Porque empieza un año nuevo, y siempre es bueno empezar otra vez

Un nuevo año. Una página en blanco. Doce meses más para escribir en la historia de nuestra vida. Y aunque si lo analizamos fríamente es solo una cuestión “psicológica” porque simplemente terminó un día y comienza otro, y en el gran panorama de la vida nada cambió, creo que nos hace bien pensar en esto. Pensar que tenemos otra oportunidad para empezar desde cero. Otra oportunidad para analizar y hacer cambios. Una nueva oportunidad para contar bien nuestros días.


Si ya hace un tiempo que lees este blog sabes que aunque sí me gustan las metas y cada año tengo algunas, ya no tomo “resoluciones de año nuevo”. Hace un tiempo decidí que en lugar de eso escojo una palabra que será una especie de brújula y un versículo bíblico que me servirá de lema. Te confieso que este año me ha costado un poco más escogerla. Y si me preguntas por qué, no sabría decirte. He tenido muchas conversaciones con el Señor al respecto. He anotado palabras, en papel y en mi mente. Y no es que sea algo mágico ni estratosférico, pero me gusta saber que escogí algo que está alineado con lo que Dios quiere hacer en mi vida en este momento. Al final del artículo te diré cuál fue por fin la palabra “ganadora”.

Estuve unos días de vacaciones con mi familia e hicimos un viaje por carretera. Todas esas horas me sirvieron, entre otras cosas, para pensar bastante en el año que terminaba, en lo que había logrado y lo que no. Pensé también en qué cosas me gustaría cambiar y hacer de manera diferente.  Por supuesto, entre las cosas en las que estuve pensando incluí este blog, que dentro de unos días ya cumple cuatro años.  

En 2015 quiero finalmente terminar un proyecto que comencé en 2014, un libro. Y claro, como los días del 2015 al igual que los del 2014 solo tendrán 24 horas, y las responsabilidades y listas de pendientes no disminuyen por mucho que yo quisiera, tengo que buscar la manera de dedicar tiempo a ese proyecto. No es fácil cuando también dedico tiempo para escribir en el blog, de modo que en 2015 quizá no haya tantas publicaciones como de costumbre o quizá los días varíen. Solo quiero pedirte gracia para alguien que, como tú, trata de vivir de la mejor manera posible los días que Dios nos regala.

Y esa fue otra cosa en la que medité durante nuestro viaje. ¿Cuáles son realmente las prioridades de mi  vida y por qué? Tal vez es una pregunta que quieras hacerte tú misma. Sin darnos cuenta a veces las alteramos y aquello que no es tan importante desplaza a lo que en verdad debiera ocupar el primer lugar de nuestra lista.

En 2015 quiero pasar tiempo leyendo el libro de Salmos, con calma, sin apuro. Son 150 capítulos pero algunos son cortos y otros más largos. Le escuché decir a Chuck Swindoll que los salmos nos enseñan a relacionarnos con Dios. Y ese es otro de mis anhelos para 2015, quiero ahondar más con Dios. Así que muchas veces recibirás artículos salidos de esa búsqueda.

Mi querida lectora, hubo muchas cosas en 2014 que quedaron incompletas en el libro de mi vida. Algunas porque Dios todavía no las ha terminado. Otras porque yo no las terminé. Y en 2015 quiero ganar en eso. Quiero llevar a término los proyectos. Quiero perseverar. Y ahí tienes mi palabra del año. Cuando pierda las fuerzas, perseverar. Cuando venga el desánimo, perseverar. Cuando surjan las dudas, perseverar. Cuando no quiera amar a alguien, perseverar. Cuando no quiera escribir, perseverar. Cuando la vida se vuelva difícil, perseverar.

Y aunque muchos pasajes bíblicos hablan de perseverancia, finalmente me quedé con este para lema del año: “Perseverar con paciencia es lo que necesitan ahora para seguir haciendo la voluntad de Dios. Entonces recibirán todo lo que él ha prometido” (Hebreos 10:36).

No sé si escoges una palabra para tu año, pero si es así, y te sientes cómoda haciéndolo, me encantaría que nos compartieras cuál has escogido. Puedes dejar tu comentario en el blog.

Vivamos 2015 como Dios lo diseñó, contando nuestros días conscientes de que son un regalo inmerecido y buscando vivirlos con sabiduría. Busquemos perseverar en todo aquello a lo que Dios nos ha llamado.

Bendiciones mil,

 Wendy 


Para recibir las publicaciones directo en tu buzón, estás invitada a suscribirte. Usa la casilla que aparece arriba a la derecha. Podemos conectarnos también en Facebook y en Twitter

 

Comentarios

  1. Amada Wendy....Dios te Bendiga!!
    Que hermosa tu palabra para enfocarte en el 2015, PERSEVERAR!!.
    A mi el Señor me dio la palabra PERMANECER(Juan 15),esta palabra aparece 11 veces en este capítulo y me la regalo por medio del pastor de mi iglesia, ya llevo tres años pidiéndole a El, que me muestre una palabra cada año y en este 2015, como tu escribes quiero ahondar mas con mi Amado Dios, El será mi fuerza cada día y El me ayudara a PERSEVERAR mas y mas.
    También voy a dedicar tiempo para leer los Salmos.

    Wendy, te mando un abrazo y gracias por compartir cada letra guiada por el Espíritu Santo para animarnos a vivir la vida como Dios la diseño para nosotras sus hijas.

    Bendiciones!.

    Lucy Salinas
    Bogotá-Colombia

    ResponderEliminar
  2. Gracias, mi querida Lucy! Que dios bendiga tus propósitos en este año, al igual que a tu familia.
    Te mando un abrazo yo también!

    ResponderEliminar
  3. Estimada Wendy es muy interesante la palabra PERSEVERAR que te ha dado el Señor para este año y la que asume la amiga Lucy, PERMANECER, como bandera-guía para este año. Me gustaría compartir con ustedes la lectura que nos dio nuestro pastor para este año, la cual considero, da respuesta del Señor en cuanto a su acción y los resultados que obtendremos por perseverar y permanecer en Él, en su voluntad y en su conocimiento. La lectura es Isaías 45:2 y dice así: Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos;.....me atrevo a completar este versículo con el que sigue, el 3: y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre. Seguiré tus indicaciones y leeré los Salmos a diario para profundizar en el conocimiento de Dios. Muchas gracias por cada una de las palabras que con dedicación e inspiración escribes en tu blog y en tus libros y le pido al Señor que acomode los lugares y los caminos para que sigas recibiendo de su divina inspiración para brindarnos de una manera cotidiana su sabiduría.

    Cariños y miles de bendiciones para este 2015 reciban ustedes y sus familias,

    Magda Guédez, Caracas-Venezuela.

    ResponderEliminar
  4. Bendiciones desde Venezuela!
    El Señor continúe llenando su vida de sabiduría.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario