miércoles, 7 de agosto de 2013

Porque yo pudiera ser como una de ellas (o como las tres), y quizá tú también.


Estamos llegando al final del verano, a menos en términos de vacaciones escolares, y como te de dije al principio de la temporada, en estos meses tengo que ser más flexible pues mis hijos están en casa y requieren más tiempo. ¡Gracias por tu comprensión!

Como hice el viernes, hoy voy a compartir contigo otros tres artículos anteriores pero que tal vez no leíste porque llegaste después de su publicación a esta página. En este caso vamos a hablar de algunas cosas que he aprendido con mujeres de la Biblia, y creo que tú también las puedes aplicar. 

Estas tres historias tienen algo en común, son mujeres reales, como tú y yo, con problemas reales, que tuvieron un encuentro con un Dios muy real.  ¡Te invito a leer!




En cuanto a este tema, te recomiendo estos libros:

Mujeres ligeramente malas de la Biblia, de Liz Curtis Higgs.









Mujeres extraordinarias de la Biblia, de Elizabeth George.



Bendiciones,


Wendy

(Este artículo contiene enlaces afiliados con amazon.com) 

1 comentario :

  1. Hola Wendy, hace dias no te escribia para respetar tu merecido descanso, pero hoy me ha sorprendido sobremanera que leyendo entre tus publicacione anteriores, cosa que hago diariamente, escogiera leer precisamente a Agar esta misma tarde y ahora, pocas horas despues, tu recomiendas esa misma lectura. Los tiempos son diferentes porque como ya te dije estoy al otro lado del mundo en el Medio Oriente. Por supuesto que debo releerla, algo me esta mandando el Senor como mensaje, no tengo dudas de ello. Te agradezco porque eres una sierva fiel y por eso el Senor te usa siempre con propositos que solo El conoce y estoy segura de que incluso muchas veces hasta tu misma lo desconoces. Bendiciones para ti y tu familia! Saludos: Yamila

    ResponderEliminar