miércoles, 30 de abril de 2014

Cuando la pila no se termina {¡y yo quiero cerrar la puerta!}

Estoy convencida de que mi cuarto de lavado tiene algún duende escondido que multiplica la ropa por la noche o un hada cuya función es girar la varita y hacer que la pila crezca y crezca. Cuando creo que terminé, la pila crece otra vez.

¿Acaso no es así todo en la vida? Cuando creemos que ya logramos algo, volvemos a equivocarnos y hay que empezar de nuevo. Leí esto una vez: "Cuando creo que dominé el baile de la vida, alguien inventa un paso nuevo". ¡Qué gran verdad!

A veces tengo deseos de cerrar la puerta del cuarto de lavar  y no entrar nunca más....pero eso no quiere decir que el montón de ropa no seguirá creciendo. ¡¡Al contrario!!

Pasa lo mismo con nosotras y nuestro peregrinar espiritual...

[PARA SEGUIR LEYENDO HAZ CLIC AQUÍ]


Gracias por visitarme. ¿Quisieras recibir estas publicaciones directamente en tu correo? Estás invitada a suscribirte. {Usa la casilla de arriba a la derecha y sigue las instrucciones. También recibirás gratis un libro devocional "Limonada para el alma", mi obsequio para ti.}



No hay comentarios :

Publicar un comentario