Los amigos

Tal vez has escuchado esta frase antes: "La familia es la que te toca, los amigos los escoges tú". Muy cierto, ¿verdad? Para mí los amigos son un tesoro especial, sobre todo porque soy única hija y el espacio que ocuparían los hermanos lo he llenado con buenos amigos. 

He conocido casos de “llaneros solitarios”, gente que va por la vida pensando que no necesita amigos… ¡qué triste y qué tremendo engaño! Dios mismo, que es el Creador de todo, cuyo poder es ilimitado, valora la amistad. Y quizá nunca lo habías pensado, pero te muestro algunos ejemplos. Cuando Jesús estaba en Getsemaní, justo antes de que lo apresaran para ser crucificado, pasó un tiempo orando a su Padre, eso casi todo el mundo lo sabe. Pero hay un detalle que se nos escapa muchas veces, les pidió a Pedro, Jacobo y Juan que le acompañaran mientras él estaba allí. ¿No podía haber ido solo? Por supuesto, pero la compañía de esos amigos queridos haría que ese momento difícil fuera más llevadero. Dios consideró a Abraham su amigo: “Pero tú, Israel, siervo mío eres… descendencia de Abraham mi amigo” (Isaías 41:8). Y pudiera darte muchos otros, pero creo que ya es suficiente.

Muchas veces mi hija llega de la escuela con que si “fulanita ya no es mi amiga” o “yo no tengo amigas”, o quizá al otro día la fulanita del primer comentario ahora es su mejor amiga y cosas así. Como dirían en mi país “cosas de muchachos”, pero desde ahora estoy esforzándome para que aprenda a ser sabia a la hora de escoger sus amigos. Esa tarea es titánica pero no podemos cansarnos porque inevitablemente llega un momento en la vida, la temida adolescencia, cuando los amigos juegan un rol súper importante, así que más vale que les enseñemos a buscar buenos amigos. 

No me canso de decir que en mi esposo tengo mi mejor amigo terrenal, pero eso no quiere decir que no tenga otros amigos o amigas. ¿Y tú? Yo disfruto mucho salir a tomar un café con una amiga, conversar de las cosas con las que estamos lidiando como la crianza de los hijos, los afanes diarios, las preocupaciones. Más de una vez me he animado a probar alguna receta nueva por hablar con alguna amiga que ya la hizo. Y más de una vez también he abierto mi corazón a una amiga que me escucha con paciencia. 

¿Sabes lo que he aprendido, y que no ha sido fácil, por cierto? Para tener buenos amigos tenemos que ser vulnerables. Tenemos que dejar que esa otra persona, que ya se ha ganado nuestra confianza, pueda tener la libertad de hablarnos con toda sinceridad  y saber que no vamos a cerrarle la puerta, y viceversa. Podemos quedarnos en un plano superficial, y todo será color de rosa, pero si quieres amigos de verdad tienes que exponerte, estar dispuesto a tratar las cosas “de frente”, saber que en algún momento puedes salir herido, y sobre todo, revestir de perdón la relación. ¿Acaso no fue eso lo que Jesús hizo con Pedro, su gran amigo? 

Termino con Palabras de Salomón, todas del libro de Proverbios:
1.      “…el chismoso aparta a los mejores amigos” (no hay espacio para el chisme en una verdadera amistad).
2.      “En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia” (la amistad es para las buenas y para las malas).
3.      “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo” (la amistad tiene que ser recíproca).
4.      “Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa” (la sinceridad de la amistad puede doler, pero es valiosa).
5.      “No te hagas amigo de gente violenta, ni te juntes con los iracundos” (sabiduría al escoger las amistades).
6.      “Hay amigos más fieles que un hermano.”

¡Hasta la próxima semana!

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo.Me impresiona como la biblia tiene ensenanza para cada aspecto de la vida y esos consejos con respecto a la amistad debemos tenerlos presente siempre,yo creo que debemos colgarlos como si fuera un collar a nuestro cuello y de vez en cuando darle una miradita.

    ResponderEliminar
  2. Hey hacia dias que no entraba al blog, estaba super enredada con la escuela, pero decidi hacer tiempo para leer el blog. El comentario hacerca de la amista es muy agradable pero a la vez complicado. Cuando llegue aqui fue muy dificil encontrar esa persona especial que llamamos amigos, hubo dias que no tenia con quier hablar solo con mi esposo, pero Dios me ha dado la oportunidad de conocer verdaderas amigas cristianas con quien puedo compartir, muchas veces pelear, pero al final de todo siempre son mis amigas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario