Entre col y col...fotos de la receta anterior, etc.


En mi cocina
La semana pasada les di una receta que se ocurrió pensando qué cocinar para ese día. Hoy les muestro las fotos. 

No pienses ni por un momento que todos los días de la semana ando inventando recetas o preparando platos al estilo gourmet. De hecho ni siquiera uso platos de loza todos los días porque no es práctico para mí. Prefiero usar los desechables y así tener menos que lavar luego. 

La mezcla de la kielbasa y los vegetales
También he descubierto que esto de la cocina me resulta un poco terapéutico. Me  ayuda a relajarme…en ocasiones. Pero igual, cuando no tengo deseos de cocinar podrás encontrar un plato en el horno que primero estuvo en una caja congelada, como las lasañas, por ejemplo. ¿Por qué te digo todo esto? Porque nosotras las mujeres nos estresamos muy fácil y cuando vemos fotos así pensamos que tenemos que cocinar “de altura” todos los días. No te estreses, cuando puedas hacerlo y quieras, adelante. Pero en general, busca la manera de simplificar tu vida y concentrar tu energía en las cosas realmente importantes. No estoy abogando por comer chatarra sino por simplificar la vida. Por eso trato de poner aquí recetas sencillas.

¡Listo!
Ayer fue uno de esos días en que la cocina fue terapéutica para mí.   Debajo te pongo la receta y también una foto.
Como digo siempre, si quieres compartir una receta, deja tu comentario o mándamela por correo electrónico y con gusto la publico.





Escalope de ternera
½ taza de harina
2 cucharadas de sal de ajo
1 libra de ternera cortada bien fina
¼ de taza de aceite vegetal
2 cucharadas de mantequilla
¼ taza de vino seco
2 cucharadas de jugo de limón
½ limón cortado para adornar

  1. Mezcla la harina con la sal de ajo. Pasa la carne por esta mezcla.
  2. Calienta dos cucharadas de aceite en una sartén grande. Cocina la mitad de la carne en el aceite, durante 5 minutos aproximadamente, hasta que se dore. Dale vuelta una vez. Repite con el resto de la carne y el aceite restante. Mantén la carne donde no se enfríe. Escurre el aceite que haya quedado en la sartén y las partículas demasiado quemadas.
  3. Añade la mantequilla, el vino seco y el jugo de limón. Calienta hasta que hierva, quita de la sartén cualquier partícula que haya quedado. Déjalo hervir hasta que el líquido se reduzca a la mitad y la mezcla se haya espesado un poco. Vierte sobre la carne y adorna con el limón.
 Yo lo acompañé con pasta al olio [con aceite de oliva, ajo y pimienta].


Comentarios