miércoles, 26 de enero de 2011

Un libro que me leí

Mi profesión de traductora me permite leer muchos libros, y a veces me obliga a hacerlo. Tengo que confesar que no los disfruto todos, pero sí aprendo alguno nuevo en cada uno. De ahí que usara las palabras "permite" y "obliga".

Por esa razón pensé que sería bueno dedicar un día de la semana a hablarles de alguno de estos libros. No es propaganda, ni crítica literaria, simplemente recomendarles libros que, al trabajar con ellos, han contribuido positivamente a mi vida.

Decidí comenzar con Mujeres ligeramente malas de la Biblia. ¿Por qué este libro? Bueno, es un libro poco usual. Es una nueva manera de estudiar la Biblia pues mezcla la ficción con la realidad. Laura Higgs, su autora, es una de las escritoras más divertidas que he leído en los últimos tiempos. También porque es el tema que estoy tratando con varias mujeres con las que me reúno a desayunar una vez al mes y a todas les ha cautivado.
El libro se enfoca en cinco mujeres, todas emparentadas, que fueron buenas en sentido general pero, como cualquiera de nosotras, también tuvieron su lado "no tan bueno". Esa es otra razón por la cual me gusta el libro. Tenemos la tendencia a idealizar los personajes bíblicos y a veces creemos que porque están en la Biblia eso les hace perfectos. Nada más lejos de la realidad. Y en Mujeres ligeramente malas de la Biblia esta tesis queda demostrada.


En Sara, Agar, Rebeca, Lea o Raquel podemos encontrar algo que nos identifica. Quizá es la necesidad de control, o la manipulación. A lo mejor es el sentirnos inferiores, celosas o la frustración de no haber logrado un sueño. 

Estas mujeres vivieron situaciones que trascienden a su tiempo y eso es precisamente lo que aprovecha Higgs y nos lleva a estudiar las vidas de estas féminas como si estuviéramos ante una novela de pleno siglo XXI. Es una lectura refrescante que nos hace reflexionar y aprender.

¿Quisieras leerlo? Está disponible aquí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario