lunes, 17 de junio de 2013

La razón por la que escribo...y tu decisión para ser feliz

Quizá estén guardados por ahí, en alguna caja, en casa de mi mamá. Mis viejos escritos, los que hice de niña. Siempre me gustó.

Aprendí a escribir a máquina para que mis escritos quedaran plasmados allí, en blanco y negro. Sí, cuando era niña todavía la máquina de escribir era un objeto común y corriente.  Y en casa de mis abuelos había dos.

Mi tarea favorita en la escuela era cuando nos mandaban a escribir “composiciones”.

En la adolescencia escribí poemas… como muchas. Pero la poesía nunca ha sido mi fuerte ni la manera en que me gusta expresarme más.

Después dejé de escribir. Cero. Nada… excepto en las páginas de mi diario.

Si hace un tiempo que lees este blog quizá ya lo sabes. Fue un día de enero del año 2011 que Dios me dio un fuerte “empujoncito” y empecé a escribir en este blog.

¿Quieres saber algo más? ¡Cuánto le agradezco que lo haya hecho! Ahora entiendo que por eso aprendí a escribir a máquina cuando era niña, por eso me gustaba y me gusta tanto leer, por eso estudié Lengua y Literatura Inglesa, con énfasis en traducción (y un montón de clases de lengua española, redacción de textos,  estilística, gramática y más), por eso trabajo desde mi casa y por eso estoy hoy aquí. Porque para esto me hizo Dios. Y nada me hace más feliz.

Esa es la clave. Cuando descubrimos aquello para la cual Dios nos ha hecho, a lo que nos ha llamado. Somos sencillamente felices. No se necesita mucho más porque nos sentimos plenas.

Y eso no es solo para unos pocos. Es para todos. Dios tiene un plan, un propósito para cada vida. Lo diseñó incluso desde que estábamos en formación. No es un plan secreto. Él está dispuesto a revelarlo. Léelo en Jeremías 29:11-13.

En la vida Dios nos presenta constantemente oportunidades de vivir para ese propósito, de realizarnos en él, de cumplir sus sueños, como conté en otro artículo. Sin embargo, nos limitamos, no nos atrevemos, lo posponemos, o sencillamente, como hice yo durante casi un año, escogemos ignorarlo para no salirnos de lo cómodo y lo conocido.

¿Te identificas? ¿Está Dios llamándote y tú estás haciendo caso omiso porque te asusta o no sabes por dónde empezar? ¡No pierdas más tiempo! En esta Tierra solo tenemos un plazo limitado. Y la tarea que Dios tiene para ti es única. Tu talento es solo tuyo. Tus dones fueron un regalo de Dios…pero escondidos o sin usar, de nada sirven.

Nunca pensé que escribiría un blog donde cientos de personas leerían de mis luchas, temores, victorias y derrotas. Pero no se trata de mí, sino de Dios y sus maravillosas ideas. Porque a pesar de que implica un esfuerzo, este blog ha sido la oportunidad de desafiarme, de aprender, de conocer un mundo nuevo, y sobre todo, de alcanzar vidas con la verdad de Jesús.

 ¿Quieres sentirte en verdad realizada? ¡Dile que sí a Dios! Y no esperes más. Si no lo haces, cada día que pase será un día menos de vivir en esa plenitud de la vida que él diseñó para ti.

 Wendy

Te invito a leer también "Los planes de Dios para tu vida", parte 1 y parte 2.

¿Quieres explorar un poco sobre tus dones y tu personalidad? Aquí tienes un artículo, "Descubrir tus dones espirituales".
 

4 comentarios :

  1. Maravilloso mensaje. Verdaderamente que Dios me hablo atraves de tus letras~

    ResponderEliminar
  2. Wendy, de verdad que necesitaba escuchar estas palabras hoy. Gracias por ese mensaje tan especial. Dios ha contestado mi suplica. Gracias...

    ResponderEliminar