Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

En sus marcas, listas...

Imagen
Y la arrancada es el viernes.  Si no sabes de qué te hablo, pues del "Desafío para dar gracias" que asumiremos durante todo el mes de noviembre. La semana pasada lo anuncié en un e-boletín para las suscriptoras del blog. 

¿Qué necesitarás? Sencillo: solo una libreta o cuaderno. Pero si te gustan las cosas un poquito más elaboradas, entonces te invito a ver este artículo donde te muestro cómo preparar un "Diario de gratitud". Y en este video también.


¿Cómo lo haremos? Pues cada día de noviembre publicaré en el blog un desafío. No es nada complicado, simplemente motivos para dar gracias. Yo te daré la idea, tú buscarás tus propios motivos. Si estás suscrita al blog, más fácil todavía porque te llegará directamente a tu correo y no tendrás que ir necesariamente al Internet para buscarlo. De modo que te animo a suscribirte, y de paso recibirás “Limonada para el alma”, un libro digital devocional que con gusto te regalo.

¿Y por qué este desafío? Bueno, para empezar, la gra…

Los cambios, nos gusten o no, siempre llegan

Imagen

Lo que no puede faltar en tu matrimonio

Imagen
Hace 18 años que uní mi vida para siempre a la de mi mejor amigo. Pero no siempre fue así. Déjame explicarme.

No siempre pensé que mi esposo llevaría ese título: mejor amigo.
Al comienzo de nuestra relación yo pensaba de esta manera: esposo es esposo, amigos son amigos. Por alguna razón en mi mente ambas categorías estaban separadas. Veía los dos roles como algo diferente y excluyentes uno del otro.
Recuerdo que en algunas de nuestras conversaciones yo le decía que aunque nuestra relación era muy importante para mí, yo necesitaba espacio para mis amistades y que ese espacio era muy especial y no se podía invadir.
¡Qué equivocada estaba! Ahora miro atrás y me da risa. Y le doy gracias a Dios porque mi esposo fue, y es, súper paciente conmigo y no prestó mucha atención a aquellos conceptos erróneos de su joven esposa.
Verás, mi querida lectora, es cierto que cada cosa tiene su lugar y que, como dice mi abuela, el corazón es como un chicle, se estira y hay espacio para todos. Sin embargo, c…

Victoria un día a la vez (porque hoy necesito recordar esta verdad)

Imagen
La semana comenzó un poquito más cargada que las demás:

Una visita que atender. Un proyecto de trabajo que entregar el miércoles en la mañana.Una cena familiar el martes para celebrar a mi papá en su cumpleaños.Una reunión el miércoles en la tarde.Un compromiso radial el jueves en la noche.Estudiar para el tema del radio el jueves, el grupo del viernes en la mañana y el desayuno mensual del sábado.) A eso le sumamos todas las tareas/responsabilidades diarias que no cambian y fácilmente el nivel de estrés se dispara.
Lo único que hizo a la semana diferente fue mi manera de enfrentarla.
Cada día, antes de empezar, le pedí al Señor que me diera una porción de él justo para ese día, no quería pensar en todo lo que tenía por delante, ni en el día siguiente, sino vivir cada minuto a la vez.
Verás, el problema es que cuando estoy muy estresada me pongo tensa, como todo el mundo; pero además, hablo bruscamente y pierdo la paciencia. Esa es mi más grande lucha. Y muchas veces le …

El refrigerador, la oveja y la vida abundante

Imagen
Hace unos días el refrigerador de mi casa sufrió una avería. De pronto ya no salía agua por el dispensador, ni tampoco hielo. Era frustrante apretar el contacto y ver que no pasaba nada…el vaso quedaba vacío, no podía tomar agua fría, y tenía sed. Durante el proceso de arreglarlo tuvimos que regresar a la manera tradicional: llenar una jarra de agua y ponerla a enfriar.

Y mientras todo eso pasaba, este pensamiento vino a mi mente: así mismo actuamos a veces en nuestra relación con Dios, nos paramos frente a él, a esperar que nos llene el vaso, justo cuando queremos. Y si no sucede, nos quedamos frustradas.
Sustituye el vaso por un deseo que no se cumple, un sueño que no se logra, un trabajo que no llega, un esposo que no tienes, el deseo insatisfecho de ser mamá… Y vemos a Dios como una máquina dispensadora: yo echo la moneda, tú me das lo que quiero. Puede parecer exagerado, pero la realidad es que muchas veces nos comportamos así.
Sí, Dios nos ama y tiene reservadas para nosotros ben…

Mi decisión para esta semana {tal vez sea la tuya también}

Imagen
¿Cómo puedo vivir esta semana?

Tengo muchas maneras de vivir la nueva semana, pero tal vez deba comenzar por recordar que no podré controlar muchas de las cosas que sucederán. Sin embargo, podré controlar mi actitud porque Dios nos ha dado un espíritu de dominio propio.
En la nueva semana que comienza puedo planificar y programar los días pero no sin antes ponerlos en manos de Dios pues podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos. 
Entre las maneras de vivir la nueva semana puedo dejar que las circunstancias determinen mi estado de ánimo o puedo escoger el gozo que viene de Dios, porque en él está mi fortaleza. Puedo quejarme o puedo alabar, así que escojo alabar porque cuando alabamos nuestros ojos se quitan del problema y se enfocan en el Dios que es más grande que cualquier problema. Y un corazón que alaba, es un corazón lleno de gozo.
Puedo vivir mi semana con un espíritu de temor ante lo desconocido o puedo decidir confiar en el Dios que todo lo sabe. Elijo…

Para alguien muy especial, en su cumpleaños

Imagen
Hoy es el cumpleaños de mi mamá y como ando atareada en varias cosas, decidí compartir con ustedes algo que escribí en su honor hace ya más de un año. Nos encontraremos de nuevo el lunes. ¡Bendiciones! Estaba buscando una foto de mi mamá conmigo en mi niñez para poner en Facebook. Cuando escogí la que quería me puse a observarla detenidamente y un río de recuerdos empezó a fluir por mi memoria.

Alguien pidió el otro día que dijéramos algo por lo que agradecíamos a nuestras madres. La primera cosa que vino a mi mente fue “sacrificio”. ¡Cuántos sacrificios ha hecho mi mamá por mí! (¡Y todavía los hace!)
Recuerdo cuando, cansada del trabajo, salía por la noche a estudiar para poder terminar la universidad y que así yo tuviera un futuro mejor. Llegaban las vacaciones y en mi país no teníamos ni remotamente todo lo que hoy disfrutan mis hijos en los Estados Unidos. Mi mamá casi tenía que meter la casa en las maletas para irnos a la playa, pero lo hacía con mucho gusto, y sacrificio, porque…

Porque si vivimos de esta manera, la fuerza no nos faltará

Imagen
Hace unos días este versículo está dando vueltas en mi cabeza: “¡No se desalienten ni entristezcan, porque el gozo del SEÑOR es su fuerza!» (Nehemías 8:10). El contexto del pasaje gira alrededor de un momento específico en la historia de Israel. El pueblo escuchó la Palabra de Dios leída en público luego de varios años y aquello hizo que muchos lloraban. Por eso recibieron la exhortación a alegrarse y no llorar. Sin embargo, yo creo que, como toda la Biblia, cada pasaje aplica a nuestra vida.

El gozo del Señor es nuestra fuerza. ¿Qué quiere decir esa frase exactamente? Algunos lo interpretan pensando en el gozo que el Señor produce en nosotros. Por ejemplo, luego de su pecado David oró con dolor en el corazón. No había gozo en él y le rogó a Dios: “¡Devuélveme el gozo de tu salvación!” (Salmos 51:12, RVC). Y la salvación que David conoció no era comparable con la que tú y yo conocemos ahora que tenemos a Jesucristo y la garantía de salvación eterna mediante su sangre. Pero de cualquie…

No te esfuerces tanto

Imagen
Seguro que al leer el título pensaste que esto contradice muchas de las cosas que he escrito en artículos anteriores. Sigue leyendo.
Siempre me han gustado los primeros lugares. Escribirlo es mucho más fácil que aceptarlo, créeme. Desde que era niña en la escuela me gustaba tener las mejores notas, ganar concursos, y siempre que pudiera, ser la mejor estudiante. Me esforzaba por lograrlo pues no siempre era tan fácil ni tan divertido.
La realidad es que eso está bastante arraigado en el ser humano y lo trasladamos a todas las esferas de la vida. No importa donde estemos ni lo que seamos, lo mismo en el mundo empresarial que si se trata de una mamá que está en casa con sus hijos. No hay nada de malo en tratar de destacarse y ser bueno en lo que uno hace, siempre y cuando la motivación sea correcta. El problema está cuando nos esforzamos demasiado…por gusto, y al final no quedamos satisfechas. ¿Será porque a pesar del esfuerzo me falta el ingrediente principal?
Unos pesca…