viernes, 4 de abril de 2014

Ahora que celebro otro cumpleaños...

La vida se va rápido, de eso no me queda duda. Mañana celebro otro año más. Estoy en mi cuarta década (puedes sacar la cuenta, ¡ja! ¡ja!), y es a este punto en que la mayoría de nosotros se da cuenta de que el tiempo vuela, que el ayer no vuelve y que los días que tenemos sobre esta Tierra están contados y más vale que los aprovechemos bien, viviendo en nuestro propósito.   

Así que hoy te quiero compartir algunas cosas que he aprendido, o mejor, que Dios me ha enseñado. Y para ti que estás empezando a vivir, créeme que más rápido de lo que piensas llegarás a la cuarta década, o la quinta… escoge el diseño de Dios, es la mejor manera de vivir.

Esta lista no es un tratado de filosofía ni siquiera de mejoramiento personal. Son solo eso, lecciones de vida que Dios me ha ido dando… y seguirá, porque cada día es una nueva oportunidad de aprender, y crecer.

  • Las cosas por las que me preocupaba ayer, hoy ya son historia. Preocuparse es un deporte demasiado improductivo y consume lo mejor de nuestra energía. Descansar en Dios también lleva práctica pero nos renueva y nos hace más fuertes en él.
  •  Las palabras tienen mucho más poder de lo que imaginaba. Tengo que escogerlas deliberadamente. Nunca me arrepentiré de las que no diga.
  •  Escoger ver “el vaso de agua medio lleno” me permite dar margen a la oportunidad, los sueños, los intentos. Para ello necesito llenar mi mente de pensamientos enfocados en Dios y su verdad, porque él solo tiene lo que es mejor para mí.
  •  Animar a otra persona no me cuesta nada y puede cambiar su vida por completo. Convertirlo en un hábito hace crecer mi corazón y me abre los ojos a ver como Dios ve.
  •  Dar a otros el beneficio de la duda, siempre. Son humanos como yo. Si me apresuro a juzgarlos puedo equivocarme y traer juicio sobre mí misma.
  • No todo lo que me tocará hacer será de mi gusto, pero si pienso en hacerlo como para Dios, mi actitud cambiará.
  • La actitud de los demás no puedo controlarla, ni tampoco sus reacciones. Pero las mías sí. 
  •  Cada momento es único y no regresa; y será solo tan especial como yo decida hacerlo. Mi mejor opción es vivirlo y dar lo mejor de mí.
  • Cada día es un regalo que Dios nos hace. Pero como cualquier regalo, me toca a mí extender los brazos, recibirlo y disfrutarlo.
  • La gratitud es un hábito que si se practica lo suficiente destierra la queja, da honra a Dios y nos hace más felices.
  • Amar es una capacidad que Dios nos ha dado. Nos dio el mejor ejemplo en Jesús. Y amar a su manera es una decisión que tengo que tomar cada día.
  •  Llegar a entender para qué Dios nos puso aquí y qué misión tiene con nuestras vidas, y luego decir que sí a esa misión, es la forma más satisfactoria de vivir. No hay realización superior.
  • El mejor legado que podemos dejar es una vida invertida en otros. Así cuando ya no estemos, nuestra huella todavía quedará.
  • Mi esposo es mi mejor amigo.
  • Mis hijos son un préstamo, no una propiedad. Dios confió en mí para la tarea pero necesito depender de él para cumplirla bien.
  •   Mis padres no son perfectos, pueden haberse equivocado, pero eso no me exonera de honrarlos ni de ayudarles en su vejez.
  • La belleza externa es efímera, la del corazón se acentúa con los años. Y será la única que quede. Tengo que cuidarla.
  •  La primera batalla se gana o se pierde en la mente. El triunfo estará en someter cada pensamiento a la autoridad de Jesús, en obediencia.
  • Dios me ha dado sus promesas, depende de mí creerlas. 
  •  Y, una última verdad, porque no quiero cansarte con esta lista, no se trata de mí (ni de ti). Estamos aquí para alabanza de la gloria de Jesús. Mi vida tiene que ser un canto a su grandeza. De eso se trata.

Gracias, Dios, por regalarme otro año más. Cuando miro a mi alrededor me doy cuenta de que ha sido solo por tu gracia y tu misericordia. ¡Te alabo! Quiero llegar al final y terminar la carrera que me has puesto por delante. Ayúdame a serte fiel.  


Wendy


8 comentarios :

  1. Hola Wendy, muchas felicidades por su cumpleaños, que el Señor la siga usando grandemente para bendecirnos a muchos. Que la pase super junto a sus seres queridos un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Wendy, muchísimas felicidades en tu cumpleaños. Deseo que le Señor te continúe bendiciendo y te permita cumplir muchos años más en sus Caminos y en compañía de tu preciosa familia. Besos. Lucy

    ResponderEliminar
  3. Felicidades sierva de Jesucristo !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Las bendiciones que Dios tiene para ti sean cada día mas abundantes, y puedas en su regazo aprender sus deseos de amor que ya de antemano tiene para ti y para tu familia, sigue siendo de bendición donde quiera que Dios te tenga para gloria suya. Otra vez FELIZ CUMPLÉ Y FELIZ DÍA!.

    ResponderEliminar
  4. Qué hermoso. Dios te bendiga, Dios te ha dado mucha sabiduría e inteligencia y una vida hermosa por tu obediencia a El. Dios te bendiga. Jenny desde Venezuela

    ResponderEliminar