miércoles, 23 de julio de 2014

Cuando la vida nos presenta desvíos

Qué molesto nos resulta ir manejando, sobre todo en horario pico, y encontrarnos un letrero que dice:


Desvío. Me pasó el otro día y resultó que el desvío me obligaba a regresar, por otra calle, a mi punto de partida. Realmente frustrante, pero así es cuando están haciendo arreglos.

Y lo mismo pasa en la vida... pero los desvíos nos preparan para lo que vendrá después.

{TE INVITO A SEGUIR LEYENDO, SIGUE ESTE ENLACE}

Si te gustan las redes sociales, me encantaría conectarme contigo. Podemos hacerlo a través de  Facebook y/o Twitter. ¡Te espero!

Bendiciones,

Wendy




1 comentario :

  1. Gracias este desvío, me alegro y me alegra sentir que quien va como piloto es mi hermoso Dio, como copiloto mi hermoso Jesús y como gps el Espíritu Santo..mejor seguridad que puedo pedir más, sólo agradecida a manos llenas.

    ResponderEliminar