Año Nuevo

Enero, un nuevo año que Dios nos regala y en el que sin lugar a dudas tenemos la promesa de su compañía porque así lo ha hecho siempre. Es su fidelidad inconmovible la que no nos abandona en este planeta que, aunque hermoso, pareciera girar al revés y dejarnos sin habla por tanto dolor y desastre. Pero Dios sigue estando en el mismo lugar y diciéndonos lo mismo: Yo estoy con ustedes. Él está. No importa si no lo sentimos o no lo vemos, él está. Nuestra parte es creerlo.


Enero es el clásico mes de las metas, los nuevos proyectos, los propósitos. Y también es el mes de abandonar las metas, los proyectos y propósitos. Sí, no estoy siendo negativa. Es lo que dicen las estadísticas. Dicen que a la tercera semana, todo quedó en el olvido.

Ya perdí la cuenta de cuántos artículos han llegado a mi buzón de correo exhortándome a que 2016 sea el mejor año de mi vida, que tenga en 2016 la mejor vida, la mejor organización, etc. Tanto así que me por momentos me sentí abrumada. Tal vez te pasó o te esté pasando a ti también.

Llevo varios días dialogando con Dios acerca de todo esto y preguntándole cuál debe ser mi palabra, mi enfoque para este año porque tantas cosas reclaman mi atención y quisiera poder darla a todas, pero eso es imposible.

He entendido que la respuesta del Señor para mí es esta: “Prioridad, Wendy, vive un año de prioridades, empezando por mí”. Quizá te resulte contraproducente pero, como he dicho antes, tener un blog, escribir libros o llevar la Palabra no nos pone en ninguna categoría especial. Seguimos siendo mujeres comunes y corrientes que necesitan de Jesús incluso para respirar. Y si eso se nos olvida, si las prioridades se tuercen, ya perdimos el camino.

Así que en 2016 Dios me llama a vivir un año de prioridades y por eso mi versículo será este, que seguro conoces de memoria: “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten” (Mateo 6:33, NTV). Un año en que lo primero, él, sea lo primero y luego las otras cosas que realmente importan.

Será un año de purgar, de eliminar el peso extra. De hecho, ya el Espíritu Santo me ha mostrado unos cuantos equipajes que tengo que soltar. Compartiré la jornada contigo. Y eso empezará desde mi corazón hasta mis armarios (¡empecé por mi oficina!).

Estamos viviendo tiempos en que la atención de las personas está tan dividida que al final no damos atención completa a nada, ¡y luego nos preguntamos por qué todo anda patas arriba!

Si miraras mi diario personal verías que sí anoté propósitos, cosas concretas que quiero hacer y lograr, como dar prioridad a salidas a solas con mi esposo, tiempo especial con cada uno de mis hijos, hacer ejercicios al menos tres veces por semana para comenzar (¡tengo que ser realista!), ser intencional con mis amigas, etc. Pero también leerías mi oración donde le digo a Dios que esa agenda está sujeta a sus cambios.

He decidido que será también un año de ir contando bendiciones, cada día. ¿Recuerdas el desafío que hicimos en noviembre? Lo voy a extender a nivel personal aprovechando un regalo muy lindo que me hizo mi cuñada en Navidad. Para amar la vida que Dios me da necesito que el contentamiento sea prioridad en mi mente.


¿Y en este blog, en el ministerio? Pues voy de la mano de Dios, solo quiero escribir aquello que él quiera y hablar lo que primero él hable a mi propia vida. Quiero servirle con la prioridad de honrarle y ser fiel a su llamado. Lo demás, que venga por añadidura.

Cuando nos sometemos a Dios de esta manera el camino puede estar lleno de sorpresas, giros, desvíos. Pero, ¿sabes algo? Lo prefiero porque sé que los pensamientos de Dios, sus caminos, siempre serán mejores que los míos. Y más que nada, ¡lo necesito! Quiero que mi vida busque más al dador que a la dádiva, más al que bendice que la propia bendición. A veces no nos damos cuenta e invertimos la ecuación.

Así que, mi querida lectora, quiero invitarte, ya sea que tengas una palabra del año o no, a que hagas del  año 2016 doce meses donde Dios sea lo primero, en todo. ¡Vamos a hacer el viaje juntas!  Estoy convencida de que saldremos transformadas. ¿Y qué mejor meta que llegar a alcanzar todo aquello que Dios diseñó? ¿Me acompañarás? Piénsalo primero, porque la transformación a veces nos duele. Pero sí dices que sí, déjame un comentario, y podremos orar unas por otras.

Te deseo un bendecido 2016, donde buscar el reino de Dios sea nuestra prioridad.

Tu hermana en Cristo,

Wendy 

Acabas de leer "Año nuevo", ¡te invito a dejar tu comentario!

Comentarios

  1. Querida Wendy, tu reflexión ha sido de animo para mi, estoy viviendo en un momento de crisis y siento que Dios me reclama lo mismo, ruego oración y Dios nos bendiga en este caminar juntas!

    ResponderEliminar
  2. Wendy, Gracias por esta hermosa reflexión, creo que ordenar nuestras prioridades es un gran desafío para este año. Estoy encantada de unirme a este viaje.
    Saludos,
    Nathalia Freire

    ResponderEliminar
  3. Hola Wendy,Feliz Año.... Excelente viaje al cual estare acompañandote de la dirección del Señor. Saludos desde Mi Colombia.

    ResponderEliminar
  4. Querida Wendy,
    Gracias por tus palabras y por desafiarnos a construir doce meses donde el Señor sea el centro!!
    Anhelo lo mismo y espero podamos compartir las enseñanzas que en estos meses se nos vienen. A ver cuánto podemos crecer en un solo año!!
    Gracias, y gracias a Dios también por su amor inmenso...

    ResponderEliminar
  5. Wendy: ¡Me siento maravillada! Hemos estado orando por una palabra para mí y mi familia para este año 2016, y la respuesta que recibimos en realidad contiene dos palabras: "Prioridad" con el versículo de Mateo 6:33 y "Enfoque" respaldado por Colosenses 4:5.
    Así que, ¡¡tenemos una palabra en común!! Eso me alienta mucho.
    Te soy honesta, me siento nerviosa al comenzar este desafío para todo el año; no quiero ser parte de las estadísticas y olvidarme de todo a la tercera semana.
    Cuando llegue a diciembre del 2016, anhelo poder dar testimonio de cómo éstas palabras han transformado nuestra vida. El hecho de que tú tengas la misma palabra que yo me alienta y sé que no estaré sola en este camino.
    Yo también estaré orando por ti. :)
    ¡¡Adelante!!

    ResponderEliminar
  6. Hola y Dios este 2016 nos está enseñado sobre las prioridades y me alegro porque Él Espiritu Santo nos está guiando a través de todo el mundo y nos confirma hoy gracias y de verdad agradecer a Dios es lo mejor y tener bien enfocado las prioridades.

    ResponderEliminar
  7. Hola Wendy bendiciones, a mí el Señor también me ha puesto lo mismo, terminé y empeze el año orando; me uno a ti en este maravilloso viaje; que el Señor Jesucristo nos guíe por el camino correcto y no se enseñe cuál es su voluntad. Estaré apoyándote en oración a ti y todas las lectoras de este blog. Bendiciones para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
  8. Hola querida Wendy, hermosa tu reflexión.
    Este año Dios me manda a lo mismo, que el sea el primero, me demanda a comprometerme realmente con él. Y buscarle siempre, a pesar de todo buscar su amor que es lo que necesitamos todos los días.
    Me uno a tu viaje, y se que Dios nos llevará a la met .
    Te Bendigo grandemente desde Argentina😊

    ResponderEliminar
  9. Hola Wendy, deseo de todo corazón que Dios escuche sus oraciones y le de un 2016 muy bendecido. Con respecto al propósito para este año me parece un estupendo y un gran reto, porque sabemos que no es fácil, pero digo SI, por que quiero responder al llamado de Dios de subir a un nuevo nivel de santidad en el camnino del Señor, quiero darle la prioridad que se merece. Gracias por su orientación, y de nuevo, que Dios la bendiga.

    ResponderEliminar
  10. Amén; unidas en oración, y a cumplir con los propositos, lo que tienes en tu mente lo puedes tener en tu mano, así que vamos X ello; mis palabras de este año Josue 1-9 esforzada y valiente.

    ResponderEliminar
  11. Hola Wendy!!! Bendiciones y una vez mas gracias por tu tiempo y la palabra compartida. el domingo 3 de diciembre el primer culto de este año en mi iglesia, mi pastora hablo sobre: PRIORIDADES, ENFOQUE Y ACCIONARSE y tu hoy lo vuelves a recalcar. Dios quiere que EL sea la primer prioridad en nuestras vidas, me uno a ti y nos acompañamos en este recorrido de 366 dias para que cumplamos el propósito y el no dejar de agradecer cada día por las cosas que Dios nos da. Abrazos y bendiciones y que DIOS te de mucho mas de EL.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Wendy por compartir lo que Dios te da, me uno al reto

    ResponderEliminar
  13. Gracias Wendy por compartir con nosotras lo que Dios te habla, me uno al reto.

    ResponderEliminar
  14. Que hermosa manera de comenzar el año Wendy. Esta frase me toco:

    **Quiero que mi vida busque más al dador que a la dádiva,
    más al que bendice que la propia bendición**

    Me ha hecho meditar muchísimo. Terminamos amando la dádiva y nos olvidamos del Dador! Cuando necesitamos algo no cesamos en pedirle al Señor y cuando nos da, rápidamente nos olvidamos sin entender que todo lo que tenemos se lo debemos solo a EL.

    Les acompaño a que DIOS sea nuestra prioridad!! Bendiciones!

    Ana Saybe

    ResponderEliminar
  15. Querida Wendy, gracias por ser tan generosa siempre compartiendo tu caminar diario con nuestro Padre Celestial, estoy encantada de comenzar contigo un precioso propósito que es para mi siempre el mas importante pero muy difícil de seguir con los afanes de esta vida, pero con la oración de todas las que nos unimos podremos realizar este propósito con la preciosa gracias de Dios.

    ResponderEliminar
  16. Querida Wendy, me parece estupendo que compartas tus bendiciones y caminar diario con nuestro Padre Celestial, y el propósito que compartes me llega justo en un momento que necesito volver a centrarme en poner en 1er lugar ami mejor amigo, mi Rey y mi Señor. Si me uno a seguirte en este propósito, y seguro que con las oraciones de todas podremos día a día acercarnos mas a este precioso propósito.

    ResponderEliminar
  17. Gracias a todas por sus comentarios, cariño y por decir sí a esta invitación. ¡Bendiciones!

    ResponderEliminar
  18. Si. Este año quiero dedicarlo a a nuestro amado al que le debemos cada respirar que sea él nuestro Señor Jesucristo lo principal en nuestra vida que lo busquemos y le honremos; Wendy muchas gracias por compartir con nosotras estas letras que antes que nada es para glorificar a nuestro Padre Celestial Dios siga mostrándote él camino para que resurgamos esas mujeres que busquemos su reino bendiciones

    ResponderEliminar
  19. Si deseo asumir el reto, Dios sea mi prioridad!!! porque con Él a mi lado las cosas funcionan mejor y sus pensamientos para mi vida son aún mayores de los que yo pudiera tener, Gracias Wendy por confirmar!!! :) bendiciones!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario