viernes, 9 de mayo de 2014

Renuncia a ser la mamá perfecta {o expectativas que matan}

Todavía en ocasiones lloro y pienso que no estoy a la altura de la tarea. Ser mamá. ¡Qué difícil! Creo que pudiera hacer otra carrera universitaria, escribir más de un libro, dar montones de conferencias y el reto no me parecería tan grande como este de ser madre.

Y a veces cuando uno de mis hijos me dice: “eres la mejor mamá del mundo”, me cuesta aceptarlo.
¿Te pasa lo mismo?

Fue en uno de esos días, entre lágrimas, culpa y cuestionamientos, que Dios me susurró muy bajito: “Si te llamé a ser madre es porque creo que puedes hacerlo. Eres la mamá que yo destiné para Daniela y para Nathan”.

Y Dios no se equivoca, así que aunque yo quizá tuviera ganas de debatir su punto {a veces queremos discutir con él, seamos honestas}, decidí quedarme calladita y aceptarlo...

{PARA SEGUIR LEYENDO, HAZ CLIC EN ESTE ENLACE}


Tu visita es un honor para mí. Te invito a navegar por el blog y si deseas suscribirte, ¡bienvenida! No olvides avisarme para hacerte llegar Limonada para el alma, un obsequio completamente gratis.

Bendiciones en tu fin de semana y por supuesto, ¡te deseo un muy feliz "Día de las madres"!

Wendy

Facebook  Twitter


2 comentarios :

  1. Amada Wendy, muchas gracias.... eres una gran bendición para mi vida y se que para muchas mas.
    Feliz día Mamá!!

    ResponderEliminar