Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Un libro que me leí

Imagen
Pensé dedicar algunos miércoles a hablar de libros que han dejado una profunda impresión en mi vida. El tipo de libros que con todo gusto uno vuelve a leer. Y quiero empezar por “Mi experiencia con Dios”, de Henry Blackaby. Llegó a mis manos a finales de los años 90. Era el libro para estudio en grupo, así que varias amigas decidimos estudiarlo juntas y tuvimos por líder a una gran mujer a quien yo considero una madre espiritual. Si pudieras hojear mi libro, que todavía conservo, verías que está lleno de anotaciones, no solo respuestas a las preguntas sino notas que escribí como resultado de lo que Dios habló a mi vida durante ese tiempo. Fue realmente una experiencia, como lo dice el título. Aprendí muchas cosas entre ellas esta: Dios está esperando que nos unamos a él. Muchas veces hacemos una pregunta incorrecta pues decimos: ¿qué quiere Dios que haga en mi vida? En realidad la pregunta es: ¿Cómo puedo unirme yo a lo que Dios ya está haciendo? Interesante pues el enfoque no está en…

Entre col y col...mariscos peruanos

Imagen
Paola es una amiga y lectora de este blog, peruana de nacimiento. Ella me envió esta receta para compartirla con ustedes. Yo tuve el gusto de probarla y es deliciosa. Las cantidades son para una bandeja regular, digamos que de 4 a 6 personas.
Jalea de mariscos
Ingredientes 6 trozos de tilapia
1 bandeja de calamar ya limpio (vienen 3 o 4 pedazos largos)
1 libra de camarones
3 yucas
2 a 3 cebollas
2 tomates
5 huevos
Jugo de limón
Sal y pimienta al gusto 1 taza de harina de trigo
Aceite de oliva o vegetal Una pizca de orégano

Preparación
1.Ponga a hervir la yuca hasta q este blanda.
2. Corte la tilapia al tamaño deseado (de cada filete pueden salir 3 pedazos) y ponga los trozos en un recipiente con un poquito de leche. Dejar reposar de 10 a 15 minutos.
3. Corte los calamares en anillos no muy gruesos. 4. Pase por huevo y harina los camarones, los anillos de calamar y también el pescado, con cuidado para que no se desmenuce.
5. Fría los mariscos y el pescado por separado.
6. Después de her…

¿Diferencias irreconciliables?

Imagen
Hace muchos años vi una película que llevaba el título de este artículo de hoy, pero con una diferencia, no tenía los signos de interrogación. Es la historia de una niña (Drew Barrrymore… ¡eso habla de cuántos años tiene la película!) que decide divorciarse de sus padres porque el matrimonio de estos se ha vuelto un desastre y ella en realidad pasa más tiempo con la sirvienta que  con sus propios padres. La mayoría de las sentencias de divorcio que se emiten en el siglo XXI dicen: “Causa: diferencias irreconciliables”. Verdad que los humanos hemos inventado una respuesta para todo, ¿no es cierto? Próximamente mi esposo y yo cumpliremos 16 años de casados. Si te escribo aquí que han sido 16 años de ensueño, donde nunca hemos tenido un “sí y un no”, me llevaría un premio a la mentira del año. Y de paso te digo que si escuchar eso de labios de otras personas te hace sentir mal o inferior en tu matrimonio, ¡libérate! No existen matrimonios sin diferencias. ¿Por qué? Porque un matrimonio se …

Veo, veo...

Imagen
—Veo, veo. —¿Qué ves? —Una cosa que empieza con…
Ese era un juego de mi infancia y ahora lo juego con mis hijos, sobre todo cuando vamos en el carro y el viaje es largo. Y hoy quiero hacerte la pregunta: ¿qué ves? ¿Qué ves cuando miras al futuro? Cuando uno va a una entrevista de trabajo, a menudo le hacen una pregunta similar: “¿Dónde te ves dentro de cinco años?”. Yo recuerdo la primera vez que me la hicieron y cómo me dejó pensando. ¿Te has hecho esa pregunta recientemente? ¿Cuál es tu visión? Un viejo proverbio bíblico dice: “Donde no hay visión, el pueblo se extravía”. Sin temor a sonar categórica ni demasiado práctica, me atrevo a decirte que una vida sin visión es una vida insípida. Si has leído otros artículos anteriores, tal vez hayas notado que soy fiel admiradora de Charles Swindoll. Aquí cito una de sus frases: “Cuando tienes visión eso afecta tu actitud. Tu actitud se vuelve optimista en lugar de pesimista”. Cuando tenemos una visión definida podemos mirar al futuro y ver au…

Un libro que me leí

Imagen
Kelly Minter era una autora desconocida para mí hasta que su libro “Ningún otro Dios” [No other gods] llegó a mis manos. Enseguida me identifiqué con ella porque le apasiona la música, dirige eventos de adoración, le gusta escribir, y…bueno, también es mujer y tiene luchas como las mías y las tuyas.
“Ningún otro Dios” toca un tema que impactó mucho mi vida, ¿qué pasa cuando los buenos deseos, sueños, aspiraciones, relaciones, etc., se convierten en falsos dioses en nuestra vida? ¿Qué es realmente lo más importante para ti, para mí? Los ídolos a veces nos suenan a historia del mundo antiguo pero la realidad es que el mundo moderno los tiene de todos tipos, formas, tamaños y colores.
Muchos conocemos de memoria el mandamiento que dice: “No tendrás otros dioses delante de mí” y como no nos inclinamos ante ninguna estatua creemos que estamos libres de los ídolos. Eso es solo realmente una cara de la moneda. “Ningún otro Dios” nos muestra que la verdadera libertad está en la rendición de t…

Entre col y col...México

Imagen
Ayer tuvimos “Noche mexicana” en nuestra casa. Fue algo sencillo pero los niños lo disfrutaron mucho y nosotros también. Hoy, para variar, te comparto la idea y no la receta (yo seguí la de la caja). Seguro se te ocurrirán muchas alternativas, el punto es hacer del tiempo de la cena algo divertido y familiar. Y de paso, disfrutar como si fuera un restaurante sin los gastos del mismo. Creo que en estos tiempos, a todos nos viene bien.
Esto fue lo que usé:
Tortillas para tacos, tostadas (taco shells) Sobre de sazón para tacos Picadillo de pavo
Salsa Mexicana Queso cheddar Queso mozzarella (porque a mi hija le gusta, ya sea que combine o no) Helado para el postre
Preparé la mesa muy colorida. Saqué algunas cosas que tengo que son realmente mexicanas y otras no tanto, pero igual sirven para la ocasión.  Puse todos los ingredientes en la mesa y en Pandora música de México. Fue una cena más que sencilla, entre otras cosas por falta de tiempo, pero no por sencilla tenía que ser aburrida. Fue uno de…

¿Por qué?

Imagen
Estoy convencida de que el cuarto de lavandería de mi casa tiene propiedades “mágicas”, porque las cestas de ropa parecen multiplicarse en lugar de reducirse. ¿Te pasa lo mismo? La verdad es que, a pesar de esto, prefiero la parte de lavar a la parte de doblar y guardar. En fin, que hace unos días era tarde ya en la noche y estaba haciendo esta tarea tan poco atractiva para mí. Los niños ya dormían y mi esposo…también. Lo miré por unos instantes y el monólogo empezó en mi mente. “Yo también quisiera estar durmiendo. Nadie piensa en lo cansada que yo estoy. Después de un día entero de trabajo, niños, casa…qué poco me considera a veces. Etc.” Por alguna razón los seres humanos somos bastante adictos a la autocompasión, y creo que a veces hasta la disfrutamos. Sobre todo las mujeres. No sé por qué. Finalmente terminé de guardar la ropa y como todavía no tenía sueño suficiente, me puse a leer. Dios tiene maneras muy sutiles de hablarnos. Se quedó callado mientras el monólogo de mi mente o…

Un enemigo peligroso

Imagen
La casa está en silencio y antes de que todos se levanten, con mi consabida taza de café, estoy sentada pidiéndole a Dios fuerzas para el día. Por mi mente pasan la lista de cosas por hacer, lugares adonde ir y también los problemas de otros. No pude evitar recordar algo que había sucedido hacía pocas horas. Una persona a la que yo conocía decidió terminar con su vida de una triste manera. Resultaba difícil creerlo. Fue el resultado del cansancio, no del cansancio físico, sino el cansancio emocional, espiritual; alguien que decidió que no podía luchar con la vida. Alguien que se dejó vencer por el desánimo.
Comencé a leer en los Proverbios de Salomón y esto saltó a mi vista, casi hablándome: “Si en el día de la aflicción te desanimas, muy limitada es tu fortaleza”. Lo leí varias veces.
El desánimo, por definición, es falta de ánimo. ¿Y qué es ánimo? Según la Real Academia:  ánimo. (Del lat. anĭmus, y este del gr. ἄνεμος, soplo).
·Valor, esfuerzo, energía. ·Intención, voluntad. ·Atención o p…

Un libro que me leí

Imagen
Pensar en la adolescencia le pone los pelos de punta a cualquier papá o mamá que todavía no ha llegado a esa etapa. Basta con pasar por frente a una escuela intermedia o secundaria a la hora de la salida para que muchas preguntas crucen a la velocidad de la luz por nuestra mente.
Por eso te presento el libro de hoy. Incluso si ya tienes hijos adolescentes o si no tienes hijos, este material te resultará muy útil. Te hablo de Re-Crear de Ron Luce.
Ron Luce es fundador y presidente de uno de los ministerios para adolescentes más grandes de los Estados Unidos y del mundo. “Teen Mania” se ha convertido en una tremenda influencia en la cultura juvenil de hoy. Él y su esposa tienen tres hijos y son un testimonio viviente de lo que él nos propone en este libro.
Re-Crear llegó a mis manos como parte de mi trabajo de traductora y mientras lo leía mis ojos se abrían a un mundo que los medios de prensa nunca te revelarán: el esfuerzo que hacen para lavar el cerebro de nuestros hijos, cuánto inviert…

Entre col y col...costillas muy sencillas

Imagen
Siempre ando buscando maneras de hacer recetas fáciles y rápidas, como decía la anfitriona de un viejo programa de televisión de mi país.
Estas costillas las descubrí por casualidad, quizá alguien ya lo hizo antes...
Lo fundamental es la salsa, pues es el único adobo que llevan.

Ingredientes


Costillas de cerdo (pueden ser con hueso o sin hueso)
Salsa Newman's Own Mesquite with Lime Marinade 

1. Adobalas costillas con la salsa por lo menos dos horas antes y ponlas en el refrigerador.
2. Luego cocínalas hasta que estén blandas, en esa misma salsa y añadiendo un poco de agua. Yo las ablando en olla de presión. Usualmente en este tipo de olla demoran unos 10 minutos.
3. Una vez blandas, ponlas en una bandeja para el horno, vierte la salsa por encima y usa el botón de "asado" (broil) en temperatura baja hasta que se doren.

Esta receta va muy bien con puré de papas y ensalada verde. Bon appétite!

A diferent post today/ Un artículo diferente para hoy

This is a Spanish blog, and therefore, I always write in Spanish. But today I will make the exception, and I hope you don't mind. Why, you may wonder... Well, there is this Conference I would really love to go to and they are offering a scholarship for those interested.
I'm talking about the She Speaks Conference which is hosted by Proverbs 31 Ministries, an organization dear to my heart. Why do I want to go? This would be a unique opportunity to learn from and listen to wonderful speakers; an incredible chance to learn more about the speaking and writing ministry I'm beginning to walk in. 
Below you will find the rules for the contest. Check it out, you might be interested too!


She Speaks Scholarship

So, I'm first thankful to God for Proverbs 31 and thankful to Proverbs 31 for this opportunity. Now I'm just praying that if this is God's plan for me this year, the dream may come true. Thanks for stopping by!

El artículo de hoy es en inglés porque esta relacion…

¿Y ahora qué hago?

Imagen
Hace algunas semanas una amiga y lectora de este blog me pidió que escribiera sobre un tema: las decisiones. La verdad es que había pospuesto hacerlo porque no es fácil escribir sobre algo tan complicado como el tomar decisiones. Y mucho menos decirlo en pocas palabras.

Desde que abrimos los ojos en la mañana estamos tomando decisiones, sea que nos demos cuenta de ello o no. ¿Qué vamos a desayunar? ¿Qué ropa nos vamos a poner? ¿Qué vamos a hacer primero de la lista de tareas para el día? Y los ejemplos pueden seguir incontables. Claro, no todas las decisiones son tan rápidas y sencillas como el menú de un desayuno.  Así que me puse a pensar en algunas cosas que podemos considerar cuando de tomar decisiones se trate.

Siempre que hablo del tema digo que “para algo Dios nos dio la cabeza”, es decir, la capacidad de razonar que tenemos como seres humanos es un factor clave. Pero fíjate que dije “cabeza” y no “corazón”. ¿Por qué?,  porque nuestra tendencia humana a menudo es seguir lo que di…

Un libro que me leí

Imagen
Si el tema del liderazgo te interesa, entonces Axioma es un libro que te resultará muy útil. Como ya es costumbre, hablemos primero de su autor, Bill Hybels.
Este hombre es el fundador y pastor principal de la Iglesia Comunitaria de Willow Creek en Illinois. Autor de más de 20 libros que han llegado a las listas de más vendidos, Hybels es conocido a nivel mundial por sus seminarios para líderes de todas las esferas, no solo en el mundo cristiano.
En Axioma Bill Hybels nos presenta lo que él denomina “proverbios del liderazgo” y que él ha usado durante sus más de 30 años de experiencia. Este libro toca cuatro aspectos fundamentales: la visión y la estrategia; el trabajo en equipo y la comunicación, aprender a disentir sin que corra la sangre; actividad y evaluación; integridad personal, reconocer los errores, excelencia en todo, etc.

Lo que más me gustó es que cada “axioma” se presenta de una manera muy clara y con ejemplos de la vida real en una organización que tiene iglesias en 35 pa…

Entre col y col...pescado

Imagen
Tengo que confesar que esta receta, aunque sí la he probado varias veces, nunca la he hecho yo misma. Pero ayer compré el pescado y decidí intentarlo. Es pargo en salsa verde, algo que heredamos en mi país de la cocina española. Es muy sencilla. Si alguien más decide probarla, cuénteme.
Pargo en salsa verde
Ingredientes:
2 libras de filetes de pargo (huachinango) o de mero, de 6 a 8 filetes 2/3 taza de aceite de oliva 3/4 taza de vino blanco 2 cucharadas de jugo de limón (se puede sustituir con vinagre) 1 taza de perejil fresco bien cortado (algunos prefieren cilantro) 1 cebolla pequeña cortada en trozos pequeños 4 dientes de ajo cortados en trozos grandes 1 cucharadita de sal (preferiblemente de mar o baja en sodio) 1/2 cucharadita de pimienta fresca
1. Seca muy bien los filetes para evitar que la salsa quede aguada. 2. En la batidora combina el aceite, el vino, el jugo de limón, el perejil, la cebolla, el ajo, la sal y la pimienta. Batir a alta velocidad hasta que quede suave. 3. En un sartén gra…

Crucemos al otro lado

Imagen
Un día Jesús les dijo a sus discípulos: “Crucemos al otro lado del lago”.  El lago de esta historia es más conocido como el mar de Galilea.  Tiene una superficie de 166 km2 (64 millas cuadradas) y es el lago de agua dulce más bajo del mundo. En esa masa de agua las tormentas son algo común debido a las diferencias de temperatura entre la costa y las montañas de alrededor. 

Así que, ese día en particular, Jesús y los discípulos se subieron a una barca para “cruzar al otro lado”. Él estaba cansado y se quedó dormido. Se desató la tormenta, el barco empezó a llenarse de agua y los discípulos, muy asustados, despertaron a Jesús. “Él se levantó y reprendió al viento y a las olas; la tormenta se apaciguó y todo quedó tranquilo” (Lucas 8:24).

¿Y qué tiene que ver contigo y conmigo esta historia? Bueno, quizá ha llegado uno de esos momentos en la vida en que tienes que “cruzar al otro lado”, a todos nos llegan: un trabajo nuevo, ya sea por puro gusto o porque no quedó otra opción; el nacimiento…

Invisible

Imagen
«Ignorada por su padre. Atrapada en un matrimonio infeliz. Sin el amor de su esposo. Con su hermana por rival. Malmirada en su comunidad. Afanada por recibir alguna muestra de amor. Invisible.» 

Parece que estuviéramos leyendo la sinopsis de una novela de televisión, pero es una historia real que ocurrió hace cientos años. Sin embargo, si vuelves a leer, cualquier mujer de este siglo pudiera identificarse con alguno de estos planteamientos, o tal vez con más de uno.
Aquella mujer se llamó Lea, y su historia se nos narra en el libro de Génesis, a partir del capítulo 29. ¿Alguna vez te has sentido invisible? ¿Ignorada? ¿Tal vez atrapada en una situación que no está en tus manos cambiar? Hoy quiero decirte algo, Dios te ve. Para él no eres invisible.
Lea estaba pasando por todas esas cosas que leíste al principio. Pero quiero que te detengas y leas con cuidado estas palabras: “Cuando el Señor vio que Lea no era amada…” (v. 31). Para los demás, Lea era invisible; sus sufrimientos eran invi…

Un libro que me leí

Imagen
Este fue un libro que leí durante unas vacaciones, disfrutando de mi paisaje favorito: el mar. Lo leí en inglés pero ya está disponible en español y se titula Más que apariencias.
Primero hablemos de la autora, Lysa Terkeurst, una mujer a la que tuve el privilegio de conocer, escuchar y servirle de intérprete en una excelente conferencia para mujeres. Ella tiene una historia extraordinaria que incluso ha contado en programas de TV nacional como Oprah y Good Morning America. Y en estos momentos su nuevo libro Made to Crave entró a la lista de los éxitos de mayor venta del New York Times. Lysa es la presidenta del ministerio Proverbios 31, donde tengo el privilegio de servir como editora voluntaria. Es mamá de cinco hijos, dos de ellos fueron adoptados en Liberia.
Más que apariencias es un libro para toda aquella mujer que quiera más en su vida porque siente que algo falta en su dimensión espiritual, a pesar de que tal vez visitemos la iglesia, sepamos algo de Dios o incluso le conozcam…

Entre col y col...chuletas

Imagen
Esta receta va a ser un poco inusual porque no tengo medidas las cantidades, la hago "a ojo", algo que mi matemático esposo no puede entender pero las que concinamos sabemos que a veces así funciona. Es una opción fácil, muy rápida y económica.

Ingredientes

Chuletas de cerdo deshuesadas
Salsa soya (yo prefiero la que viene baja en sodio)
Mantequilla (¡la de verdad!)
Ajo en polvo

1. Adoba las chuletas con el ajo en polvo y déjalas tapadas como una media hora en el refrigerador.
2. En una sartén a temperatura medianta derrite la mantequilla, para cuatro chuletas yo uso dos cucharadas aproximadamente. La clave está en que la mantequilla no se queme.
3. Añande las chuletas y dóralas un poquito por ambos lados.
4. Rocíalas con la salsa soya, hasta cubrirlas levemente.
5. Cocina a temperatura baja para que queden suaves. Si usas la olla de presión, entonces en unos 7 minutos estarán listas.
6. Sirve con arroz blanco o integral y vegetales mixtos.