Despedida de 2013

Aunque todavía me parece increíble, el año 2013 llega a su fin. Esta será mi última publicación durante el mismo. De hecho hace unos días que no publicaba porque decidí tomar un receso para disfrutar estos días con la familia y también descansar un poco.  Así que espero que tú también hayas disfrutado la Navidad y que en medio de todo el ajetreo hayas dejado espacio suficiente para adorar al Rey.

¿Cómo ha sido este año para ti? Es muy probable que, como yo, tengas sentimientos encontrados porque hubo metas que se lograron y otras que no. Seguro que también te tocó vivir experiencias agradables y otras no tanto. Cosas planificadas y otras inesperadas. Alegrías y tristezas.

Mi palabra para este año fue “enfoque”. Si leíste mi último artículo de 2012 es probable que ya sepas que en lugar de trazarme propósitos en una lista, he decidido usar una palabra que me sirva de brújula durante el año. No quiere decir que no tenga metas, sí que las tengo, pero uso mi palabra del año como eje para las metas. Y quizá quieras hacer lo mismo. No es complicado. Ora y pídele a Dios que te muestre en qué necesitas enfocarte. 

Tal vez tu palabra sea más, más tiempo con Dios, más búsqueda de él, más tiempo dedicado a la familia, más de su Palabra y menos de otras palabras… O tal vez sea disfrutar. Disfrutar cada momento que él te conceda, disfrutar de tu relación con él y con los demás, disfrutar de las bendiciones. Pudiera parecer extraño pero muchas veces vivimos sin disfrutar. Quizá pueda ser dar. Dar más de ti, de tu tiempo, de tus recursos.  Tal vez sea perdonar o amar, o valentía, o confianza. Solo tú y Dios pueden escogerla pero te animo a hacerlo y ver la diferencia.

Este 2013 fue un lindo año en cuanto al ministerio para mí y todavía estoy sin palabras al ver las nuevas oportunidades que Dios me ha dado, ¡solo su gracia! Comenzando el día primero de enero, el conocido sitio cristiano Crosswalk.com me permitirá llegar a muchos corazones al publicar Con diseño divino, lecturas devocionales para vivir como Dios lo diseñó. Esta fue una de esas bendiciones que llegó sin jamás esperarla, como solo Dios lo puede hacer. Y desde ya te agradezco mucho si oras por esta nueva aventura a la que el Señor me está lanzando.

En 2014, Dios mediante, verá la luz “Mujer sabia”, un libro basado en la serie que tuvimos este año aquí en el blog. También necesito mucho tu apoyo en oración para este proyecto. ¡Sobre todo para que las horas del día me alcancen!

No quiero terminar el año sin antes darte las gracias a ti, mi querida lectora. Gracias por haberme acompañado. Gracias por tomarte un tiempo para leer lo que aquí publico y hacerme saber en tantas ocasiones cómo Dios lo usa en tu vida. Mis palabras son humanas y no tienen ningún poder, pero Dios toma lo vil y lo usa para su gloria. Y mi corazón rebosa de alegría cuando alguien deja un comentario o envía un mensaje para decirme cómo este blog le ha servido para aprender de la Palabra, para cobrar ánimo, para seguir adelante, para conocer más a Dios y de Dios, para vivir la vida como él la diseñó. ¡Gracias! 

Desde ya te deseo lo mejor para 2014. ¡Dios tiene muchas cosas buenas preparadas porque sus planes siempre son buenos y perfectos para aquellos que le aman!   


¡Aquí te espero el próximo miércoles, primero de enero, para comenzar juntas un nuevo año a la manera de Dios!

Wendy



Comentarios