Un amanecer diferente

Mis queridas amigas:

Hoy amanecí a un paisaje completamente diferente, y casi me quedo sin aliento al contemplar la creación de Dios en las montañas ecuatorianas.
Este es mi primer viaje misionero, así que esta semana, en lugar de los artículos usuales, voy a tratar de llevar un diario de las cosas que el Señor esté haciendo en mi vida en estos días.
Mi función será compartir con otras mujeres la Palabra de Dios, y eso me emociona mucho.
Esta mañana leí en el Salmo 121 esto: El Señor te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre"". Y esas palabras tocaron mi corazón, estoy a muchas millas de mi familia, pero tengo la certeza de que el Señor no solo me cuida cuando estoy en casa, en el hogar, sino que me cuida cuando estoy en el camino, en Ecuador. Y lo mismo aplica para los míos allá. Y lo mismo aplica para ti, cada uno de los días de tu vida. Dios cuida de ti y de los tuyos. Nosotros solo podemos cuidarnos y cuidar de otros hasta un punto. Confía segura en el cuidado de Dios. No importa si estas a miles de pies de altura, como yo ahora, o si estás a nivel del mar; si estás en un buen momento, o en un mal momento, Dios cuida de ti y de mí.

¡Hasta el próximo encuentro!

Wendy

Comentarios