miércoles, 16 de mayo de 2012

"Un corazón confiado", semana 3, segunda parte


En la lección del lunes vimos la historia de Gedeón, alguien que como nosotros, dudaba de su fuerza y de sus habilidades. ¿Alguna vez has dudado de que Dios pueda usarte por tus limitaciones o debilidades? 

Las limitaciones de Gedeón no limitaron a Dios y sin dudas las nuestras tampoco lo limitan. Él no quería que Gedeón dependiera de su propia fuerza. Dios quería que Gedeón dependiera de Su fuerza. Era Dios quien iba a conquistar a los madianitas, pero quería que Gedeón le acompañara.

Tal vez era porque él sabía que al conquistar a los madianitas, Gedeón también conquistaría sus enemigos personales de la duda y el temor. A menudo Dios te llamará a ir más allá de tus limitaciones para hacer algo que requiere fe. No es tanto cuestión de lo que él quiere que hagas como de lo que quiere hacer en ti, mientras dependes de él.

Veamos ahora algunas preguntas que nos ayudarán a reflexionar en el tema de qué provoca la duda en nosotras:
  1. Cuando ponemos la atención en nosotras mismas, la quitamos de Dios. No dejamos espacio en nuestros pensamientos para escuchar lo que él piensa de nosotras porque hemos dejado que ese lugar lo ocupen las opiniones de otras personas. ¿En qué pensamientos tiendes a enfocarte más durante tu día: los tuyos, los de otros o los de Dios?
  2. ¿Cuántas veces hoy te preguntaste si llenabas las expectativas que otros tienen de ti?  Menciona tantas como se te ocurran.
  3. El ángel del Señor le dijo a Gedeón: “Ve con la fuerza que tienes... Yo soy quien te envía...  yo estaré contigo.” (Jueces 6:14, 16 NVI). Con esa promesa en mente, ¿qué dudas estás enfrentando ahora que sientes que Dios quiere que conquistes con él, y que dependas de su fuerza para vencerlas?
  4. ¿Qué cosas te hacen dudar de ti misma (fracasos, temor, conflictos, desánimo, comparación, preocupación, críticas, cansancio)?
  5. ¿En el pasado has considerado la duda como una debilidad emocional? ¿Le has pedido a Dios que te la quite y te bombardee de confianza? ¿Has comenzado a ver la lucha con la inseguridad como parte de tu trayectoria espiritual?
El versículo de esta semana es el que aparece en la foto del principio, Romanos 8:37. ¿Ya te lo sabes? ¿Qué tal si todas nos comprometemos a aprenderlo? Si te sumas al reto, deja un comentario más abajo donde dice “Comentarios”. Y si estás leyendo vía correo electrónico, haz clic aquí para ir a mi sitio web y conectarte allí con nosotras. 

Ideas para memorizar versículos:
  • Haz varias tarjetas con el versículo. Pon una en tu cartera, otra en el espejo que más uses, otra en la puerta del refrigerador, etc.
  • Mándaselo a alguna amiga por correo electrónico o mensaje de texto y así lo practicas.
  • ¿Tienes alguna otra que te gustaría compartir?
  
Ahora me despido, no sin antes decirte que estoy orando por ti.

¡Hasta el viernes en el video blog!

 Wendy

Basado en el capítulo 5 de A Confident Heart de Renee Swope. 
Traducción de Wendy Bello


3 comentarios :

  1. Dios te bendiga Wendy.
    Me encanta las preguntas que nos hacen en este estudio porque a mi me ayuda a reflexionar en mi misma, me lleva a meditar en cosas que no habia tenido en cuenta...definitivamente DEPENDO SOLO DE EL.
    Me gusta la idea de las tarjetas para momorizar el versículo de esta semana..me lo aprendi...bien!.
    Otra versión dice (TLA)
    "En medio de todos nuestros problemas, estamos seguros de que Jesucristo, quien nos amó, nos dará la victoria total" Amén.

    Gracias por tus oraciones Wendy.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicitaciones por aprenderte ya el versículo y gracias por compartirlo en otra versión!

      Dios te bendiga.

      Eliminar
  2. Gracias por este estudio, Realmente me esta ayudando a vencer el gigante de la inseguridad. Le doy gracias a Dios por sus oraciones y tambien por tener el privilegio de tener toda esta literatura disponible. Gracias

    ResponderEliminar