miércoles, 30 de marzo de 2011

Un libro que me leí


Pensé dedicar algunos miércoles a hablar de libros que han dejado una profunda impresión en mi vida. El tipo de libros que con todo gusto uno vuelve a leer.
Y quiero empezar por “Mi experiencia con Dios”, de Henry Blackaby. Llegó a mis manos a finales de los años 90. Era el libro para estudio en grupo, así que varias amigas decidimos estudiarlo juntas y tuvimos por líder a una gran mujer a quien yo considero una madre espiritual.
Si pudieras hojear mi libro, que todavía conservo, verías que está lleno de anotaciones, no solo respuestas a las preguntas sino notas que escribí como resultado de lo que Dios habló a mi vida durante ese tiempo. Fue realmente una experiencia, como lo dice el título.
Aprendí muchas cosas entre ellas esta: Dios está esperando que nos unamos a él. Muchas veces hacemos una pregunta incorrecta pues decimos: ¿qué quiere Dios que haga en mi vida? En realidad la pregunta es: ¿Cómo puedo unirme yo a lo que Dios ya está haciendo? Interesante pues el enfoque no está en lo que yo puedo hacer, sino en lo que Dios hace.
Leer este libro encendió mi pasión por conocer más a Dios, y para eso tenía que enfrascarme en la lectura de su Palabra. Mi Biblia de esos años también está llena de notas, conversaciones con Dios, peticiones, pasajes subrayados. Te animo a que hagas lo mismo, es maravilloso regresar luego de varios años y leer todo eso y ver el camino que hemos recorrido. Algo que también aprendí en ese libro, a Dios le gusta que hagamos “monumentos”, que establezcamos recordatorios de las cosas que él ha hecho en nuestras vidas.
Tal vez ya lo leíste, tal vez no. Si ese es el caso, te lo recomiendo con los ojos cerrados. Puede estudiarlo sola o en grupo. Si escoges hacerlo en grupo, es una opción excelente. Tengo recuerdos muy lindos de aquellos viernes en la tarde cuando juntas hablábamos de todo lo que estudiamos individualmente en la semana. Crecimos en todos los sentidos. Me atrevo a asegurar que cuando lo termines, no serás la misma persona, habrás vivido una experiencia con Dios real. Y fíjate que no mencioné nada en cuanto al aspecto “literario” del libro porque su huella espiritual fue lo que se quedó en mi vida.

No hay comentarios :

Publicar un comentario