miércoles, 9 de julio de 2014

Cuando llegan las malas noticias

Hace un tiempo, mi hija que entonces tenía nueve años, escuchó un comentario en la escuela sobre noticias horribles, y vino con su carita preocupada a hacerme preguntas. Esas preguntas que nunca quisiéramos escuchar porque nos recuerdan el mundo caído e imperfecto en que vivimos. Nos recuerdan que aunque queramos, nuestros hijos no pueden vivir en una burbuja y están expuestos al pecado y a sus consecuencias.  Preguntas para las que quisiéramos tener respuestas fáciles, pero no es así. 

Me senté con ella e hice lo único que podría darle una respuesta verdaderamente sabia y tranquilizadora...

PARA CONTINUAR LEYENDO, HAZ CLIC EN ESTE ENLACE. ¡GRACIAS!


Muchas gracias por dejarme llegar hoy a tu buzón.

Bendiciones,

Wendy

Para conectarnos en Facebook  y Twitter. 

¿Te quieres suscribir? Usa la casilla de la derecha.



No hay comentarios :

Publicar un comentario