viernes, 21 de junio de 2013

Esto no puede faltar ni en mi agenda ni en la tuya {o vivir como Dios lo diseñó}

Un día solo tiene 24 horas y aunque lo intentemos, lo más probable es que no nos alcance para hacer todo lo que quisiéramos o teníamos planificado. Sin embargo, hay ciertas cosas que no podemos dejar de hacer cada día si queremos vivir como Dios lo diseñó. Y hoy quiero hablarte de esas cosas. Busca la manera de incluirlas en tu agenda, incluso si tienes que dejar otras fuera.

Pasa tiempo con Dios. Lo necesitas tanto como el aire para vivir. Cómo lo hagas y dónde, es algo muy personal. No tienes que seguir una regla ni cumplir con ciertos pasos, pero pasa tiempo con Dios. Háblale, pero sobre todo, deja que él te hable a ti. Para inspiración lee Lucas 5:15-16.

Lee tu Biblia. En muchos lugares del mundo hacerlo es un delito y aún así hombres y mujeres arriesgan sus vidas porque saben que en leerla está la vida. Si tú tienes libertad, no la desperdicies. 
Llénate de la Palabra, verás cómo Dios usa lo que leas para transformarte de adentro hacia fuera y para equiparte cada vez que lleguen pruebas y luchas. Para inspiración lee Salmos 119:50, 93, 105, 143.

Agradece a Dios tus bendiciones. Cuando das gracias estás reconociendo la bondad de tu Padre celestial. Esa es la actitud del corazón que tiene un verdadero adorador y que Dios aprecia en gran manera. Para inspiración lee Salmos 50:23; Colosenses 1:12.

Detente, respira. Dios no nos hizo para andar como hormigas locas de un lado a otro. Cada día es único, hecho por él. Tenemos que vivirlo a conciencia, aprovechando el tiempo pero no atiborrando de cosas nuestro tiempo. Para inspiración lee Eclesiastés 3:1; Efesios 5:15-17.

Mantente atenta a las oportunidades para compartir con otros lo que Dios ha hecho por ti. Sé creativa en esta misión. No tienes que golpear a nadie con una Biblia en la cabeza. Puede ser dentro de casa, fuera, con extraños o conocidos, pero no dejes pasar la ocasión que pueda marcar la eternidad para alguien. Para inspiración lee 1 Pedro 3:15.

Da una palabra de aliento. Sobran los comentarios negativos, las quejas y lamentos. Sé un agente de ánimo, alguien que produce en otros una sonrisa. No cuesta nada pero es un regalo valioso y muy buscado. Para inspiración lee Proverbios 12:25.

Quizá no logres todo lo que tenías en tu agenda para hoy, pero prueba vivir incluyendo estas cinco y verás cómo cambian tus días. ¿Por qué lo digo? Porque esto es lo que Dios diseñó y cuando se trata de vivir, yo escojo seguir las instrucciones del Fabricante, el Creador.  ¿Y tú?

Wendy

¿Quisieras suscribirte a este blog? A la derecha de la página tienes la casilla para hacerlo. {Avísame si lo haces para enviarte mi libro "Limonada para el alma" como obsequio. ¿Usas Facebook? Entonces te invito a mi página allí, en este enlace.
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario