De vuelta a casa

Amigas lectoras, asiduas y visitantes, qué alegría encontrarnos aquí otra vez. ¡Tengo tanto que contarles que no sé ni por dónde empezar! Tuve un fin de semana que fue algo así como tener un pedacito del cielo en la tierra. ¡Qué tremendo!
Sin embargo, el Señor ha estado tratando conmigo acerca del tiempo y las prioridades, y tengo que ser obediente. Esta semana tengo un proyecto de trabajo pendiente que necesito adelantar hoy. ¿Me disculpan si pospongo el empezar a contarles hasta mañana? Les prometo que mañana, tempranito, encontrarán mi primera reflexión acerca de la experiencia transformadora que viví este fin de semana. Gracias mil por comprender y extender su gracia a esta esposa, mamá, amiga, trabajadora desde casa, e instrumento en las manos de un Dios maravilloso que nos ama sin medida.
Les deseo una semana excelente y otra vez, gracias por dedicar unos minutos a este blog.

¡Bendiciones!

Wendy

Comentarios