viernes, 8 de noviembre de 2013

Desafío a dar gracias, día 8

¿Alguna vez te has detenido a mirar el cielo? Pudiera parecer una pregunta tonta pero en la sociedad que vivimos, al menos en Norteamérica, muy pocas veces nos detenemos a contemplarlo. Y cuando sí lo hacemos, poco se ve porque las luces de la ciudad nos impiden ver las estrellas. 

Cuando mi esposo y yo éramos recién casados y vivíamos en otro país, a veces subíamos a la azotea de la casa a mirar las estrellas. Sí, era romántico, pero también era una experiencia de adoración. Observar juntos la maravilla del firmamento lleno de estrellas, unas aisladas, otras agrupadas. A él le gustaba mostrarme las constelaciones y explicarme las formas y sus nombres.
Nuestra casa de ahora, aunque en una ciudad muy grande, está en un área menos poblada y una noche mientras caminaba por el vecindario alcé los ojos  para mirar al cielo y me di cuenta que hacía días que no lo hacía. Una vez más me dejó maravillada.

Hoy regresaba en la tarde y el cielo estaba precioso, como si Dios hubiera tomado un pincel y hubiera dado brochazos blancos cortos sobre un lienzo azul. Y en la noche venía en mi auto, otra vez, y cuando miré al horizonte la luna me dejó casi sin palabras con su color más bien dorado y las puntas hacia arriba. Mi hija comentó que el cielo parecía sonreír. ¡Qué bellos los cuadros que pinta Dios!

Siempre he dicho que entre las cosas de la naturaleza que más admiro están el cielo y el mar. Ambos me recuerdan qué pequeños somos y qué grande es el Dios que tenemos que creó toda esta belleza. Me gusta cuando me levanto en las mañanas abrir la ventana de la cocina, dejar que entre la luz del sol y ver la franja de cielo azul que Dios me regala. Es casi un ritual matutino.

¿Te ha pasado como a mí, en el ajetreo de la vida pasan los días y no alzas la mirada al cielo para dejarte envolver por la magnificencia de la creación? 

Dios nos ha regalado este mundo en que vivimos.  El aire que respiramos, la luz, el calor, las flores, el agua. Todo tiene el sello del Creador, lo hizo para nosotros. ¡Que no se nos vuelva tan común que  dejemos de admirarlo y olvidemos darle gracias!

Desafío para hoy: Si puedes hacerlo, sal afuera y mira al cielo, a tu alrededor. Luego anota tres cosas de la naturaleza por las que des gracias a Dios. 

Pasaje para memorizar:  "Los cielos te pertenecen y la tierra también; todo lo que hay en el mundo es tuyo; tú lo creaste todo" Salmos 89:11

Wendy

Acabas de leer "Desafío para dar gracias, día 8". Considera dejar tu comentario. ¡Gracias!

Te invito a conectarnos en Facebook y/o Twitter. ¡Es divertido compartir en comunidad!

7 comentarios :

  1. En mi pais el verano es muy duro,tenemos temperaturas tan altas que aun en primavera ya llegamos a los 35 grados,yo doy gracias a Dios porque tenemos hermosa vegetación para paliar el calor,hay hermosos y frondosos árboles que nos regalan su sombra para refugiarnos bajo ella,para que los niños jueguen,para que los grandes conversen y a pesar del calor se disfrute de la frescura que Dios nos ofrece por medio de su creación.Qué bendición!!!

    ResponderEliminar
  2. Así es, me dio por hacer este gesto de mirar hacia arriba el Lunes, y cual no seria mi sorpresa al ver el cielo despejadillo, y un sin fin de estrellas hermosas, y me acorde de la promesa que Dios le dio a Abraham : Yo multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia............. pues hacia muchos días que las estrellas estaban altas, o estaba muy nublado y no podía verlas, Ahora en este tiempo otoñal se las ve, en un cielo despejado y me acorde de Abraham. Gracias por compartir Wendy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo! Gracias por contarnos, Bienvenida.

      Eliminar
  3. Los cielos, las estrellas, la luna, el sol... todo cuanto hay en la creación nos recuerdan la grandeza de nuestro Creador y podemos decir como aquel himno CUAN GRANDE ES EL, CUAN GRANDE ES EL!!!

    ResponderEliminar
  4. De las cosas que podemos ver día a día me llevo a la consideración de las cosas invisibles de Dios cuya gloria brilla con gran resplandor en los cielos visibles llenos de astros cuya estructura belleza y orden son maravillosos toda moción y sucesión llena de orden ha de tener un comienzo y un motor la razón tener un creador quien no puede ser otro que la mente eterna infinitamente sabia,buena y poderosa

    ResponderEliminar