"Un corazón confiado", primera semana...no botes la confianza


No eches tu confianza a la basura

Tomado de los capítulos 1 y 6 de A Confident Heart [Un corazón confiado] de Renee Swope
Traducción de Wendy Bello

Algo para pensar: Así que no pierdan la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. Hebreos 10:35-36, (NVI)

Una noche estaba limpiando la cocina y eché a la basura una cosita de goma que estaba sobre el mostrador. De repente me di cuenta de que era el botón de encender nuestro control remoto para el TV. Mientras escarbaba en la basura para encontrarlo me lamentaba de qué rápido lo había botado. Entonces, cuando lo alcancé, sentí que Dios me mostraba que así de fácil es como yo echo mi confianza a la basura, sin siquiera darme cuenta.

Por lo general es algo muy sutil. A veces pienso en algo que quiero hacer o que siento que Dios me llama a hacer, y una sensación de incertidumbre se apodera de mí y susurra a mi corazón: No puedes hacerlo. No eres lo suficientemente buena. De la nada me llega una terrible sensación de inseguridad.
En demasiadas ocasiones me he dejado llevar por eso, y echo mi confianza a la basura sin pensarlo dos veces.

Durante mucho tiempo no le conté a nadie sobre mi falta de confianza porque pensaba que si les hablaba de todas las razones por las que dudaba de mí misma, verían mis defectos y estarían de acuerdo conmigo. Sinceramente estaba convencida de que yo era la única que luchaba con la duda.

Sin embargo, yo no le llamaba duda. Tal vez tú tampoco. A veces le llamaba preocupación, preocupación porque iba a desilusionar a alguien, preocupación de que pudiera cometer un error y me criticaran por eso, preocupación de que pudiera comenzar algo pero no lo pudiera terminar.
En otras ocasiones le llamaba temor, temor de que no daría la talla, de que luciría tonta, temor de que sería orgulloso de mi parte pensar que podía hacer algo especial para Dios. A lo largo de los años me he dado cuenta de que estos sentimientos pudieran acabar como temor o preocupación pero su fuente es la duda de uno mismo.

Al mirar atrás veo un patrón en mi manera de pensar que llevó a ese patrón de dudas.

De niña yo no estaba segura de que valiera la pena tenerme. Mi inseguridad me impedía disfrutar de los aparatos en los parques de diversiones porque dudaba que mi papá me esperara. En la escuela dudaba de ser lo suficientemente inteligente y evité muchas buenas oportunidades porque implicaban un riesgo de fracaso. Cuando era una joven esposa dudaba de la fidelidad de mi esposo aunque él no me daba razón alguna para temer. Nuestros recuerdos de recién casados incluyen muchas discusiones sobre la confianza.

¿Y tú? ¿Alguna vez aceptas los susurros de la duda y echas a la basura la confianza que debiera ser tuya como hija de Dios? ¿Estás cansada de cuestionar si tienes lo que se necesita para convertirte en la mujer que quieres ser o la mujer que Dios te ha llamado a ser?

El primer paso para vivir con un corazón confiado es reconocer el poder que le damos a la duda, luego enfrentarnos a este y reclamar la confianza que nos pertenece por medio de Cristo. Eso será lo que haremos en las próximas semanas mientras aprendemos a vivir en la seguridad de las promesas de Dios en nuestras vidas cotidianas.

Para comenzar, pidámosle a Dios que nos muestre esta semana cuándo estamos echando nuestra confianza a la basura y que, en su lugar, nos ayude a deshacernos del peso de nuestras inseguridades.
Señor, quiero convertirme en una mujer que tenga un corazón confiado en Cristo. Enséñame a reconocer cuando me veo tentada a echar mi confianza a la basura. Y por favor ayúdame a más bien echar a la basura mi inseguridad. Quiero el premio por perseverar en tu verdad para que después de haber hecho tu voluntad, reciba lo que tú has prometido. No quiero ser una mujer que se repliegue y que sea destruida sino una mujer que crea y que sea salva. Cuando la duda o la inseguridad  me diga que no puedo hacer algo, recordaré que al que cree todo le es posible. En el nombre de Jesús, amén. (Véase Hebreos 10:35–36, 39; Marcos 9:23)

Consejo contra las dudas: Cuando uno comienza una dieta o un plan de ejercicios, los expertos recomiendan que se realice un análisis del Índice de Masa Corporal (BMI) para determinar si tiene sobrepeso, falta de peso o un peso normal.

A continuación encontrarás un “Análisis del Índice de Duda” que puedes descargar y te ayudará a identificar tus dudas más comunes, ver cómo te afectan y determinar cuánta duda de ti misma pudiera estar agobiándote.



Comentarios

  1. Ya Dios me esta hablando a lo mas profundo, alla donde solo El puede ver... Dios te bendiga Wendy!!
    Cynthia Aguilo

    ResponderEliminar
  2. Qué bendición, Cynthia! Me alegra que así sea y sé que él va a hablar de manera idividual a cada una de nosotras. Bendiciones!

    ResponderEliminar
  3. Me encanto el analisis del indice de duda, gracias wendy por traducir esas enseñanzas. abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Dios mio !! que BENDICION ESTE ESTUDIO. Este mismo dia el Señor me hablo directamente a mi corazón comenzando con el versículo de Hebreos 10:35-36.

    También me gusto el análisis de duda.
    Gracias Señor por Renne Swope y gracias Wendy eres una gran bendición.

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Lucy, bendiciones!! Gracias por tus comentarios siempre alentadores!

      Eliminar
  5. Nunca había relacionado mis preocupaciones con la "duda", y me doy cuenta de que mi vida ha estado llena de "dudas", Dios a estado invitandome a una renovación de mente, y no cabe duda que este estudio es una herramienta que usará poderosamente en mi vida, yo no quiero seguir tirando mi confianza a la basura, así que seguiré perseverando y haré de hebreos 10:35-36 una realidad en mi vida, gracias Wendy,Dios sabe de que cosa tenemos necesidad y se manifiesta a travéz de ustedes. Bendiciones!!!
    P.D Me gustó mucho la tabla de "No eches tu confianza a la basura". La compartiré con todas las mujeres que conozco. Atte. Dulce Arellano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había visto este comentario, Dulce. Espero que el estudio haya bendecido tu vida! Bendiciones!

      Eliminar
  6. Querida Wendy, gracias por este estudio,lo estoy usando a un grupo de mujeres aqui en mi iglesia,muchas gracias, es de mucha bendicion,
    gladys

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno saberlo, Gladys! Gracias por comentarme. Bendiciones.

      Eliminar

Publicar un comentario