Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Quiero una revolución

Imagen
Cuando miras un vaso que solo contiene agua hasta la mitad, ¿cómo lo ves? ¿Medio vacío o medio lleno? La cantidad de agua es la misma, lo que cambia es nuestra manera de verlo, ¿cierto? Si yo me dejo llevar por mi tendencia natural, lo veré medio vacío. Sin embargo, si uso la perspectiva que Dios me da en su Palabra, todo cambia. Hay una revolución en mi pensamiento y mi manera de ver la vida.

El otro día estaba leyendo sobre uno de mis reyes favoritos, Josafat. No fue perfecto, pero la Biblia nos dice que estaba “profundamente comprometido con los caminos del SEÑOR”. Tal fue su compromiso que Josafat hizo una revolución en Judá. Pero no estoy hablando ahora de una revolución militar, aunque sí participó en varias campañas de este tipo. Estoy hablando de una revolución espiritual. Lee estos fragmentos del capítulo 17 de 2 Crónicas:
En el tercer año de su reinado, Josafat envió a sus funcionarios a enseñar en todas las ciudades de Judá… Llevaron copias del libro de la ley del SEÑOR y rec…

Lo que aprendí de Noé

Una de las historias bíblicas más conocidas tiene como protagonista a un personaje de quien no se dan muchos antecedentes, pero lo que se dice es suficiente: “Noé era un hombre justo y honrado entre su gente. Siempre anduvo fielmente con Dios. Tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet”. Este fue el hombre encargado de construir el primer barco de la historia, el arca que salvaría a su familia y preservaría la creación de Dios. Aunque uno no conozca mucho de la Biblia, es casi seguro que ha escuchado alguna vez sobre “el arca de Noé”.

Un día, mientras releía su historia, me puse a pensar en estas tres lecciones sencillas que el legendario patriarca nos brinda a nosotros, gente del siglo XXI.
Noé no tenía problemas con el “qué dirán”. Imagina cómo sería empezar a hacer un barco, algo nunca antes visto, ante las miradas curiosas, los comentarios de toda clase y sin duda, alguna que otra burla. Pero es evidente que a Noé no le importó pues siguió adelante con su proyecto hasta…

Árbol que nace torcido...

Imagen
{Como es semana de receso escolar para mis hijos, mi semana estará más ocupada que de costumbre, por lo que compartiré algunos artículos anteriores pero que creo serán de tu interés y edificación. ¡GRacias por acompañarme!}


Lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos

Imagen
Hace un tiempo leí un libro que, además de gustarme mucho, me hizo pensar. Se llama “Praying Circles around Your Children ” y el autor es Mark Batterson. Este en realidad se basa en su libro original “The Circle Maker”, disponible en español bajo el título El hacedor de círculos: Cómo rodear de oración nuestros principales anhelos y desafíos . Te lo recomiendo.

Ahora bien, ¿qué fue lo que más me impactó? Pues la manera de orar por mis hijos. No voy a contarte el libro porque es mucho mejor que lo leas por ti misma pero sí quiero compartir hoy algunos pasajes bíblicos que he comenzado a usar cuando oro por ellos y que quizá quieras hacer tuyos también. Además te animo a que, como enseña Batterson en su libro, le pidas a Dios que te dé promesas específicas para orar por tus hijos.
La verdad es, mi querida lectora, que podemos instruir a nuestros hijos, enseñarles el buen camino de la Palabra de Dios, predicar con nuestro ejemplo, e incluso llevarlos a la iglesia pero al final la decisió…

Cuando de marchar {u otra cosa} se trata...

Imagen
Obedecer a veces es difícil, ¿verdad? Lo experimentamos desde niños. La desobediencia viene en el ADN de nuestro ser sujeto al pecado. Cuestionamos la autoridad, cuestionamos las reglas, cuestionamos el orden. Pero todo es porque sencillamente no queremos obedecer. 

A veces no nos damos cuenta de que detrás de la obediencia está la bendición. 
¿Qué pensarías tú si Dios te dijera que comenzaras a dar vueltas alrededor de un edificio de tu ciudad para derrumbarlo? ¡Durante 6 días en silencio y al séptimo gritando! Probablemente pensarías que el plan de Dios es irracional y hay muchas maneras mejores de conseguir derrumbar el edificio. ¿Cierto?
Pero no pasó así con Josué, él conocía bien a Dios, y sabía que Dios no se equivoca. Si hay que marchar en silencio y después gritar, él obedecería, porque sabía que tras la obediencia vendría la bendición.
¿Qué te está mandando Dios a hacer hoy que no quieres? ¿Dónde te está costando obedecer? ¿Te has puesto a pensar que tu desobediencia pudiera re…

Lecciones de un líder para ti y para mí

Imagen
Mi hija y yo estamos leyendo juntas el libro de Josué, libro que me gusta porque creo que Josué fue un líder extraordinario y a la vez un hombre con sus fragilidades, como tú y yo. Estamos en el principio del libro pero ya que la Palabra de Dios siempre tiene algo que decirnos, quiero compartirte algo de lo que hasta ahora hemos aprendido ella y yo.

“Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré. Sé fuerte y valiente, porque tú serás quien guíe a este pueblo para que tome posesión de toda la tierra que juré a sus antepasados que les daría. Sé fuerte y muy valiente.” (Josué 1:5-7a)
Ahí lo tienes. En esos versículos Dios le da a Josué una promesa, una encomienda y un mandato.
Promesa: Cuentas conmigo, Josué. Encomienda: Serás el líder de este pueblo en su conquista. Mandato: Sé fuerte y valiente.
Primera lección, Dios va de general y compañero de lucha en nuestras batallas, pero aún así nos toca pelearlas. En la prom…