lunes, 27 de octubre de 2014

Antes de que el temor te abrume esta semana

Basta con encender la radio, la televisión, la computadora o el teléfono, y comienza el torrente de malas noticias. Guerras, ébola, muerte, hambre, desastres políticos, desesperanza.  

Fue en un día así cuando me senté a pasar mi tiempo con Dios (debí haberlo hecho al revés, primero esto y luego las noticias), y al leer mi libro de lecturas diarias, el Señor me habló con este pasaje:

“Miren, Dios ha venido a salvarme.
 Confiaré en él y no tendré temor.
El Señor Dios es mi fuerza y mi canción;
 él me ha dado la victoria”.
Isaías 12:2, NTV

El Señor está presto para salvarnos, no importa si el ébola merodea, vienen huracanes, si los volcanes entran en erupción, si las lluvias inundan o si no hay lluvia, o si los rumores de guerra llegan a nuestros periódicos.

La confianza en Dios echa fuera el temor. Es una garantía, porque no se puede confiar y temer a la misma vez. Y por eso hace unos días tuvimos este video.

El Señor es nuestra fuerza. Incluso en los días en que las noticias nos dejan sin fuerzas, en aquellos en los que el dolor de otros o el nuestro nos quita el deseo de seguir. Él es nuestra fuerza, él da fuerzas al que no tiene ninguna. El Señor es tu fuerza hoy, dondequiera que estés, sea lo que sea que estés pasando. Y aún más, nuestro Dios es nuestra canción. ¿Qué quiere decir eso? Dios habita en la alabanza de su pueblo. Cuando nosotros alabamos, el enemigo huye porque no puede resistir la presencia de Dios.

El sábado esperaba yo una visita y de pronto la lavadora de platos, que todavía no cumple un año con nosotros, dejó de funcionar. Estaba llena y yo necesitaba alistar todo para la noche. Así que no me quedaba otra opción que comenzar a lavar los platos, a la antigua. Me puse a cantar, y puedo asegurarte que eso marcó toda la diferencia. Alabar a Dios cambia por completo nuestro enfoque y perspectiva. Cuando alabamos nuestros pensamientos se mudan, pasan de la situación que enfrentamos al Dios que controla todas las situaciones.  (Ah, y por cierto, gracias a Dios y a la habilidad de mi esposo, ¡la lavadora volvió a funcionar!)

Por último, no podemos olvidar, como dijo el profeta Isaías, que nuestro Dios nos ha dado la victoria. El mundo periodístico actual se complace en dar malas noticias. Fíjate que incluso el pronóstico del tiempo dice “cielos parcialmente nublados” y no “parcialmente soleados”. No dejemos que sea eso lo que defina nuestro día. El Señor nos ha dado la victoria. La victoria está en Jesucristo quien nos dijo: “Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo” (Juan 16:33, NTV). Independientemente de lo que digan las noticias, nosotros sabemos en manos de quién está nuestra vida.

La Biblia repite una y otra vez “no tengas temor”. Y sí, somos humanos y nos cuesta, pero Dios se complace en un pueblo que confía y lo bendice:

“Pero benditos son los que confían en el Señor 
y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza.
Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas.
A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto.”
Jeremías 17:7-8

La vida que Dios diseñó es una vida libre de temor. ¡Vamos a vivirla así!

Anuncio: Llega noviembre y con él nuestro ya traadicional: Desafío a dar gracias. El viernes daré todos los detalles, Por lo pronto, te invito a compartir el anuncio. ¡Gracias!   



Que tengas una linda semana,

Wendy

Si estás hoy aquí por primera vez, ¡gracias por visitarme! Para recibirl las publicaciones directo en tu buzón, estás invitada a suscribirte. Usa la casilla que aparece arriba a la derecha.  Podemos conectarnos también en Facebook y en Twitter.


No hay comentarios :

Publicar un comentario