La prisión que me atrapó durante mucho, y cómo pude ser libre

¡Quiero ser libre!

Esto fue lo que escribí en mi diario hace unos años: “La trampa de la aprobación es uno de los lugares donde más detesto estar. Sin embargo, ¡lo visito tan a menudo! Pero hoy oré pidiéndole a Dios que así como él hace muchas cosas nuevas en mi vida y en las vidas de todos los que le buscan, que haga nuevo esto en mí y pueda librarme de esa esclavitud. ¡Quiero ser libre!


No sé si alguna vez has tenido esa lucha. Cuando el reconocimiento de los demás es tan importante que si no lo escuchas, crees que nos ha hecho bien las cosas, que no eres suficiente, que no eres importante para ellos. Si tu lenguaje de amor (o uno de ellos) son las palabras de afirmación, como en mi caso, esto puede convertirse en un problema grande. Recibir el apoyo verbal de otros, su aprobación, es crucial para aquellos que tenemos este lenguaje de amor, pero también nos puede esclavizar.

He hablado mucho con Dios al respecto y a veces llegué a pensar que no había solución, que es una de esas cosas con las que tenemos que acostumbrarnos a vivir.

Pero Dios no piensa como yo. ¡Y cuánto me alegro! Volvió a recordarme estas palabras: 
“Las cosas viejas pasaron, todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17) 
Y también me recordó que Jesús vino para hacerme libre. Y eso incluye las cosas grandes y las pequeñas. 

La aprobación solo tiene tanto control sobre mi vida como yo se lo permita. Y lo mismo sucederá en la tuya. Y como digo aprobación, digo cualquier otra cosa. En Cristo las cosas viejas quedan atrás, él lo hace todo nuevo.

Me gustaría decir que es cuestión de una vez y para siempre, pero no. Lo único que sí es de una vez y para siempre es la salvación, pero el llegar a ser como Cristo es algo de todos los días. Y liberarnos de aquellas cosas que intentan atarnos a nivel emocional, también lleva su tiempo.

Por eso es que Dios se ve a sí mismo como el alfarero que cuando trabaja el barro muchas veces tiene que romper la escultura y empezar de nuevo.  Nosotros somos el barro, la escultura. {Si nunca lo has hecho te recomiendo leer Jeremías 18 y sabrás a qué me refiero con esto del barro y el alfarero.}

Así que ahora quiero recordar que todas las cosas son hechas nuevas, que la misericordia de Dios es nueva cada mañana, “las cosas viejas pasaron”.

En cuanto a lo de la aprobación, las palabras de afirmación seguirán siendo uno de mis lenguajes de amor, porque eso sí es parte del ADN que Dios puso en mí. Pero la clave está en llegar a entender que no hay palabras de afirmación humanas que satisfagan al 100%, todo el tiempo. Es un combustible que solo mantiene el tanque funcionando por un rato, se quema, y volvemos a quedar sin energía.
Las únicas palabras de afirmación que pueden producir satisfacción eterna son las de Dios
Él nos diseñó de esa manera, con el deseo de tener el corazón rebosante de dicha, pero algo así solo se logra cuando nos llenamos completamente de él y entendemos que en él está la satisfacción plena.  

Con razón aquel día caluroso, como los que tenemos en la Florida, Jesús le dijo a la mujer que llegó sedienta al pozo: “Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna” (Juan 4:13-14).

Hoy decido beber de esa agua, y así cada día llenar mi tanque y ser libre. ¿Y tú?

Wendy

P.D. Te recomiendo un libro excelente sobre el tema: Fui hecha para desear: No solo de pan vivirá la mujer

Acabas de leer "La prisión que me atrapó durante mucho, y cómo pude ser libre", ¡te invito a dejar tu comentario! 

(Este artículo contiene un enlace afiliado.)

Comentarios

  1. A veces queremos buscar agua en cisternas d hombres, y se nos olvida q la fuente d agua viva vive en nosotros, q bueno redireccionarnos a quien unicamente puede calmarnos la sed.

    ResponderEliminar
  2. A veces creemos que necesitamos las alabanzas de las personas su reconocimiento y su aplauso, incluso podemos llegar a envidiar aquellos que tienen todo ese, pero en Cristo no debemos afanarnos y buscar primero su Reino ....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario