miércoles, 13 de junio de 2012

"Un corazón confiado"...A manera de resumen.


Bueno, ya estamos llegando al final. Hoy tendremos el último artículo y el viernes cerraremos con el video-blog. Esta ha sido una tremenda experiencia, tanto a nivel personal como para nuestro ministerio Proverbios 31.  He recibido correos y lindos comentarios en el blog. Me encantaría saber cómo este estudio ha bendecido tu vida, qué has aprendido, qué te ha mostrado Dios, etc. ¿Te animarías a contarme? Si me mandas un correo electrónico, por favor déjame saber si puedo publicar parte de tu comentario. Como ministerio eso también nos ayuda mucho para mejorar cada vez más nuestros estudios en línea.  

He disfrutado mucho compartir con ustedes cada semana y saber que independientemente del lugar geográfico donde estemos, Dios nos reunió aquí para juntas conocerle más y aprender de él y con él. ¡Gracias por permitirme entrar a tu vida!

Vamos a cerrar con varias cosas, entre ellas, una serie de preguntas que me gustaría te tomaras el tiempo para meditar en ellas y responderlas. El viernes hablaremos de la mujer que queremos llegar a ser, luego de este estudio. 

Pero antes de las preguntas, quisiera que recuerdes esto: Somos hijas de Dios, dejemos que Jesús obre en nuestras vidas. Hagamos la promesa de que cada vez que la duda lance su sombra sobre nosotras, correremos a Jesús, nos volveremos a la luz, y nos pararemos a la sombra de la cruz donde TODO cambia. A la sombra de la cruz:
  • Cuando te sientas insuficiente, Dios dice: Tú eres ESCOGIDA. “Ustedes son mis testigos —afirma el Señor—, son mis siervos escogidos, para que me conozcan y crean en mí, y entiendan que yo soy” (Isaías 43:10).
  • Cuando sientas temor, Dios dice: Tú eres REDIMIDA. “No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mí[a]” (Isaías 43:1).
  • Cuando no te sientas amada, Dios dice: Tú eres AMADA. “Porque te amo y eres ante mis ojos precios[a] y dign[a] de honra” (Isaías 43:4).
  • Cuando te sientas olvidada, Dios dice: Tú eres RECORDADA. “Grabada te llevo en las palmas de mis manos” (Isaías 49:16).
  • Cuando te sientas insegura, Dios dice: Tú estás SEGURA. “Que el amado del Señor repose seguro en él,     porque lo protege todo el día y descansa tranquilo entre sus hombros” (Deuteronomio 33:12).
  • Cuando te sientas incapaz o inestable, Dios dice: Tú eres CAPAZ. “El Señor omnipotente es mi fuerza; da a mis pies la ligereza de una gacela y me hace caminar por las alturas” (Habacuc 3:19).
  • Cuando te sientas indigna, Dios dice: Tú eres LLAMADA.  “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

Preguntas para reflexionar

1. Ahora que hemos pasado tiempo conociendo cómo es Dios realmente, veamos cómo ha cambiado la imagen que tenemos de él. Cierra tus ojos y piensa en Dios. Escribe lo que ves y los sentimientos que tienes. 

2. Describe quién eras cuando comenzaste este estudio y compara esa mujer con la que te estás convirtiendo a raíz de aprender y vivir en el poder de las promesas de Dios. 

3. ¿Es esa la mujer que quieres ser? ¿Cómo continuarás tu travesía diaria hacia el corazón de Dios y para aferrarte a la seguridad que te pertenece como hija de Dios?

4. ¿Por quién vas a orar y a quién vas a animar con tus palabras para que tu corazón confiado en Cristo se vuelva contagioso? ¿Con quién querría Dios que vuelvas a hacer este estudio para que el mensaje se arraigue más en tu corazón y pueda ser un catalizador para que la confianza en Cristo crezca cada vez más en ti y en esa persona?

Te exhorto a orar las promesas de Dios que hemos incluido en cada semana. Toma tiempo para decirlas en voz alta de manera que tu corazón, tu mente y tu alma sepan sin duda que estás comprometida a creer y vivir esa verdad. Cópialas y ponlas donde las veas a menudo, ¡y ora con ellas hasta que se conviertan en parte de ti!

Te espero el viernes en el video-blog para terminar juntas esta jornada.

Bendiciones,

Wendy

El artículo de hoy se basó en el capítulo 11 de “A Confident Heart” de Renee Swope. Usado con permiso. Traducción de Wendy Bello.

Si estás leyendo en la Internet y quieres suscribirte, a la derecha hay una casilla para hacerlo. Si ya te suscribiste y todavía no recibes el blog directamente en tu buzón, debes confirmar la suscripción mediante un correo que envía Feedburner.



No hay comentarios :

Publicar un comentario