miércoles, 15 de julio de 2015

Corre para ganar

Algunos han comparado la vida con una carrera. Y en cierto modo tienen razón. Corremos todo el tiempo.

Corremos porque las 24 horas no nos parecen suficientes para todo lo que queremos hacer. Corremos porque queremos llegar pronto a nuestro destino, ya sea al supermercado o un logro profesional. Corremos porque nos parece que solo así estaremos a tono con el ajetreo indetenible del mundo que nos rodea. Corremos.
Resulta que la comparación de la vida con una carrera es mucho más vieja de lo que creemos. Allá por el primer siglo de esta era el apóstol Pablo hizo la misma comparación. Creo que en parte porque estaba escribiendo a griegos y estos entenderían muy bien la analogía. A fin de cuentas ellos fueron la cultura que dio origen a las olimpiadas.
Y estaba yo pensando en mi semana, en todo lo que quiero y/o tengo que hacer, en cómo administrar mejor el tiempo, otra vez corriendo contra el reloj, cuando estas palabras de Pablo captaron mi atención:
¡Así que corran para ganar! Todos los atletas se entrenan con disciplina. Lo hacen para ganar un premio que se desvanecerá, pero nosotros lo hacemos por un premio eterno. Por eso yo corro cada paso con propósito. No sólo doy golpes al aire”. 1 Corintios 11:24-26

Para seguir leyendo, sigue este enlace, hoy escribo en "Con diseño divino" de Bibliavida.com.

Muchas bendiciones,


 Wendy

Acabas de leer "Corre para ganar", ¡te invito a dejar tu comentario 

No hay comentarios :

Publicar un comentario