viernes, 21 de octubre de 2011

Dile que sí

Hace ya más de 3  años me encontré “por casualidad” con un ministerio para mujeres, Proverbios 31. Allí comencé a leer los blogs súper interesantes de las integrantes del ministerio; todos enfocados en la mujer. Inmediatamente me identifiqué con muchas cosas y pensé: “¡Cuánto me gustaría hacer algo así algún día!” Me sumé al equipo hispano de Proverbios, Sabiduría con Salsa, como traductora voluntaria. Ahora edito las lecturas en español. Pero nunca pensé que pasaría de ahí.
La inquietud por llevar palabra de inspiración a las mujeres de habla hispana comenzó a crecer en mi corazón.
En mayo de 2010 abrí la cuenta en Blogger para comenzar “De mujer a mujer”, claro, en aquel entonces ni sabía cómo se llamaría, ni siquiera sabía bien lo que estaba haciendo. Pero solo me quedé ahí, con la cuenta abierta.
Llegó enero de este año y, sentada en mi buró, Dios habló a mi corazón y me dio el empujón que necesitaba para comenzar el blog. Y aquí estamos, con mucho por aprender todavía pero honestamente, disfrutando cada paso del camino.
Así que entendí el nuevo reto que el Señor me estaba planteando, el nuevo llamamiento que me estaba haciendo y dudosa le dije que sí, aunque como Abraham, sin saber adónde iba.
¡Lo menos que imaginaba yo era que en este mismo año tendría la oportunidad de llevar ánimo con la Palabra a mujeres que hablan mi mismo idioma pero que viven muy lejos de mí, en Ecuador! Tampoco pensé que podría un día identificarme como parte del equipo hispano de Proverbios 31 (¡ya está claro para mí que no lo encontré “por casualidad”!), y representar a Sabiduría con Salsa. (De paso te invito a que visites el sitio y veas todo lo que tenemos ahí. ¡Pronto tendrá un nuevo diseño!)
¿Y por qué te estoy contando todo eso? Bueno, este fin de semana el Señor me regala la oportunidad de llevar ánimo nuevamente a otro grupo, aquí en el sur de Florida. (Si me puedes apoyar en oración, ¡te lo agradezco un mundo!) De más está decir que desconozco los planes que Dios tiene, pero me emociona pensar que cuando le decimos sí a él, las posibilidades son infinitas.
Proverbios 31 era un sueño lejano para mí. Ecuador jamás estuvo en mi radar, y mucho menos en un viaje misionero. Escribir un blog me parecía demasiado atrevido. Y hablar a otras mujeres….bueno, ¿de qué les iba a hablar?  Pero le dije sí a Dios.
Y tú también lo puedes hacer. Te garantizo que el resultado te dejará más que asombrada. A fin de cuentas se trata de lanzarte a la aventura con uno que hizo de pescadores casi analfabetos, escritores y oradores famosos; que incluyó en la genealogía de su hijo a una viuda extranjera y sin un centavo, y a una ex prostituta. Y hoy sigue haciendo lo mismo, usando gente ordinaria para hacer cosas extraordinarias. ¿El denominador común? Todos le han dicho “sí”. ¿Cuál va a ser tu respuesta? 

¡Que tengas un buen fin de semana!

Wendy

2 comentarios :

  1. Lindo mensaje Wendy. Decir que sí a Dios, es lo que nos da el éxito. Nos lleva por los lugares altos y lo mejor, es que no nos da estrés.
    Besos, Maritza

    ResponderEliminar
  2. Como valoro tus palabras, aunque casi nunca tengo tiempo de escribirte, me queda muy claro que Dios le ha dado este sentido a tú vida porque quiere hacer cosas maravillosas a través de ella, y sé que muchos vivimos para nosotros mismos, preocupados por nuestras cuestiones, pensando siempre en cosas, el coche, la casa, el doctorado, la ropa, en vez de pensar en lo verdaderamente importa, que bueno que tú eres un ejemplo para nosotros, y que nos recuerdas con tus palabras hacia donde debemos enfocar nuestros intereses , gracias por este fabuloso año que has compartido con nosotros y no dejes de hacerlo, que el señor te llene de bendiciones y a tú familia y por consiguiente a todos nosotros a través de ti.

    ResponderEliminar