Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Un regalo en segunda vuelta

Imagen

Mamá imperfecta... y está bien

Estoy segura de que cuando pasen los años y mire hacia atrás, habrá muchas cosas que quisiera haber hecho diferente como madre. ¿Será porque no puse todo mi empeño, o porque no di prioridad a este rol, o porque no leí suficientes libros sobre la maternidad a la manera de Dios? Creo que no. La respuesta es mucho más sencilla: simplemente porque soy humana y por mucho que me esfuerce nunca seré perfecta. Por lo tanto, en mi función de mamá, como en todas las demás, cometeré errores.

No hay manera de ser la súper mamá que tú y yo quisiéramos. Si brillamos en una cosa, es muy probable que fallemos en otra. Necesitamos aferrarnos cada día a la gracia de Dios si no queremos ser madres frustradas. Necesitamos entender la misericordia que el Padre nos muestra, incondicional, para no flagelarnos constantemente por los errores que a veces nos hacen quedarnos despiertas en medio de la noche.
Sí, es bueno que aprendamos de los errores, es excelente prepararnos hasta donde sea posible y maravillos…

¿Cuánto falta?

Imagen
Ya llegamos?” “¿Cuánto falta?” “¿Está muy lejos?” Este diálogo se repitió en nuestro auto tantas veces durante un corto viaje que yo ya tenía deseos de bajarme e ir caminando o de salir volando por una ventana. Todo el que ha viajado con niños sabe a lo que me refiero. Las preguntas del principio se repiten interminablemente.


Pero me pregunto cuánto cambiamos en realidad al volvernos adultos. ¿Cuántas veces en nuestra vida de adultos nos hacemos esas mismas preguntas, pero con otros destinos en mente? Ya no se trata de llegar a un punto geográfico, se trata de las metas, de los sueños, de los lugares a los que queremos llegar y nos hacemos esas mismas preguntas. ¿No es cierto? Y si tenemos a Dios por Padre, entonces lo agobiamos a él con las mismas. “¿Cuánto falta, Señor, para _____________? ¿Está muy lejos de mí esta meta? ¿Cuándo se realizará ese sueño que he acariciado durante tantos años?”

Hablemos hoy del viaje de la vida... 

TE INVITO A SEGUIR LEYENDO. SIGUE ESTE EN…

Yo y mi casa serviremos a Jehová

Imagen
Hoy tengo una invitada, Edurne Mencia, una amiga española que sirve a Dios, junto con su familia, cerca de la selva amazónica. No nos conocemos en persona pero la tecnología y la pasión por bendecir la vida de muchas mujeres mediante la palabra escrita han acercado nuestros corazones. ¡Gracias, Edu, por aceptar mi invitación!

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis, si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová” Josué 24:18

Yo y mi casa serviremos a Jehová. Esta declaración de intenciones de Josué siempre ha calado hondo en mi corazón. 

Josué lanza un reto aquí y pregunta al pueblo de Israel a quién van a servir. Lo que me llama la atención es que no pregunta “si” van a servir, sino “a quién”. Cuando decidimos no servir a Dios, automáticamente estamos tomando la decisión de servir a otro: a nosotras mismas, al dinero, a la po…

Cuando llegan las malas noticias

Imagen
Hace un tiempo, mi hija que entonces tenía nueve años, escuchó un comentario en la escuela sobre noticias horribles, y vino con su carita preocupada a hacerme preguntas. Esas preguntas que nunca quisiéramos escuchar porque nos recuerdan el mundo caído e imperfecto en que vivimos. Nos recuerdan que aunque queramos, nuestros hijos no pueden vivir en una burbuja y están expuestos al pecado y a sus consecuencias.Preguntas para las que quisiéramos tener respuestas fáciles, pero no es así. 

Reflexiones de verano {celebrar siempre}

Imagen
Un día mientras preparaba la cena, me puse a pensar en por qué guardamos tanto las cosas para los momentos “especiales” de la vida. Y es verdad, hay momentos así, que meritan cosas especiales; pero como lo indica su nombre, por ser especiales son pocos. Son más los cotidianos, los del diario, los que damos por sentado pero que no sabemos cuándo terminarán.


¿Celebras solo los días "especiales"? Hoy estoy por primera vez Dulce Fragancia y quiero invitarte a leer esta reflexión que surgió de un día común y corriente mientras preparaba la cena...

{SIGUE ESTE ENLACE

 ¿Estás en Twitter? Te invito a visitarme allí.

Muchas bendiciones en tu fin de semana,

Wendy


De vacaciones

Imagen

Un ejercicio de memoria con beneficios eternos

Imagen
Hace unos días manejaba para recoger a mis hijos de la escuela y escuchaba la radio. Terminó la canción y el presentador dijo un versículo bíblico, luego comentó que ese era el versículo de la semana, para todo el que quisiera memorizarlo.

Me puse a pensar, ¿cuándo fue la última vez que memoricé un versículo bíblico? Mi esposo y yo tratamos de enseñar uno nuevo a nuestros hijos cada semana, pero por lo general esos ya los conocemos. Me refiero a aprenderme yo un versículo bíblico nuevo... 
¿Te has hecho la misma pregunta o has pensado en eso últimamente? Sigue este enlace y meditemos juntas. Hoy estoy en Bibliavida.com
¡Bendiciones!
Wendy
¿Me acompañarías en Twitter?