lunes, 12 de enero de 2015

Cuarto aniversario, lecciones aprendidas y un regalo para ti


Era un día como otro cualquiera, una mañana en la que estaba pasando mi tiempo a solas con Dios.

Ahora bien, en ocasiones la voz de Dios parece tan clara que casi nos asusta. Y eso fue lo que me sucedió aquella mañana ordinaria, que a partir de ese momento no lo fue.

Verás, hacía ya tiempo que había abierto mi cuenta en Blogger para comenzar a escribir. Pero en eso quedó todo. No lograba decidirme. No conocía bien el mundo de los blogs, no sabía cómo empezar uno, y tenía temor de escribir para que el mundo leyera las palabras que salieran de mi teclado.

Pero en aquella mañana del 10 de enero de 2011, el Señor claramente me lo dejó ver: “Hoy vas a empezar a escribir en el blog”. ¿Sabes? La convicción fue tan fuerte que no vacilé un instante. Me senté frente a mi computadora y traté de empezar a descifrar cómo componer este blog.

El desafío era grande pues no se trataba solo de diseñar el blog, ponerle un nombre (primero se llamó “De mujer a mujer”), y escribir los artículos. También era cuestión de hacerlo llegar a otras personas que no tenían ni la menor idea de quién era yo ni por qué estaba escribiendo. ¡Sé que a muchos les pareció loco, les dio risa o quizá hasta arrogante! Para mí era lanzar una gota de agua en medio del inmenso océano.

Pero Dios… Dios fue en realidad, y es, el precursor, autor y sustentador de este ministerio. Sí, porque en realidad en eso se convirtió. Poco a poco me di cuenta de que no se trataba de un blog porque sí, era una manera de alcanzar a otras mujeres que quizá, como yo, también anhelaban vivir la vida diferente, como Dios la diseñó.

La realidad es que a nivel humano no hay muchas probabilidades de que yo pueda visitar Rusia, China, India, Mozambique, o Australia. Pero la tecnología sí lo permite. Y hasta esos lugares están llegando estos artículos. ¡Solo Dios podía haber pensado algo así!

Desde aquel 10 de enero hasta la fecha he vivido momentos diferentes en este ministerio. Algunos han sido muy felices, otros de un profundo desánimo. Pero una y otra vez el Señor me ha recordado que no se trata de cómo yo me sienta sino de mi obediencia a su llamado.

Y aunque todavía queda mucho por recorrer y aprender, quiero compartirte algunas lecciones de estos cuatros añor, porque quizá te sirvan de aliento, quizá te impulsen si estás considerando todavía decirle sí a Dios o no.

  1. Cuando Dios nos llama, él sabe con lo que cuenta. Conoce nuestros dones y debilidades. No tenemos que tratar de arreglar eso.
  2. Un blog, o cualquier otra cosa que quieras hacer para Dios, requerirá perseverancia. No siempre tendrás ganas de hacerlo, pero persevera.
  3. Si queremos disfrutar lo que hacemos, necesitamos decidirlo y entender que no serán los números, las estadísticas, lo que marcará nuestra satisfacción. Créeme que esto ha sido una lección difícil de aprender.
  4. Decirle sí a Dios no siempre tendrá la comprensión de los que te rodean. Algunas personas pueden cuestionar lo que haces, tus motivos, y quizá sencillamente piensen que estás perdiendo el tiempo. Cuando eso suceda, acuérdate de Noé, y sigue construyendo tu arca. Tu trabajo es para Dios.
  5. No todos los blogs serán famosos ni estarán en el número uno de las herramientas de búsqueda y tráfico de la red. Pero asegúrate de ser fiel al grupo de lectores que tienes y que te apoyan. Sobre todo, asegúrate de cumplir con la entrega del mensaje que Dios te ha dado.
  6. Para aquellas que les gusta escribir, escribir es una disciplina. No podemos esperar solamente por la inspiración. Escribir es un trabajo arduo que requiere programación en nuestra agenda, como todo lo demás.
  7. Y una última lección aprendida, cuando descubrimos aquello para lo cual fuimos hechas por Dios y lo hacemos con pasión, ningún esfuerzo parece demasiado. Nos sentimos completas.

Estoy segura de que hay muchas otras lecciones que ahora se me escapan, pero quiero terminar porque hay algo más.

Quiero agradecerte por ser suscriptora de este blog. Tú eres una parte vital de este ministerio. Gracias por tomarte el tiempo de leer, por hacer espacio en tu buzón (seguro ya repleto) para recibir las publicaciones. Gracias a cada una por los comentarios, los correos electrónicos. Aunque trato de contestarlos todos, a veces no puedo por cuestión de tiempo. ¡Pero cuánto les agradezco!

Hoy quiero hacerles un pequeño regalo. Al final de este mensaje  encontrarás dos enlaces (solo disponible para quienes lo reciben por correo electrónico). El primero es al libro devocional “Limonada para el alma”, si no lo tienes, ahí lo puedes descargar. Y el segundo es a un nuevo recurso, el libro “Vivir en la luz”, basado en la serie que hicimos el año pasado sobre el libro de Efesios y que ahora puedes tener a tu disposición para estudio personal o en grupo. Espero sea de bendición a tu vida.

Y por supuesto, no puedo despedirme sin antes darle gracias a mi Dios por permitirme ser un instrumento en sus manos. Nunca imaginé las cosas que aquel primer sí harían posibles, pero no me arrepiento ni un instante. ¡TODA LA GLORIA SERA PARA JESÚS!

Bendiciones, mi querida lectora. ¡Sigamos adelante con la vida que Dios diseñó!

 Wendy 

Para recibir las publicaciones directo en tu buzón, estás invitada a suscribirte. Usa la casilla que aparece arriba a la derecha. Podemos conectarnos también en Facebook y en Twitter.


18 comentarios :

  1. Felicidadades!!!!!!!!!!
    Sabes? encontre tu blog "casualmente al pulsar una tecla"....y desde entonces te leo a diario...Doy Gracias a nuestro Dios por haberme permitido conocerte por este medio, tus palabras han edificado mucho mi vida, han sido de gran ayuda en este caminar con Dios.

    Te mando un abrazo desde Monterrey,Mexico

    Yazmin

    ResponderEliminar
  2. Wendy, muy agradecida a Dios y a ti de contarme entre las seguidoras de tu blog. Realmente Dios sabe lo que hace con cada una de nosotras, simplemente que tengamos la humildad de dejarlo actuar, aún a pesar de nostras mismas.
    Él siga dándote abundantemente de su gracia para seguir compartiendo su infinito amor y la vida como la diseñó para que la vivamos.
    Un fuerte abrazo desde Lima,Perú.
    Marianela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga, Marianela y gracias por tus palabras!

      Eliminar
  3. Gracias Wendy! Puedo decir que pusiste una semilla en mi que ahora se ha convertido en un pequeño brote que ha empezado a crecer, todavía tengo que regar, abonar y cuidar mucho, pero esta pequeña semilla tiene intención de convertirse también en un Blog que traiga, por lo menos 1/8 de la bendición que el tuyo esta repartiendo! Felicidades por tu celebración

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saberlo, Ruth! Bendiciones mil!

      Eliminar
  4. Muchas felicidades Wendy, gracias por lo que has bendecido mi vida por tu página.
    Me encantaron los consejos.
    Abrazos para ti y que sigas adelante en la tarea que Dios te ha dado.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Wendy, el blog ha sido de gran bendición para mi vida y para muchísimas personas más. Yo lo recibo en mi correo (España) y lo reenvío a una amiga en Cuba, que a su vez lo reenvía a muchas de sus amistades y de ese modo van recibiendo y compartiendo la bendición de la Palabra de Dios y extendiéndola hasta lugares que no te imaginas. Ánimo y a seguir cumpliendo muchos años más en este precioso ministerio con la ayuda del Señor.

    "Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano". 1Co 15:58

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lucy! Y gracias por compartir el blog. Agradezco el versículo que me dedicaste!

      Eliminar
  6. Wendy gracias por compartir lo que escribes, me edifica mucho, saludos desde Alemania!

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena Wendy!!! Te aprecio muchísimo y respeto. El Espíritu Santo se mueve con poder a través de ti. Todo lo escribes es un bálsamo sobrenatural. Aunque no participe tanto, te sigo y leo con mucho cariño. Pido que Dios te siga usando y te lleve a nuevos niveles de promoción y sabiduría. Te bendigo a ti y toda tu familia. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. felicidades Wendyy una bendición fue encontrar tu blog. Monica

    ResponderEliminar
  9. Gracias por compartir estas lecciones... me siento totalmente identificada... que el Señor le bendiga y le anime siempre a continuar honrándole a través de su sitio web. Un gran abrazo y mis mejores deseos para usted y su familia este 2015.

    ResponderEliminar
  10. Muchas, muchas gracias a todas por sus felicitaciones, comentarios y muestras de cariño. Que Dios les bendiga!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Wendy, Mil Gracias que hermoso!! Muchas bendiciones por tu blog, Dios ha bendecido mi vida, me ha hablado por medio de ti, un día buscando decía De Mujer a Mujer, llamo mi atención y luego cada día al leer las enseñanzas...tremendo!! lo que Dios hace, que testimonio tan bonito como Dios te confirmo y tu le dijiste que si y mira cuantas somos bendecidas por tu blog.
    Pienso que realmente es el Espíritu Santo ministrando nuestras vidas, cuando necesitamos una palabra para nuestros corazones, Dios te usa a través de las enseñanzas que El pone en tu corazón.

    Gracias Amado Dios por tu sierva Wendy, Señor síguela usando poderosamente.
    Gracias Wendy, te mando un abrazo.

    Lucy Salinas
    Bogotá - Colombia.

    ResponderEliminar