lunes, 4 de junio de 2012

"Un corazón confiado", sexta semana...el fracaso me hace dudar.


Sexta semana: Cuando la duda susurra: 
“Soy un gran fracaso”

Tomado del capítulo 7 de A Confident Heart [Un corazón confiado] de Renee Swope
Traducción de Wendy Bello

Algo para pensar: “Porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará." (Proverbios 24:16 NVI)

Siempre he admirado a las personas que no temen fracasar. Aquellas que ni siquiera ven como derrota cuando algo les sale mal; las personas que solo ven un revés personal como otra meta que conquistar.

Yo no soy tan valiente. De hecho cuando fracaso soy bastante dura conmigo misma, y no tiene que ser por algo grande. Tengo dentro de mí una “chica mala” que me repite los errores una y otra vez para recordarme cuánto decepcioné a alguien, o cuán impaciente fui con mi esposo o cuán dura con mis hijos, o todas las cosas que no alcancé ese día.

Pero la mayor derrota es cuando permito que un error, una mala decisión, un pecado o una relación rota me convenzan de que más vale que me dé por vencida. Tal vez tú también has permitido que un fracaso te derrumbe, te amarre con cuerdas de remordimientos y te tenga como rehén, como me ha pasado a mí.


El versículo de hoy, Proverbios 24:16, me ha ayudado a soltar el remordimiento, la culpa, el temor y la vergüenza que me han agobiado y refrenado. Toma un minuto para leerlo de nuevo y observa que dice que el justo caerá. Así es. Incluso aquellos que hemos recibido el regalo de la justicia y la redención de Cristo caeremos. Pero nunca se supuso que nos quedáramos caídos.


En lugar de darnos por vencidos, Jesús nos capacita para levantarnos otra vez.

Al levantarnos podemos disculparnos y pedir perdón. Al levantarnos podemos intentarlo de nuevo con nuestros hijos, nuestros trabajos, nuestros ministerios, nuestros matrimonios y con todos nuestros errores. Porque confiamos que aunque caigamos, Dios nos ayudará a levantarnos.
Escuchar su promesa en el Salmo 37:23–24 y al leerla, inserta tu nombre en los espacios en blanco:

Por Jehová son ordenados los pasos de ___________,
Y él aprueba su camino.
Cuando ____________,  no quedará postrado[a],
Porque Jehová sostiene su mano.
   
Al levantarnos de nuevo el fracaso en realidad nos ayuda a convertirnos en las mujeres confiadas que Dios diseñó que fuéramos porque esto nos hace más fuertes y mejores… cuando acudimos a Dios en busca de ayuda. El fracaso puede llevarnos a hacer más de lo que creemos que podemos hacer y nos empuja a probar otros métodos al hacer las cosas cuando uno modo no funciona.

Sí, el fracaso puede ser doloroso, pero también puede ser beneficioso. El fracaso produce sabiduría cuando la pedimos y madurez cuando aprendemos de él.

La verdad es que seguir a Jesús no es cuestión de evitar el fracaso ni de ser perfecto. Es cuestión de aceptar nuestras debilidades y dejar que estas nos lleven a una completa dependencia del amor perfecto de Dios y de su poder que obra en nosotros.

La próxima vez que falles en ser la mujer que él te ha llamado a ser, o la mujer que tú esperas ser, pídele a Dios que te recuerde estas verdades. A veces fallaremos en ser quienes queremos ser, ¡pero nos acercaremos más a quienes se supone que seamos cada vez que caigamos y luego escojamos tomar la mano de Dios para poder levantarnos otra vez!

Señor,  estoy tan agradecida porque tu gracia me recuerda que no hay condenación para los que están en Cristo Jesús. Porque tú ordenas mis pasos, Señor, yo creeré que tú te deleitas en mí incluso cuando caigo o fracaso. Hoy quiero tomar tu mano y confiar en ti mientras me levantas y usas mis fracasos para ayudarme a convertirme en la mujer confiada que tú diseñaste que fuera. En el nombre de Jesús, amén. (Ver Romanos 8:1; Salmos 37:23–24)

Consejo para la duda: ¡No puedo garantizarte que no fracasarás, pero puedo ayudarte a prepararte para triunfar! Comer saludable implica planificar bien, sobre todo meriendas saludables entre las comidas. Del mismo modo, podemos planificar meriendas espirituales saludables de la Palabra de Dios. De esa manera podemos acceder fácilmente a la verdad que nos ayuda a mantenernos enfocadas y a perder el peso de nuestras dudas personales.

Bendiciones para ti en la nueva semana, ¡vivamos confiadas en Jesús!

Wendy

2 comentarios :

  1. Amado Dios..gracias por este estudio, gracias porque me enseñas a tener un corazón confiado, te pido que ordenes mis pasos, levantame y por medio de mis fracasos ayudame a ser esa mujer que confia en ti. Amen.

    Gracias Wendy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga, Lucy, y continúe usando este estudio para ayudarte en tu caminar con él.

      Eliminar