Se nos acaba el 2011...


Parece mentira que ya se termina el año 2011. En lo personal, el tiempo se me fue como dicen, volando. ¿Y a ti? Cada vez que miro y veo las hojas del calendario que voy arrancando (sí, todavía tengo un calendario de mesa que es de papel, en esta era digital), o cuando veo las fotos de mis hijos hace solo un par de años, no puedo evitar pensar en algo que escribió un gran líder hebreo de hace varios siglos, Moisés:

“Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría”  
(Salmos 90:12)

La vida humana es breve, no tenemos manera de saber cuánto tiempo vamos a estar en este planeta. Moisés está muy consciente de ello, y lo que le pide a Dios es que nos ayude a entenderlo para que seamos más sabios.
Quiero animarte a que durante estos días de fin de año apartes un momento y te sientes a pensar en tu vida en el 2011. Primero que nada aprovecha la oportunidad para darle gracias a Dios, llegaste al final de un año en el que algunos ya partieron. Luego piensa en todas las metas que te trazaste, los planes que hiciste y pídele a Dios que te muestre cuál debe ser el plan para el nuevo año, que te dé sabiduría. Antes de un abrir y cerrar de ojos el 2012 también se nos habrá ido. ¿Cómo lo vamos a vivir? ¿En qué vamos a invertir nuestro días? Como mujeres tenemos muchas cosas que ocupan nuestro tiempo y que son realmente importantes. Pidámosle al Señor sabiduría para tener las prioridades correctas, para “gastar” cada grupo de 24 horas de manera que sea un tiempo invertido y no malgastado. Esa será una de mis metas grandes para el 2012. Si haces clic aquí, aquí y aquí, encontrarás otros tres artículos relacionados con el tema.

Esta será mi última publicación de este año. Debió haber sido un v-log pero estoy resfriada (¡otra vez!)…Te doy gracias por haberme acompañado en estos 12 meses. Ha sido una trayectoria muy emocionante y espero que este blog haya sido de bendición para tu vida.
Ahora voy a tomar un descanso y disfrutar con la familia pues tanto mi esposo como los niños tienen días libres. Estaré de regreso en enero y espero encontrarte otra vez.
Quiero desearte lo mejor de nuestro Dios para el nuevo año y te dejo las primeras palabras del Salmo de Moisés que cité al principio. Muchos augurios se hacen con relación al 2012, pero la verdad eterna de Dios es esta, guárdala en tu corazón y que sea un ancla para tu vida:

Señor, a lo largo de todas las generaciones,
¡tú has sido nuestro hogar!               
Antes de que nacieran las montañas,
antes de que dieras vida a la tierra y al mundo,
desde el principio y hasta el fin, tú eres Dios.  (Salmo 90:1-2)

¡Feliz Navidad y un bendecido 2012! 



Nuestra foto familiar de Navidad

P.D. Te dejo un pequeño regalo, algo realmente bello, haz clic aquí. Está en inglés pero son canciones muy conocidas en todos los idiomas.

Comentarios