Desafío a dar gracias, día 21

Ayer dimos gracias a Dios por la vida nueva que nos ha regalado en Cristo, por lo nuevo que ha hecho en nosotros y seguirá haciendo.

Parte de esa vida nueva son los dones espirituales. Regalos especiales de parte de Dios. No son talentos. Los talentos los recibimos desde antes de nacer, vienen como parte de nuestro ADN y son muy variados: la música, la pintura, la danza, arte para cocinar, artes manuales, talento para escribir, para contar cuentos, para el arte dramático, para arreglar cosas rotas, etc. 

Los dones espirituales los recibimos en el nuevo nacimiento, es decir, cuando conocemos a Cristo y su Espíritu viene a morar en nosotros.  Ese espíritu da a cada creyente el don o dones que él considera adecuado.

Sin embargo, esos dones son un regalo que Dios te ha dado para el beneficio de los demás. Mira lo que dice 1 Corintios 12:7: “A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás”. Así que no son para nuestro propio disfrute sino para que los pongamos en función de servir a otros. 

¿Qué te parece? Dios es bondad y en su naturaleza dadivosa nos da estos regalos, pero con la idea de que nosotros repliquemos o imitemos su carácter. Es decir, que hagamos lo mismo, bendecir a otros con lo que él nos ha bendecido.

¿Alguna vez habías considerado darle las gracias a Dios por esos regalos?

Desafío para hoy: Piensa en tres ocasiones en las que los dones de otros han bendecido tu vida y anótalas. Anota también tres oportunidades en que tus dones han podido ser bendición para los demás.

Pasaje para memorizar: “Dios, de su gran variedad de dones espirituales, les ha dado un don a cada uno de ustedes. Úsenlos bien para servirse los unos a los otros” 1 Pedro 4:10.

¿Quieres leer un poco más sobre el tema de los dones? ¿Piensas que no tienes un don o no estás segura de cuál es? Sigue este enlace.  

Bendiciones,

 Wendy

Acabas de leer "Desafío para dar gracias, día 21". Considera dejar tu comentario. ¡Gracias! 

 

Comentarios

  1. Gracias Padre por haberme dado la oportunidad de conocer a Wendy a traves de este medio, bendícela, ya que ella ha sido de gran bendición en mi vida y en la de muchas. Dale más sabiduría para que continue edificando muchas almas más. Gracias Wendy, has sido de gran bendición en mi vida, estos desafíos nos enseñan tanto, nos edifican tanto. Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario