miércoles, 31 de agosto de 2011

¿Cómo te ayudas?


Hoy me levanté con tantas “listas” en mi cabeza que no sabía por dónde empezar. Las listas vendrían luego de empacar tres almuerzos, tres desayunos, vestir a uno de mis hijos, peinarlos a los dos, y salir hacia la escuela evadiendo el tráfico tanto como pudiera para llegar a tiempo.
Si algo caracteriza las vidas del siglo veintiuno es la ocupación, todos estamos ocupados. Mi nivel de ocupación hoy es tal que me senté frente a este teclado y me resulta difícil encontrar las palabras porque la mente da vueltas de un lugar a otro, de una lista a otra, de un proyecto a otro. En el fregadero todavía hay platos sin lavar, y si vas al segundo piso, queda una cama sin tender. Tengo correos que responder, respuestas que dar, ¡y todavía no he hecho los ejercicios que con tanto ahínco me he propuesto! Y mi trabajo me observa desde el escritorio.
Pero esto no es un problema de hoy nada más, el poco tiempo y las muchas cosas son un plato cotidiano en mi mesa. Así que he decidido empezar a buscar maneras de organizar mejor mi vida, de facilitarla donde pueda y también, ¿por qué no?, de eliminar lo que pueda eliminarse y no sea estrictamente necesario. El tiempo no se detiene y no lo podemos recuperar, más no vale aprender a administrarlo bien e invertirlo en lo más valioso. Por ejemplo, ayer le prometí a mi hija que hoy jugaríamos a las muñecas, de manera que no importa lo que pase, tengo que dejar un espacio para eso.
Entonces, ¿qué cosas podemos hacer para ayudarnos, para organizarnos mejor, administrar mejor nuestro tiempo, facilitar nuestra vida? En mi búsqueda he leído algunos artículos interesantes. ¡Quién tuviera tiempo para leer más! Voy a ponerte una pequeña lista de algunas cosas que he ido descubriendo/probando en esta “investigación”; y quiero pedirte un favor, ¿pudieras mediante un comentario añadir alguna que hayas probado y que funcione en tu vida? Son solo unos segundos pero estoy segura de que este un problema común ¡y las soluciones nos vendrán bien a todas! Muchas gracias de antemano.

  1. Hacer un menú semanal, eso nos evita tener que pensar cada día y nos ayuda a la hora de hacer compras en el mercado para mantenernos enfocadas en lo que necesitamos y andar más rápido.
  2. Tener dos listas principales, las de proyectos de atención inmediata y otra con proyectos que requieren más tiempo y que pueden hacerse poco a poco.
  3. Tener una carpeta designada a cada hijo donde pondremos los papeles que vengan de la escuela que necesitemos o queramos conservar, y eliminar todo lo demás para que no se acumule.
  4. Anotar cualquier cosa que venga a la mente que tengamos que hacer pero que no podamos atender en ese momento, así no se nos olvidará pero tampoco interferirá con otras cosas.
  5. En lugar de hacer una gran limpieza en un mismo día, se pueden intercalar las cosas como limpiar los baños en un día, las puertas otro. Esto mismo se puede hacer con la ropa para lavar.
  6. Escoger un momento para contestar correos, comentarios de Facebook, etc., y evitar la tentación de hacerlo cada cinco minutos, a menos que sea algo urgente. Eso nos ahorra un tiempo increíble. Lo mismo aplica al teléfono.
  7. Tener un calendario, electrónico, de papel, pero algo que nos permita ver nuestros horarios, citas, cumpleaños, etc. Cargar nuestra memoria con todo esto es un peso excesivo y en algún momento nos va a fallar. 
  8. .....¿cuál es tu sugerencia? 

 Wendy

4 comentarios :

  1. Más que una nueva propuesta te comparto lo que hacemos en casa que de cierta manera vincula un poco tus propuestas, en relación a las actividades escolares de los hijos, los cumpleaños familiares, los cumpleaños de amistades de los adultos, de amistades de hijas, compromisos laborales y escolares, tenemos en la puerta del refrigerador un organizador que integra todas estas cuestiones y que incluye para cada mes todos estos compromisos, por supuesto que elaborarlo nos lleva tiempo, pero excepto los compromisos laborales y escolares los demás se repiten de mes en mes, lo nuevo en este ciclo escolar es que le adicionamos al organizador un plumón para que las niñas, que ya saben escribir, puedan adicionar sus pendientes y así aprenden a organizar su tiempo. El material en que imprimimos el organizador es un papel que nos permite escribir una actividad y borrar en caso de que esta sufra cambios.

    ResponderEliminar
  2. Que tal Wendy!
    que impresionante tu agenda! ojalá sea útil este comentario que a mi me ha venido muy bien y puedo decir que lo disfruto y celebro, y lo lamento y extraño cuando no lo aplico así:

    Complementa Mb tu #1

    a esta buena idea yo añado el cocinar para toda la semana en un solo día y por supuesto congelar. Congelo en trastes herméticos y cada día estar al pendiente de que comida bajaré desde la noche anterior, para llegar y calentar...

    El tener también por ejemplo papas ya cocidas y/o carne de pollo, res o puerco ya cocido, me ayuda a poder hacer rápidamente un buen desayuno, comida o cena: p ejem. tacos que se pueden tener ya enrollados e igual en un hermético, listos para dorar o hacer también con estas carnes, las ricas tostadas... bueno, este es el caso de un menú, mexicano... pero esta es la idea... que nos da gran libertad de la cocina y además comer bien. Y la Olla de presión y la olla de lento cocimiento son de gran bendición para esto... Muchos saludos Wendy, mi admiración y acciones de gracias por tu vida. El Señor te Bendiga muy especialmente!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus ideas, Gilda. Y también por las recetas!! A mí me encanta la comida mexicana... pero sin mucho picante, ja! ja! Bendiciones...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar