Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Despedida de 2015

Imagen
Me parece increíble que 2015 esté llegando al final, tan solo unos días y daremos la bienvenida a un año nuevo, otras 365 páginas para que el relato de nuestra vida continúe escribiéndose.
Cuando comencé este 2015 te hablé de algunos de mis planes y también de mi palabra para el año. Puedes leerlo aquí.
Ahora, casi 12 meses después, estoy más que agradecida a Dios y feliz porque llegué a la meta, por su gracia. Mi primer libro “Una mujer sabia” vio la luz. Y es que escribir un libro y publicarlo es algo así como tener un bebé. Lleva todo un proceso, y lo queremos como algo que es parte de uno mismo. A lo largo del camino aprendí muchas cosas pero sobre todo, corroboré una vez más que cuando estamos dentro del propósito de Dios y haciendo aquello a lo que nos ha llamado, ¡no hay felicidad comparable!  Me llena de alegría saber que las palabras que él puso en mi corazón ahora alcanzan a mujeres en tantos lugares, a las que quizá nunca pueda conocer en persona, pero nos une el anhelo de…

La Navidad siempre cuesta

Imagen
El escáner no dejaba de sonar mientras la pantalla mostraba los precios de todos los artículos que la cajera iba pasando. Lo que pensé en ese momento salió de mi boca casi sin darme cuenta: “¡Menos mal que la Navidad es solo una vez al año!” A lo que la cajera contestó: “¡Debería ser cada tres años!”.
Esa conversación no se me ha olvidado. Y es que en realidad, la Navidad siempre ha costado algo, desde el principio.


A Jesús le costó todo. Un viejo himno dice: “Tú dejaste tu trono y corona por mí, al venir a Belén a nacer…”. El Rey tuvo que despojarse de toda su gloria divina para que la Navidad pudiera ser una realidad, no solo en Belén aquel día, sino cada día en que alguien decide darle morada en su corazón.
María dijo sí a la primera Navidad a riesgo de que José la rechazara cuando supiera que estaba embarazada y no le creyera cómo había sido. Y eso ni siquiera tendría comparación con el dolor que experimentaría al final de la vida de aquel bebé. Le costó ser valiente.
José aceptó ser…

El misterio de la Navidad

Imagen
Hay “misterios” bíblicos que nunca podremos entender a cabalidad. Y el versículo 23, del capítulo uno de Mateo, es uno de ellos: «¡Miren! ¡La virgen concebirá un niño! Dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel, que significa “Dios está con nosotros”».


Antes de hablar del misterio, regresemos un poco en el tiempo. En la época en que Isaías fue profeta el pueblo recibió este anuncio por primera vez (Isaías 7:14). Hasta ese momento los israelitas conocían a un Dios que les identificaba como suyos; sin embargo, para relacionarse con él tenían que ir a través de una persona, el sacerdote de turno. Dios les hablaba por medio de los profetas. Por decirlo de alguna manera, no era una relación estrictamente personal. Ahora Dios les estaba diciendo que eso terminaría un día, el tiempo en que Dios parecía distante llegaría a su fin, ¡conocerían al Dios Emanuel!
No sé si te has detenido a pensar alguna vez en eso pero a mí me deja sin palabras, y por esa razón lo considero un misterio...  PARA SEG…

Ideas para una Navidad inolvidable + premio

Imagen
Navidad también es tradiciones, sea que la palabra nos guste o no. Para dejar las cosas claras, Cristo no es una tradición. Cristo es una realidad y el motivo por el cual celebramos la Navidad. Punto.
Sin embargo, esta época del año está rodeada de tradiciones y las tradiciones tienen un valor tremendo: unen a las familias, dan sentido de seguridad a los niños y con los años se convierten en un caudal de recuerdos que disfrutamos y agradecemos.

En realidad no importa qué tipo de actividad sean estas tradiciones, lo importante es compartirlas con nuestros seres queridos. No estresarse demasiado porque entonces pierden el encanto. (Les confieso que me ha pasado.) La primera navidad fue muy sencilla, así que aprendamos de ella y no nos compliquemos tanto.
Tengo muchos recuerdos lindos de lo que era tradición en mi familia cuando llegaba la Navidad y yo era niña. Como ya te he contado, en el país donde nací y crecí por muchos años la Navidad solo se celebraba en las iglesias y familias crist…

Si las puertas se cierran

Imagen
Hace poco conversaba con una amiga, o más bien “chateaba” y como parte de nuestra conversación me dio un mensaje muy sabio que se ha quedado prendido en mi mente: “Tú solo debes querer aquellas invitaciones que sean divinas”. ¡Cuánta sabiduría en sus palabras!
¿Sabes qué sucede, mi querida lectora? En muchas ocasiones estamos tan enfrascadas en algo o tan deseosas de ver un cierto plan hecho realidad que se nos olvida que las únicas citas, los únicos planes, las únicas invitaciones, etc., que debemos anhelar son aquellos que primero fueron escritos y diseñados por Dios, que tengan origen divino.
Y antes de que pienses que estoy súper espiritualizando la vida, déjame decirte algo: como hija de Dios debo estar convencida de que cada cosa que suceda, o que no suceda en mi vida, está bajo la soberanía de él y por lo tanto, en mi corazón siempre debe haber espacio para decir: No mi voluntad, Padre, sino la tuya. ¡Eso fue lo que nos enseñó Jesús!

Con este mensaje quiero que entendamos que no …

El corazón de la Navidad

Imagen
«Entre los recuerdos que más atesoro en mi corazón están las navidades de mi niñez. A pesar de haber crecido en un país donde apenas se celebraban y donde los adornos, villancicos y la palabra misma eran “rezagos del pasado”, en mi familia la Navidad siempre ocupó un lugar importante.Mi abuelo se las agenciaba para conseguir siempre una rama de pino. Sí, porque en nuestro clima no teníamos los preciosos abetos que vemos aquí en Norteamérica. Pero igual él buscaba una rama de pino para poner el árbol de Navidad.

Niña al fin, me fascinaba abrir las cajas donde mi abuela guardaba con mucho cuidado los adornos. Eran de cristal, un tanto ya manchados por los años… ¡databan de la década del ‘50! En su tocadiscos ella ponía los discos de vinil con los himnos y canciones tradicionales mientras decorábamos la casa. ¡Qué alegría! Incluso en medio de las escaseces, mi abuela y mi mamá siempre procuraban que hubiera regalos en el árbol. Y en nuestra iglesia los programas navideños eran lo más pop…

Cinco consejos para disfrutar una Navidad sin estrés

Imagen
A pesar de ser un tiempo tan hermoso, la Navidad a veces pareciera abrumarnos y estresarnos. No sé si te ha sucedido alguna vez, pero a mí sí, y por eso quiero compartir hoy contigo algunas ideas que me han ayudado con los años a hacer de la Navidad lo que se supone que sea, un tiempo especial para celebrar a Jesús (por eso se llama Navidad, porque viene de nacimiento) y para disfrutar con las personas más importantes de nuestra vida.
Al final todos los detalles sobre “El corazón de la Navidad”.  



Tiempo: No hagas compromisos que en lugar de causarte alegría te pongan estresada y por los que luego te arrepientas. Planifica tu tiempo de modo que quede espacio para “respirar”, es decir, que puedas dar lugar a lo que realmente sea prioritario. Antes de decir “sí” a una invitación o tarea, considera la realidad de que el día solo tiene 24 horas y si aquello con lo que te estás comprometiendo será al final lo mejor para ti y tu familia.
Regalos: Navidad es un tiempo de dar y compartir porqu…