viernes, 31 de enero de 2014

¿Qué me pongo?

Como trabajo desde mi casa, no tengo que preocuparme mucho por la ropa que voy a ponerme cada día, a menos que tenga una cita o un evento al que asistir. Sí, realmente es una bendición. Pero sé que en muchos casos no es así. Muchas mujeres se levantan por la mañana y tienen que escoger ropa para ir a trabajar. Ropa que esté acorde al código que exige su empleador o su negocio. De cualquier manera, ya sea que nos quedemos en casa o que salgamos a trabajar, siempre tenemos que escoger algo con qué vestirnos. 

Y en eso quiero que reflexionemos hoy, pues empieza una nueva semana y quizá cada mañana te paras frente a tu clóset o armario, y te haces la proverbial pregunta: "¿qué me pongo hoy?", a la cual seguro respondes con la también consabida respuesta: "no tengo nada que ponerme” (independientemente de cuánta ropa haya en ese clóset o armario… pero eso es tema para otro día, ¿verdad?). Sin embargo quiero que pensemos en esa pregunta de una manera un poquito diferente: "¿cómo voy a vestir hoy mi corazón? ¿qué le pongo?"

Tal vez no nos damos cuenta, y lo hacemos de manera automática o subconsciente, pero cada día nosotras vestimos nuestro corazón y nuestra mente. A veces de una manera linda y fresca, otras con ropa vieja y ajada, o fea. ¿Y cuál será la mejor vestimenta en este caso, cuál es el código con el que tenemos que cumplir?

Me pareció que en lugar de darte yo las respuestas, sería muchísimo dejar que nos hable la Palabra de Dios y usar lo que ella diga a manera de oración. Así que hoy quiero regalarte algunos pasajes que nos permitirán escoger el mejor ajuar para nuestro corazón y nuestra mente, no solo hoy, sino cada día de nuestra vida.

¿Lista?

Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia… Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía. Colosenses 3:12,14

Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo. Efesios 4:24

Vístanse con la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios. 1 Pedro 3:4

Vístanse con la presencia del Señor Jesucristo. Y no se permitan pensar en formas de complacer los malos deseos. Romanos 13:14

Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él. Colosenses 3:10

Dejen de lado sus actos oscuros como si se quitaran ropa sucia, y pónganse la armadura resplandeciente de la vida recta. Romanos 13:12

Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo. Efesios 6:11

¿Quieres que oremos juntas?

Señor, ayúdame a escoger cada mañana el mejor vestido para mi corazón. Ese que tú me muestras en tu Palabra, hecho de compasión, bondad, humildad, gentileza, paciencia… y sobre todo, de amor. Vísteme hoy con la nueva naturaleza y ayúdame a quitarme la ropa vieja con todos sus malos hábitos. Renueva el ajuar de mi corazón hoy, Jesús. Quiero que al mirarme en el espejo, me parezca más a ti. Y Padre, recuérdame cada día no salir a la calle sin tu armadura porque solo así estaré bien cubierta y lista para la batalla. Gracias porque me has lavado con tu sangre y vestido con tu gracia, y porque un día estaré para siempre vestida de lino fino, limpio y resplandeciente. En el nombre de Jesús, amén. 

¡Vistámonos esta semana con el ajuar que Dios diseñó!

Wendy

{Este artículo lo publiqué originalmente el año pasado, el 29 de abril, pero por alguna razón me pareció que sería bueno volver a compartirlo hoy...aquí va. Durante el mes de febrero vamos a hablar del amor y sus muchas facetas. ¡Te espero!}
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario