Entre col y col...recetas fáciles para días complicados (2da parte)

Uno de los problemas con cocinar el pavo para el día de Acción de Gracias es que luego se queda una gran parte (al menos en mi familia). Así que el año pasado decidimos mi mamá y yo probar hacer una pechuga entera rellena. Con entera quiero decir que incluía los huesos y no solo la carne. Te sugiero que si en tu caso sucede lo mismo, pruebes hacer solo una pechuga rellena y verás que tiene muy buena acogida.La preparación es sencilla y rápida.

Para el relleno puedes usar muchas cosas diferentes como vegetales (zanahorias, apio, aceitunas, cebollas, ajíes); frutas (manzana, uvas pasas u otros frutos secos); también chorizo. Prepara el relleno de manera que tenga mucho sabor pues el pavo tiende a ser una carne medio insípida. Nosotros además lo cubrimos con tocino para que le diera más sabor.



Para cocinarla, sigue las instrucciones que normalmente trae la empaquetadura. La temperatura del horno no debe ser muy alta porque la idea es que se cocine lentamente (325 grados aproximadamente).

Dije el viernes en el video blog que hoy compartiría uan receta y algo más. El algo más es una idea sencilla pero que le da un toque especial a la mesa en ese día tan importante. Se trata de mostrar el menú. Lo único que necesitas es imprimirlo con una letra bonita, ponerlo en un marco sencillo y ¡listo! En nuestro caso teníamos una mesa buffet donde cada cual se servía y ahí lo pusimos. Si no es así, puedes colocarlo en algún lugar visible cerca de donde celebrarás la cena; junto a los postres pudiera ser una opción.

Sobre todas las cosas, recuerda, se trata de pasar un tiempo con familia y amigos para agradecer a Dios. Si eres como yo, que te estresas para que todo esté "perfecto", recordar esto varias veces te ayudará a enfocarte en lo verdaderamente importante.


Wendy

Comentarios

  1. Este consejo lo recibí por correo electrónico y se los comparto. Lo envió Desireé, una amiga lectora, y excelente cocinera.

    Si cocinas el pavo completo,con lo que sobre,lo desmenuzas y lo pones en el congelador.Despues de varios dias,cuando ya nadie se acuerde del pavo,lo sacas,lo calientas en el horno y preparas con pan cubano o pan frances un emparedado.Le adicionas tomate y pepinillos.Es riquisimo y no se desperdicia nada.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario