Más que apariencias...palabras clave de la sección 2

¿Cómo te va con el estudio? ¿Lo estás disfrutando? ¿Estás escuchando lo que Dios tiene para ti? A pesar de que ya había leído antes el libro, estoy aprendiendo otras cosas y tratando de retener lo más posible de las enseñanzas para ponerlas en práctica.

Hoy vamos a compartir las tres palabras clave de esta sección dos. Como dije la semana pasada, el objetivo de estas palabras es que nos sirvan como un recordatorio de lo que aprendimos en cada capítulo.

Capítulo 4
Más allá del domingo por la mañana

Autoalimentarme

“Yo proclamo firmes promesas en público;  no susurro cosas oscuras en algún rincón escondido.
No le habría dicho al pueblo de Israel que me buscara si no fuera posible encontrarme. Yo, el Señor, sólo digo la verdad, y sólo declaro lo correcto” (Isaías 45:19, NTV).

Dios promete que si le buscamos podremos encontrarle, pero la responsabilidad de buscarle es nuestra. No es responsabilidad de la iglesia alimentarnos espiritualmente, la responsabilidad es mía. Experimentar a Dios en mi vida es algo que solo puedo lograr en mi relación con él y no puede depender del culto del domingo ni de ninguna otra actividad.
Nuestras reuniones con otros cristianos son para tener comunión, para juntos adorar. Pero tengo que autoalimentarme sin depender de que otros lo hagan por mí.

Capítulo 5
Blues del tiempo devocional

Tiempo
“A la mañana siguiente, antes del amanecer, Jesús se levantó y fue a un lugar aislado para orar” (Marcos 1:35, NTV).

Si Jesús, que era el hijo de Dios, busca pasar tiempo a solas con su Padre cada día, ¿qué nos hace pensar que podemos vivir esta vida sin hacerlo nosotras, que somos humanas, con defectos y debilidades?
Cito las palabras de Lysa: “Cuando más tiempo pasaba sin encontrarme con Dios, más desesperada y hambrienta se tornaba mi alma… Si paso tiempo con Jesús por la mañana, resulta sorprendente la forma en que lo que él me enseña viene a mi mente en el momento de la desesperación…veo ese tiempo como una preparación para la gran aventura que Dios y yo estamos a punto de comenzar en las horas por venir”.

Capítulo 6
Insólitas lecciones ofrecidas por una piña 

Aplicación
“No sólo escuchen la palabra de Dios, tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos” (Santiago 1:22, NTV).

Leer la Biblia pero no vivir su mensaje, aplicarlo, es puro conocimiento intelectual. Si queremos que Jesús “funcione” en nuestra vida tenemos que aplicar lo que nos enseña en su Palabra.
Siempre he pensado que los relatos de los personajes bíblicos están ahí sobre todo para que aprendamos de ellos, para que nos identifiquemos con ellos y pongamos en práctica lo que Dios nos revela al estudiar sus vidas. Sí, tienen un valor histórico, nos ayudan a compren el orden de los sucesos pero sobre todas las cosas fueron seres humanos, como tú y yo, que se relacionaron con Dios, fallaron, triunfaron, lloraron, rieron…y todo eso Dios se encargó de preservarlo para que hoy tú y yo lo tengamos como un manual para la vida.

Así que ahí están las tres palabras: autoalimentarme, tiempo y aplicación. Anótalas en tu cuaderno, subráyalas. También anota los versículos y memorízalos. De esta manera estaremos afianzando en nuestra mente lo aprendido y pidamos al Espíritu Santo que también lo afiance en nuestro corazón.

Antes de terminar, gracias por sus lindos correos y comentarios. Sigamos interactuando porque eso nos ayuda. Además me alegra mucho saber que varias de ustedes están usando este estudio con sus propios grupos.

Bendiciones,

Wendy
  

Comentarios