miércoles, 6 de febrero de 2013

Más que apariencias...palabras clave de la sección 4

Leí estoy hace muy poco en el Salmo 34: “La persona íntegra enfrenta muchas dificultades, pero el Señor llega al rescate en cada ocasión” (v. 19, NTV).  Es un hecho que tendremos dificultades en la vida y aunque conozcamos a Jesús y él sea nuestro Señor y Salvador, no estamos exentas. Vivimos con luchas y el hecho de ser mujeres a veces aumenta la dosis porque hacemos malabares con diversas responsabilidades y tenemos un regalito químico llamado hormonas que no podemos ignorar aunque queramos y que nos visita cada mes añadiendo a la ecuación un batido de emociones.  Así que estoy segura que como yo, te identificaste o identificarás mucho con la autora al leer esta sección 4. 

El viernes en el video blog vamos a conversar un poco más sobre las decisiones a pesar de las emociones, etc. ¡No te lo pierdas!

Ahora veamos las palabras clave de la sección. Este es un recurso que estamos usando para memorizar lo aprendido. Recuerda, no estamos en una carrera de velocidad sino de resistencia, y muchas veces tendremos que regresar a lo aprendido y repasar. No olvides tampoco que la gracia de Dios está disponible, todos los días.

Capítulo 10
Cuando aflora lo peor de mí 

Alabanza
“Que todo lo que soy alabe al Señor; con todo el corazón alabaré su santo nombre. Que todo lo que soy alabe al Señor; que nunca olvide todas las cosas buenas que hace por mí” (Salmos 103:1-2, NTV).

Podemos alabar a Dios a pesar de nuestras circunstancias. Alabar a Dios. No se trata de alabar a las circunstancias. Eso, como dice Lysa, solo hace que las personas a nuestro alrededor crean que estamos locas. PERO, podemos alabar a Dios en nuestras circunstancias porque él está por encima de ellas y las controla.  Cito del libro: “La alabanza sopla vida fresca dentro de un alma débil y cansada”. 

En lo personal he experimentado esto muchas veces. Aquí tienes el enlace a uno de mis primeros artículos de este blog donde cuento una experiencia con las circunstancias difíciles y la alabanza. No es una opción fácil, pero podemos escogerla.

Capítulo 11
La manera en que Jesús me ayuda a ponerme en ritmo nuevamente 

Gratitud
“Quien me ofrece su gratitud, me honra” (Salmos 50:23a, NVI).

He escrito mucho en este blog sobre la gratitud porque es el estilo de vida que quiero tener. Dios me ha hecho entender que cuando tenemos esta actitud su corazón rebosa de alegría y cuando no la tenemos, se entristece y le resulta repulsivo. En noviembre tuvimos el “Desafío de gratitud”. Fue una linda experiencia que puedes vivir no solo un mes del año sino cada día. Ah, y para aquellas de ustedes que me han preguntado por el libro de Ann Voskamp, 1000 Gifts…¡ayer salió en español! Ya está en Amazon.com y me imagino que pronto en las librerías. Se titula Un millar de obsequios

Lo contrario de la gratitud es la queja. Aquí te dejo el enlace a un artículo, con una canción, para reflexionar en esto y  soltar “la quejabanza”.

(Por cierto, si te interesa ser parte de Compassion International, la organización de la que Lysa habla en este capítulo, aquí puedes empezar a conocer un poco más por qué como familia nos hemos unido a ellos y ha sido una bendición. Y si quieres leer sobre mi propio encuentro con Dios en Ecuador, haz clic aquí.)

Capítulo 12
Cuando Dios hiere mis sentimientos

Preguntas
“Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos” (Hebreos 4:16, NTV).

A veces tenemos el concepto erróneo de que no podemos hacerle preguntas a Dios o de que él se enojará si lo hacemos Realmente no veo el fundamento teológico de esa posición. Si leemos la Biblia nos damos cuenta de que la relación que los hombres y mujeres de Dios tuvieron con él era una amistad real donde las preguntas tenían espacio. ¿Cuál es el problema entonces con esto de las preguntas? Cuando el hacerlas nos aleja de Dios en lugar de acercarnos a él.

Este pasaje de Hebreos nos recuerda que podemos acercarnos con toda confianza al trono de Dios y derramar allí nuestro corazón. A fin de cuentas, incluso si no verbalizamos nuestras preguntas, Dios sabe que las tenemos porque de él no podemos esconder nada. Dios acepta tus preguntas, y las mías, y como el Padre perfecto que es nos entiende y nos consuela. No es algo que ocurra instantáneamente. El dolor también tiene su lugar y toma tiempo que se vaya, pero creemos en el Dios de toda consolación y en el Dios de toda esperanza. De eso se trata ir más allá de las apariencias. Ser honestas, preguntar, pero todo con el objetivo de buscar la respuesta y el refugio en Dios…incluso cuando no entendamos. 

Ahí están las 3 de esta semana: alabanza, gratitud y preguntas. 

Te espero el viernes en el video. Si no has visto los anteriores, están disponibles aquí en el blog o en mi canal de Youtube.

Bendiciones,

Wendy

2 comentarios :

  1. Voy un poco atrasada en el estudio, pero me gusto mucho saber que no debemos simular que somos felices con nuestras circunstqancias, pero si podemos alabar a Dios en medio de ella. Chevere. Gracias Wendy por ayudaros a leer este libro. Judith

    ResponderEliminar
  2. No sabía que lo estabas siguiendo! Y tranquila, eso es lo bueno de estos estudios en línea, cada cual puede ir a su paso. Un abrazo!

    ResponderEliminar