miércoles, 10 de junio de 2015

Una mujer sabia logra sus metas

El mundo de las redes sociales me ha concedido la bendición de conectarme con otras mujeres cuya pasión también es usar la palabra escrita y los medios de comunicación para llevar a otros las verdades de Dios.

Este es el caso de mi invitada de hoy, una amiga a la que no conozco en persona pero a quien admiro mucho. Su nombre es Trisha Goddard.

Trisha es una creyente, creada y llamada para expresar su fe a través del amor, especialmente al encontrar formas de servir a su familia y a las mujeres en el ministerio. A Trisha le gusta viajar y leer. Está casada con Mike y tienen tres hijos. Viven el Paraguay, donde sirven a Dios desde el 2004. Puedes encontrar más sobre su ministerio aquí: www.mtgoddard.com.



Una mujer sabia tiene un buen equilibrio en el manejo de sus relaciones interpersonales y prioridades. Una mujer sabia administra bien su tiempo y finanzas. Ella planea e invierte en lo que más valora. Una mujer sabia identifica y pone en práctica los principios de Dios.

El año pasado estaba pensando en lo que realmente Dios deseaba para mí personalmente en el corriente año en cuanto a mis relaciones interpersonales y mis prioridades como esposa, mamá, profesora de mis hijos en casa, misionera y escritora.  Sabía que necesitaba un equilibrio pero al mismo tiempo tenía las ganas de servir  y lograr muchas cosas.

Luego de algunas semanas pensando y meditando sobre mis metas para el año 2015, decidí usar la palabra “correr” como lema principal.

Voy a correr con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe (Hebreos 12:1-2).

Voy a correr hacia mi Padre Celestial a través de la oración y leyendo Su Palabra.

Voy a correr hacia mi marido e hijos e invertir en sus vidas.

Voy a correr hacia el ministerio y estar involucrada en las cosas que complementan las responsabilidades diarias de mi marido.

Voy a correr hacia el equilibro entre el tiempo y las finanzas.

Voy a correr hacia el cuidado integral de mi salud.

Estoy convencida, por mi experiencia personal, que tener metas es algo sumamente importante, porque ayuda a identificar lo que uno desea lograr y a dónde quiere llegar. Las metas deben impactar la forma que vivo en la práctica.

Cuenta con Dios. Esta es la base de todo buen plan. Ora por tus planes. Pídele a Dios dirección. Busca consejo en su Palabra. Y sobre todas las cosas, no olvides que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros. ~Wendy Bello

Entonces, me comprometí a hacer los siguientes pasos que llegaron a cambiar mi vida cotidiana.

1.) Vida espiritual:
·         Buscar a Dios en la mañana antes de cualquier otra actividad.
·         Leer y estudiar la biblia personalmente y también entre familia antes de dormir.
·         Leer libros que me ayuden crecer espiritualmente.

2.) Familia:
·         Pasar tiempo con mi marido: hablando, escuchando y ayudándole.
·         Tomar tiempo con cada hijo: escuchándoles, jugando y dando paseos.
·         Enseñar a mis hijos: en su relación personal con Dios, cómo hacer tareas en la casa y en sus estudios escolares (hacemos homeschool/educación en casa).

3.) Hogar:
·         Cuidar mi hogar: la limpieza general y de vez en cuando una limpieza profunda
·         Preparar comida simple y fácil con un menú semanal  
·         Lavar ropas cada 2-3 días (a veces más en el verano), y las toallas y sábanas una vez por semana.
·         Planchar ropas 2-3 veces al mes.
·         Hacer compras de víveres una vez a la semana y ropas nuevas cuando sea necesario.

4.) Ministerio:
·         Ayudar a mi marido en sus responsabilidades en nuestra iglesia local, en ALTECO (la organización que representamos) y con la Organización Ñanduti (una ONG en Paraguay donde mi marido es Director Ejecutivo).
·         Colaborar con diseños gráficos y artículos para los ministerios donde estamos involucrados.  

5.) Mi persona:
·         Hacer ejercicios.
·         Lograr descansar.

Las metas que establecí para este año me han ayudado a tener un buen equilibrio en mi vida cotidiana. A menudo repaso mis metas y escribo un informe de cada área para seguir corriendo en lo que Dios me dio este año.

Una vida planificada y organizada da estabilidad al hogar, disminuye los niveles de estrés y por consiguiente, produce una familia más feliz. ~ Wendy Bello

¿Alguna vez ha preparado metas para su día, su semana o para todo el año?

Quisiera compartir una lista de 5 características de una mujer sabia:
1.    Tener un buen equilibrio en las relaciones interpersonales
2.    Tener un buen equilibrio en sus prioridades
3.    Tomar el tiempo para meditar, orar, anotar metas y planificar
4.    Administrar su tiempo y finanzas
5.    Identificar y poner en práctica los principios de Dios


Cada una de nosotras tendremos diferentes metas y planes. No hay un plan mayor o mejor que otro. Mi deseo es que cada una de nosotras seamos mujeres sabias como la mujer de Proverbios 31. 
_______

No olvides que mañanan tendremos nuestro "Jueves en vivo", ¡ven y comparte con mujeres de toda Latinoamérica, Estados Unidos y más allá del Atlántico!

Bendiciones,

Wendy 

Acabas de leer "Una mujer sabia logra sus metas", ¡te invito a dejar tu comentario   

No hay comentarios :

Publicar un comentario