miércoles, 22 de agosto de 2012

Huracanes, volcanes, ¿qué más?


Hoy me levanté y al encender mi computadora, una tormenta tropical amenaza sobre el Caribe; y las cenizas de un volcán en erupción se ciernen sobre los cielos de Quito, Ecuador.

Me siento a pasar mi tiempo con Dios (debí haberlo hecho al revés, primero esto y luego las noticias, pero por alguna razón hoy fue así… no lo recomiendo), y al leer mi libro de lecturas diarias, el Señor me habló con este pasaje:

Miren, Dios ha venido a salvarme.
 Confiaré en él y no tendré temor.
El Señor Dios es mi fuerza y mi canción;
 él me ha dado la victoria”.
Isaías 12:2, NTV

El Señor está presto para salvarnos, no importa si vienen huracanes, si los volcanes entran en erupción, si las lluvias inundan o si no hay lluvia.

La confianza en Dios echa fuera el temor. Es una garantía porque no se puede confiar y temer a la misma vez. Y por eso hace unos días tuvimos este video.

El Señor es nuestra fuerza. Incluso en los días en que las noticias nos dejan sin fuerzas, en aquellos en los que el dolor de otros o el nuestro nos quita el deseo de seguir. Él es nuestra fuerza, él da fuerzas al que no tiene ninguna. El Señor es tu fuerza hoy, dondequiera que estés, sea lo que sea que estés pasando.

Nuestro Dios es nuestra canción. ¿Qué quiere decir eso? Dios habita en la alabanza de su pueblo. Cuando nosotros alabamos, el enemigo huye porque no puede resistir la presencia de Dios. Hagamos hoy de él nuestra canción, si vamos a cantar algo, que sea para exaltarle a él. Cuando alabamos nuestros pensamientos cambian de la situación que enfrentamos al Dios que controla todas las situaciones.  Quizá quieras comenzar hoy con esta canción.

Por último, nuestro Dios nos ha dado la victoria. El mundo periodístico actual se complace en dar malas noticias. Fíjate que incluso el pronóstico del tiempo dice “cielos parcialmente nublados” y no “parcialmente soleados”. No dejemos que sea eso lo que defina nuestro día. El Señor nos ha dado la victoria, como dice el pasaje que citamos al principio. La victoria está en Jesucristo quien nos dijo: “Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo” (Juan 16:33, NTV). Independientemente de lo que digan las noticias, nosotros sabemos en manos de quién está nuestra vida.

No quiero terminar sin pedirte algo, si tienes una petición de oración, me encantaría orar por eso. Puedes dejarla a manera de comentario. Si no quieres poner tu nombre, comenta como “anónimo”. No hay problema. Y aquellas de ustedes que lo deseen, oren por estas peticiones también. No importa dónde estemos, podemos unirnos e interceder juntas. (Si recibes el blog por correo electrónico, ven al sitio para dejar tu petición.)

Recuerda que en mi página de Facebook también estamos comunicándonos, dándonos ánimo cada día y conociéndonos más. Te espero allí.

Que tengas un lindo día y que Dios te bendiga,


 Wendy


4 comentarios :

  1. Gracias Wendy!.
    Mi petición es: Pedir discernimiento para la familia y que el Espíritu Santo toque los corazones de los que se han alejado de El.

    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Estimada Wendy:

    Yo pido oración por un empleo para mi esposo que esta desempleado y por mis familiares que aún no conocen a Cristo.

    Bendiciones,

    Fany

    ResponderEliminar
  3. Mi peticion de oracion para que Dios me muestree sus planes y me permita crecer en su obra y ganar almas para el.

    Mary

    ResponderEliminar
  4. Señor, delante de ti están todas estas peticiones, por las que intercedemos una vez más.
    Que Carmen pueda tener discernimiento en cuanto a la familia y que tu Espíritu toque las vidas de los que un día te conocieron y hoy están lejos de ti.
    Mira la necesidad que tienen Fany y su esposo de que él consiga un trabajo. Tú eres nuestro Proveedor. Confiamos en que les darás lo necesario, conforme a tu promesa.
    Guía a Mary, para que ella pueda ver tus planes con claridad. Ayúdala a crecer en ti. Mira su deseo de servirte, abre puertas para que pueda hacerlo, para pueda lograr su deseo de ganar almas para ti, Señor.
    Te pido por las peticiones que no se escribieron aquí pero que tú conoces. Gracias porque tú eres nuestra salvación, nuestra fuerza y nuestra canción. Y sobre todo, porque en ti tenemos la victoria.
    En el nombre de Jesús oramos, amén.

    ResponderEliminar