Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Yo no soy tú {escrito por un invitado especial}

Imagen
Hace un tiempo le pedí a alguien muy especial para mí, mi esposo, que escribiera un artículo para este blog. La perspectiva de él como hombre acerca del matrimonio nos ayudará mucho porque evidentemente, y como dice el título, somos muy diferentes. Y aprovecho para darle a él las gracias, en público, por haber accedido a esta petición mía de escribir para el blog, pero sobre todo, por hacerme una esposa muy feliz.

— No. — ¿Por qué? — Porque no. — Pero, ¿por qué no? — Porque yo soy tu padre y te estoy diciendo que no…
¿Por qué será que a los niños les resulta tan difícil aceptar un “no” por respuesta? Por qué no estarán diseñados para responder: —Está bien, papi. Lo que tú digas…
La verdad es que aún de adultos, nos queda un poco (o mucho) de ese “descontento” y/o rebelión contra lo que el Padre ha establecido, y queremos “arreglarlo” a nuestra manera. Claro, que, igual que los niños, la solución nos lleva a quitar al “Padre” del medio (haciéndolo a escondidas, huyendo de la casa, etc.) para …

Recuperemos el romance

Imagen
Cuando comenzamos la relación con nuestra pareja por lo general no necesitábamos mucha ayuda para crear el romance. Se respiraba romance por todas partes. Sin embargo, con el paso de los años, el romance va quedando en el olvido entre deberes escolares, trabajo, casa, iglesia, cansancio físico, etc. ¿No es cierto? A eso sumemos que algunas personas son por naturaleza más románticas que otras. Como cada pareja es diferente, la manera de expresar el romance será diferente para cada una, pero igual es necesario.

La realidad es que un matrimonio saludable necesita del romance, aquellos detalles que solo comparten ustedes dos, las sorpresas, las salidas, la intimidad.
Mi propuesta para hoy, con el objetivo de mejorar nuestros matrimonios y vivirlos como Dios lo diseñó, es traerte algunas ideas para reavivar el romance, para darle más sabor a nuestra relación.
Las citas. ¿Recuerdas la emoción que sentías cuando el hombre de quien te enamoraste, que ahora es tu esposo, te invitaba a salir? Se…

¿Diferencias irreconciliables? {Conflictos en el matrimonio}

Imagen
Hace muchos años vi una película que llevaba el título "Diferencias irreconciliables". Es la historia de una niña que decide divorciarse de sus padres porque el matrimonio de estos se ha vuelto un desastre y ella en realidad pasa más tiempo con la sirvienta que  con sus propios padres. Así que pide ir a la corte y presentar su caso.

La mayoría de las sentencias de divorcio que se emiten en el siglo XXI llevan escrita esta frase: “Causa: diferencias irreconciliables”. Verdad que los humanos hemos inventado una respuesta para todo, ¿no es cierto?
Mi esposo y yo tenemos más de 20 años de casados. Si te escribo aquí que han sido 20 años de ensueño, donde nunca hemos tenido un “sí y un no”, me llevaría un premio a la mentira del año. Y de paso te digo que si escuchar eso de labios de otras personas te hace sentir mal o inferior en tu matrimonio, ¡libérate! No existen matrimonios sin diferencias. ¿Por qué? Porque un matrimonio se compone de dos personas completamente diferentes, y p…

Para el [esposo] que quiere disfrutar el matrimonio

Imagen
Este artículo forma parte de un material de estudio que escribí hace un tiempo basado en el libro de Efesios, y hoy quiero compartirlo con un público diferente al que normalmente lee este blog: los esposos.  
Pero antes de seguir, quiero exhortarte a ti, mujer. No tomes este artículo para convertirlo en una espada que esgrimas a tu esposo. Si crees que pudiera hablar a su corazón, compártelo con amor y gracia. Y si crees que, aunque pudiera hacerle bien, no esté listo para recibirlo, no te impongas. Lo mejor que puedes hacer es orar por ese hombre que tienes a tu lado. Recuerda: la función de cambiar a tu esposo, o a cualquier persona, es tarea del Espíritu Santo, no de ninguna de nosotras.

Bueno, ahora para ti, hombre y esposo que anhelas tener un matrimonio como Dios lo diseñó, y disfrutarlo.
El pasaje de Efesios dirigido a los esposos comienza en el versículo 25 del capítulo 5, pero no podemos entenderlo bien si obviamos que el 21 es lo que rige todo el pasaje.
El versículo 21 dice: …

Lo que quizá tu esposo nunca te diga {pero necesitas saberlo}

Imagen
Quizá tienes un esposo muy comunicativo pero por lo general, los hombres hablan menos que nosotras las mujeres. Nosotras somos bastante rápidas para decir cómo nos sentimos, por qué nos sentimos así, qué nos alegra, qué nos entristece, qué nos frustra y qué nos alienta. Pero muy a menudo no sucede así con nuestros esposos. Y por eso decidí escribir hoy este artículo. Porque tal vez hasta ahora no hayas escuchado de él estas palabras.

Como hombres, sus necesidades son muy diferentes a las nuestras. Dios los hizo así. Tú como mujer necesitas sentirte amada, segura, protegida. Él como hombre necesita algo diferente.
Tu esposo necesita de ti tu admiración. Sí, como lo leíste. No es que él sea narcisista. No es que su ego quiera engordarse. Nuestros hombres por naturaleza florecen cuando saben que cuentan con la admiración de su familia, pero sobre todo de su esposa. ¿Por qué? Porque la admiración de su esposa afirma su hombría.
¿Sabías que la hombría está en crisis a nivel social? Ya que l…

Mi televisión de un solo canal, celebrando el mes del amor

Imagen
Cuando era una adolescente vi una serie televisiva española donde uno de los personajes principales, una chica joven, decía a menudo: “El matrimonio es como tener televisión con un solo canal”.  En las mentes jóvenes las cosas se graban fácilmente, y en la mía se quedó indeleble. (Por eso debemos ser muy selectivos con lo que vemos y ven nuestros hijos.)

Crecí en un país con una tasa de divorcio altísima, mis padres fueron parte de esas estadísticas también. Así que al escuchar aquella frase de “televisión con un solo canal”, yo pensaba que tal vez el personaje tenía razón.
Bueno, hace 22 años que mi “canal exclusivo” me dijo por primera vez que me quería. A esas alturas de mi vida ya yo había decidido que la televisión con muchos canales no era la opción que quería para mi futuro.
Nos ha tocado vivir una generación donde el matrimonio cada vez es más denigrado, ignorado y hasta burlado. Dondequiera que miramos se nos proponen alternativas al  mismo. Y lo peor del caso es que una gran p…

Celebrando el amor, lo que me escribiría a mí misma... 21 años después

Imagen
En este mes de celebración del amor, quiero compartir contigo algo que escribí cuando mi esposo y yo estábamos por celebrar nuestro aniversario de bodas número 19. ¡Este año ya será el 21!

Espero sea de bendición para tu vida,  sobre todo si todavía no te has casado.


Era una tarde de abril. ¡Tan jóvenes los dos! No sé muy bien si estábamos completamente conscientes de cómo todo cambiaría a partir de aquel “sí”, pero de algo sí estoy segura, éramos felices y sabíamos que Dios nos había llevado hasta aquel lugar. Si pudiera escribir una carta a la Wendy de aquel entonces sería algo así:
Querida Wendy: Estás a punto de tomar una de las decisiones más importantes de tu vida. ¡Cómo me alegra verte feliz! ¿Ves que valió la pena esperar? Sí, yo sé, quizá pensaste que es imposible llegar a ver el sueño hecho realidad, pero no sí confías en el plan de Dios para tu vida.
Es verdad, el camino que tienes por delante estará lleno de desafíos. Permanecer juntos “en las buenas o en las malas, en riqueza…

Febrero, celebrando el amor {Amar no es fácil}

Imagen
Amar no es fácil. Punto. Y lo digo tan categóricamente porque en verdad solo se puede amar de una manera, a la de Dios. Fue Dios quien inventó el amor y por tanto, cualquier otra definición que queramos darle a este acto voluntario, tantas veces confundido con un sentimiento, es algo así como tratar de corregir con crayolas una pintura de van Gogh o de cualquier otro famoso. Es imposible.

De modo que amar no es fácil, porque el estándar es muy alto. Puedo recordar las múltiples ocasiones en que deliberadamente he escogido un camino que no es el más excelente, para usar la terminología de Pablo. Todavía estoy aprendiendo a amar y creo que seguiré en esta escuela por el resto de mi vida. Quizá no soy la única.
Es por eso que hace un tiempo decidimos estudiar con nuestros hijos cada una de las palabras que define al amor perfecto en 1 Corintios 13. Hemos hablado de las veces en que no nos hemos mostrado amor. Hemos usado el perdón. Hemos tenido conversaciones profundas porque el amor no e…

¿Y ahora qué hacemos? {Final de "Una mujer organizada: por dentro y por fuera"}

Imagen
¡Feliz viernes! Hoy llegamos al final de esta serie “Mujer organizada: por dentro y por fuera”. No lo abarcamos todo porque tomaría mucho tiempo pero creo que tenemos un buen punto de partida.

¿Por qué decidí dedicar artículos a este tema? Porque he visto que la mayoría de las mujeres anhelamos orden, menos estrés y poder aprovechar el tiempo de la mejor manera posible. Anhelamos también sentirnos seguras, tranquilas y saber que nuestras vidas no son un caos sino que están alineadas con la agenda de Dios.
Ahora que ya tienes algunas herramientas, ¿cuál será el próximo paso? ¡Perseverar y hacer de todo esto un hábito! Y me refiero tanto a tu tiempo de estudio de la Palabra y la oración como al orden de la cocina o de tus armarios. Dicen los expertos que crear un hábito requiere al menos 30 días de hacer lo mismo diariamente. Así que la primera decisión es que transformaremos nuestros hábitos, con la ayuda de Dios.
La segunda decisión será tener expectativas reales. Si hasta ahora no te …

Mujer organizada por dentro: tu identidad

Imagen
¿Te has preguntado alguna vez “qué eres”?

Muchas veces cuando nos hacen esta pregunta las respuestas son más o menos así: “Soy maestra. Soy dentista. Soy solo ama de casa. No hago nada, solo cuido de mis hijos. Soy secretaria. Trabajo en una fábrica. Soy estilista. Soy estudiante. Soy abuela.” Etc.

Lamentablemente el mundo en que vivimos nos ha hecho creer que nuestra profesión o aquello a lo que dedicamos nuestro tiempo es lo que nos define y clasifica. Y también nos ha hecho creer que cuidar de nuestra familia lleva necesariamente el adjetivo “solo”… “solo soy ama de casa”, “solo cuido a mis hijos”. Y aunque ese es tema para otro día, por favor, quítale el solo. No lo lleva… ¡al contrario!



Pero hoy quiero que antes de seguir leyendo tomes un papel, si tienes tiempo ahora y si no después, y escribas la respuesta a esa pregunta, pensándola bien. ¿Qué eres? Y cuando termines, quiero que leas esto que voy a poner aquí debajo y lo compares con lo que escribiste en tu papel.

Esto es lo que …