"Un corazón confiado".... la preocupación roba

Resumen de la semana 4


Basado en el capítulo 9 de “A Confident Heart”
Traducción de Wendy Bello

Mis queridas lectoras (¡y lectores ocasionales también!), hoy no podremos tener video-blog porque tengo una gripe que no me permite grabarlo. De veras lo siento… Así que vamos a concluir la semana 4 de manera diferente. Y comienzo con una pregunta que aparece en el mismo capítulo 9:

¿Se te ocurre alguna vez en la que te sintieras como si te hubieran quitado el piso de debajo de los pies? ¿Has pasado por etapas de estés que han llevado a la ansiedad y la depresión? La preocupación puede tener efectos secundarios graves. A veces cuando nuestros cuerpos soportan períodos largos de estrés, la química de nuestro organismo se desbalancea. A veces el desequilibrio es más que químico…es del corazón.

La preocupación nos roba muchas cosas:
  • Nos roba a nivel físico, dejándonos cansadas.
  • Nos roba a nivel emocional, nos deja ansiosas.
  • Nos roba mentalmente, no nos deja concentrarnos.
  • Nos roba espiritualmente, nos deja vacías.

¿Cuál es el resultado de todo esto? Cuando me siento cansada, ansiosa, desconcentrada y vacía, es muy fácil que comience a dudar de mí misma. No tengo energía suficiente para lidiar con la vida cotidiana.  

La preocupación también nos roba la confianza en Dios. Empezamos, como Marta en la historia de esta semana, a dudar de Dios… ¿se da cuenta? ¿Me ve? ¿Le importa? Mira el Salmo 139:1-5, y encontrarás la respuesta.

Y no lo dudes, la preocupación también nos roba la paz en nuestras relaciones con otros. Marta no solo cuestionó a Dios, ¡estaba enojada con su hermana! A mí también me ha pasado. Cuando las responsabilidades y esfuerzos me abruman, muchas veces me frustro con aquellos a quienes más quiero. Empezando por mi esposo… ¿te ha pasado a ti también?  Recuerda, el enemigo solo viene a robar y destruir. Él quiere robarnos la confianza y destruir nuestras relaciones.

En el pasaje que hemos estado viendo tenemos a María, oyendo lo que Jesús decía; pero Marta, su hermana, en lugar de ir a Jesús con un corazón que escuchaba, fue con un corazón que enumeraba. Primero enumeró sus preguntas y luego sus instrucciones.  ¿Cuántas veces no somos como Marta, con listas interminables de cosas por hacer, y problemas que necesitamos que Dios nos resuelva? La Biblia nos enseña que presentemos a Dios nuestras peticiones pero la diferencia es que tenemos que aprender a dejar que Dios nos hable; en lugar de nosotras decirle lo que él tiene que hacer. Podemos ejercitarnos en hacer preguntas como estas: “Señor, ¿qué crees tú de esta situación? ¿Qué hay en tu corazón?”. Y luego, escuchar. Cuando encontramos el equilibrio entre hablar con Dios y escucharle, entonces estamos listas para oír lo que él tiene que decir.

¿Y esto cómo se logra? Aprendiendo a pasar tiempo con Jesús. Puedes usar la Biblia para inspirarte, orando con versículos, como ya hemos dicho. Es útil también tener una libreta donde anotemos aquellas cosas que el Espíritu nos revela mientras leemos la Palabra o cuando oramos y escuchamos a Dios. Algo clave, no podremos encontrar nunca tiempo para pasarlo con Dios, tenemos que HACERLO. Es así de sencillo. De lo contrario, nunca lo haremos.  Si estás comenzando, ponte metas realistas. No empieces por dos horas. Unos minutos cada día y poco a poco irás aumentando. Ya verás que así será porque cuando más conocemos de Dios, más queremos pasar tiempo con él.

Cuando te sientas preocupada, habla con Jesús en lugar de hablar contigo misma. En lugar de frustrarte con otros, ordénale a tu corazón que recuerde quién es Dios y todo lo que él puede hacer. Dios quiere que te sientes con él, como María y no como Marta, para darte su perspectiva y llenar tu corazón con confianza en su presencia cada día.

Preguntas para reflexionar:
  1. Si Jesús hubiera venido a tu casa esta semana, ¿hubieras podido dejar a un lado ropa sin lavar, platos sucios, o correos electrónicos sin responder si él quisiera hablar contigo? Imagina que le escuchas decir: “Estás inquieta y preocupada por muchas cosas”. ¿Cuáles fueron algunas de tus muchas cosas?
  2. ¿Qué harás en los próximos 30 días para pasar un tiempo con Jesús cada día? ¿Hay alguien a quien puedas pedirle que te ayude o que te pida cuentas por esto, de manera que puedas escuchar más atentamente los planes de Dios para ti, descansar en sus promesas y experimentar su paz?
  3. ¿Cómo puedes pasar de ir a Dios para enumerarle cosas a ir donde él con un corazón que escucha? ¿Qué cosas prácticas puedes hacer para escuchar a Dios en medio de la vida atareada que llevamos?  

Promesas para orar: Salmos 73:23-26; 55:22; 138:7; 16:11

Gracias por compartir este estudio que espero esté siendo de bendición para tu vida. Ah, recuerda que si te has suscrito, necesitas confirmar la suscripción para poder recibirla en tu correo directamente.

Que tengas un buen fin de semana y nos vemos nuevamente el lunes,

Wendy

Comentarios

  1. gracias por este estudio biblico

    ResponderEliminar
  2. Gracias Wendy,estoy aprendiendo mucho de este estudio a dejar mis dudas y preocupaciones en manos del Senor, gracias por ensenarme, que Dios te sane y te Bendiga!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por sus palabras de ánimo y buenos deseos!! Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  4. Wendy soy amiga de Maria y Robledo, vivo en Toronto y soy cubana tambien, estoy inscrita en tu blog y creeme que es parte de mi energia diaria, en estos estudios he aprendido mucho pues explicas con las palabras perfectas los problemas y soluciones q como mujeres vivimos a diario, y como Dios siempre nos escucha yacompanaysoluciona nuestros problemas, quiero con estas palabra animarte aun mas a q cada lunes, mier, y viernes sigas escribiendo todos estos temas tan interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir conmigo tu experiencia y me alegra saber que Dios está usando este blog para bendecir tu vida.

      Eliminar
  5. Lo siento que no te sientes bien. Ojala te mejores rapidamente. La verdad es que te estrane verte en el video blog, pero esta vez te perdono. ja ja La preocupacion me paraliza!! He tratado conccer mis momentos de preocupacion y pedirle a Jesus que me ayude a enfocar en las cosas positivas y seguir adelante. Le entrego a El mi preocupacion y no miro pa' tras. Es dificil, pero lo trato. Cada vez que practico se me hace mas facil. Gracias por sus palabras de ensenaza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Van! Yo también lamenté no hacer el vlog porque me gusta mucho compartir así con las lectoras.

      Eliminar
  6. Buen día Wendy. Extrañe el video blog, espero te encuentres mejor de salud....pero la enseñanza fue directa a mi corazón, la preocupación debemos ponerla en manos de nuestro Señor quien cuida de nosotras....porque las preocupaciones nos roba la confianza en El y la paz en nuestras relaciones. Dios Santo!!
    Cuantas veces no hemos estado "inquietas y preocupadas por muchas cosas".....no mas Señor el enemigo de nuestras almas no podrá mas poner la preocupación, es vital PASAR TIEMPO CON DIOS, EN SU PRESENCIA, ALLI EL NOS LLENARA DE ALEGRIA.(Salmo 16:11)
    También pienso que es dificil, pero lo estoy intentando con la preciosa ayuda del Espiritu Santo.
    Gracias Wendy.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario