede faltar ni en mi agenda ni en la tuya {o vivir como Dios lo diseñó}

Imagen
Un día solo tiene 24 horas y aunque lo intentemos, lo más probable es que no nos alcance para hacer todo lo que quisiéramos o teníamos planificado. Sin embargo, hay ciertas cosas que no debemos pasar por alto si queremos vivir como Dios lo diseñó. Y hoy quiero hablarte de esas cosas. Busca la manera de incluirlas en tu agenda, incluso si tienes que dejar otras fuera.


Pasa tiempo con Dios. Lo necesitas tanto como el aire para vivir. Cómo lo hagas y dónde, es algo muy personal. No tienes que seguir una regla ni cumplir con ciertos pasos, pero pasa tiempo con Dios. Háblale y, sobre todo, deja que él te hable a ti. Para inspiración lee Lucas 5:15-16.
Lee tu Biblia. En muchos lugares del mundo hacerlo es un delito y aún así hombres y mujeres arriesgan sus vidas porque saben que en leerla está la vida. Si tú tienes libertad, no la desperdicies. Llénate de la Palabra, verás cómo Dios usa lo que leas para transformarte de adentro hacia fuera y para equiparte cada vez que lleguen pruebas y luch…

Para la mamá que quiere tirar la toalla

Imagen
Esto lo escribí hace un tiempo, pero quisiera compartirlo contigo. Es uno de “esos” artículos que no me gusta escribir. sin embargo, cuando lo hago y dejo correr las ideas recuerdo que soy solo una obra en progreso, en manos de un Dios perfecto, nada más. 




Así que fue una de "esas" mañanas. El propósito era bueno y hermoso, leer juntas la Palabra antes de que ella se fuera a la escuela. Pero vinieron las preguntas, y busqué otra Biblia, una que tuviera notas, para poder explicarle mejor. Y las preguntas siguieron, la paciencia se fue agotando,   y sin darme cuenta… ¡ya no quería leer! Ahora estaba frustrada.
El reloj avanzaba, llegó la hora de salir, y ella se fue. Yo me quedé, con la casa en silencio, pensando en todo lo que había sucedido. Y la vocecita suave, casi imperceptible, comenzó a hablar a mi corazón. “No debías desesperarte. Todos tienen preguntas. Tú también.” Sí, era el diálogo o monólogo más bien del Ayudador y yo. Porque para eso vino él también, para ayudarnos…

Cuando la vida parece una telenovela, y no te gusta

Imagen
«Ignorada por su padre. Atrapada en un matrimonio infeliz. Rechazada por su esposo. Con su hermana por rival. Malmirada en su comunidad. Afanada por recibir alguna muestra de amor. Invisible.»
Parece que estuviéramos leyendo la sinopsis de una novela de televisión, pero es una historia real que ocurrió hace cientos años. Si lo lees de nuevo, en realidad cualquier mujer de este siglo pudiera identificarse con alguno de estos planteamientos, o tal vez con más de uno.

Aquella mujer se llamó Lea, y su historia se narra en el libro de Génesis, a partir del capítulo 29. La verdad es que siempre me da compasión cuando la leo. En su familia ella era “un plato de segunda mesa”.
¿Alguna vez te has sentido invisible? ¿Ignorada? ¿Tal vez atrapada en una situación que no está en tus manos cambiar? ¿Rechazada? Basta vivir algunos años y sucederá. A mí me ha pasado, y sé que duele. Podemos tal vez disfrazarlo con una sonrisa, o pretender que no sucede y que no hiere, pero en el fondo, la realidad es…

Esta decisión hará tu vida mucho mejor

Imagen
La preocupación está cobrando más vidas en el mundo actual que cualquier otra enfermedad. Incluso le hemos dado un nombre que suena más sofisticado y hasta científico: “estrés”. Todo el mundo vive estresado. De hecho a veces nos parece que mientras más estresada sea nuestra vida, más importante es. ¿Quién entiende a los seres humanos, verdad?

A veces quisiera ser como un lirio o como una paloma. ¿Te preguntas por qué? Bueno, eso fue lo que pasó por mi mente hace un tiempo cuando volví a leer estas palabras de Jesús:


Luego, dirigiéndose a sus discípulos, dijo: «Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento para comer o suficiente ropa para vestirse.Pues la vida es más que la comida, y el cuerpo es más que la ropa.Miren los cuervos. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque Dios los alimenta. ¡Y ustedes son para él mucho más valiosos que cualquier pájaro!¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida…