lunes, 18 de abril de 2016

De amor, respuestas y fidelidad

El autor de Salmos 119 llegó a comprender ciertas cosas acerca del carácter de Dios que nosotros necesitamos aprender y recordar siempre.


La primera: El amor de Dios es inagotable. En la Nueva Traducción Viviente el término amor inagotable aparece seis veces en Salmos 119 y 121 veces en toda la Biblia. En hebreo esa frase incluye la acepción amor que no cambia y también misericordia

¿Has experimentado amores cambiantes, alguien que ayer te amó y hoy ya no te ama? Es posible a nivel humano, pero nunca con Dios. Su amor por ti no se agota ni cambia, y no depende de lo que hagas o dejes de hacer. Dios te ama porque sí, porque está en su naturaleza hacerlo.  Si te cuesta aceptarlo por las tantas veces en que el amor humano te ha herido o traicionado, pídele que te ayude aceptar su amor inagotable, a sentirlo de manera real.  Dios quiere tener ese tipo de relación contigo, él te persigue, te atrae con cuerdas de amor. Busca Salmos 13:5; 89: 2; 119:41;   Jeremías 31:3, Oseas 11:4; Romanos 8:31-39. (Puedas usar Biblegateway.com para comparar versiones.)

La segunda: Dios responde a la oración de sus hijos. Una estrategia favorita de Satanás es hacernos pensar que Dios ignora nuestras oraciones, que no son importantes para él y que mejor busquemos otra vía de solución. Pero no funcionó con este salmista. Mira lo que dice el versículo 26: “Te conté mis planes y me respondiste” y en el 151 lo confirma: “Pero tú estás cerca, oh Señor”. Dios no se va de vacaciones ni tiene una máquina contestadora para que dejemos mensajes hasta que pueda devolvernos la llamada. Él responde, lo que sucede es que la respuesta NO siempre es en el momento que queremos, o no siempre es el sí que queremos, y es ahí donde batallamos nosotros. Pero no hay techo ni fenómeno atmosférico  que puedan impedir que nos escuche; Dios está siempre cerca, aunque a nuestra mente finita le parezca imposible. 

¿Sientes que Dios no te está escuchando? Lee estos pasajes y anótalos en tarjetas, llévalos en tu cartera, úsalos como recordatorio de que Dios sí escucha y está cerca. Salmos 116:1; 145:18; Nahúm 1:7.

La tercera: Dios es fiel. El autor de Salmos 119 estaba convencido de la fidelidad de Dios y por tanto le pedía el cumplimiento de sus promesas o se las recordaba. En Salmos 119 (NTV), la palabra promesa o promesas aparece 8 veces y prometiste aparece 9, todas se refieren a Dios. 

Cuando la infidelidad nos ha marcado de una manera u otra, aceptar que Dios sea fiel se nos hace difícil. El corazón se rehúsa a confiar. Por eso es crucial que aprendamos de memoria la Palabra, o como dice el propio salmo 119, que la atesoremos, para que cuando lleguen las situaciones difíciles, recordemos que Dios es fiel y que lo que ha prometido lo hará, tal y como lo creía este antiguo salmista. 

¿Te resulta difícil aceptar que Dios sea fiel, siempre? Aunque él ya lo sabe, cuéntaselo y pídele que sane tu corazón de las heridas pasadas para que hoy puedas ver su fidelidad en tu vida. Algo práctico, lleva una lista de todas las ocasiones en que la fidelidad de Dios se ha manifestado en tu vida. Cuando te sientas tentada a dudar, regresa a tu lista para que te sirva de recordatorio. Lee Deuteronomio 7:9; Malaquías 3:6; Isaías 54:10; 1 Corintios 1:9; 2 Timoteo 2:13.

Y la cuarta y última a la que quiero referirme: Para conocer a Dios tenemos que cultivar la relación. ¿Queremos experimentar estos y otros rasgos de su carácter? No podemos limitarnos a una lectura apurada de la Biblia, ni al sermón del domingo o lo que escuchamos en la radio cristiana. Tenemos que aprender del salmista: “¡Oh, cuánto amo tus enseñanzas! Pienso en ellas todo el día” (v. 97). ¿Será que este hombre no hacía nada más? ¡Claro que no! Solo que aprendió que la Palabra de Dios no es un aspecto de su vida sino algo que afecta todas las esferas de su vida. De eso se trata. 

Mi querida lectora, entender que Dios nos ama con amor inagotable nos ayuda a descansar en él. Saber que nos escucha, y creerlo así, es nuestra garantía para correr a sus brazos constantemente. Recordar su fidelidad nos dará fuerzas cuando el panorama parezca oscuro y carente de esperanza. Y cultivar nuestra relación con Dios nos dará la llenura que tanto anhelamos en nuestro corazón. 

Te invito a plantar estas verdades en el terreno de tu alma, dejar que echen raíces y verás cómo florecen. Deja que Dios obre su diseño en ti. 

Una nota: No dejemos de orar por Ecuador.  Oremos por consuelo para las familias que han perdido seres queridos o todo lo que tenían. Oremos por las personas de los equipos de rescate y ayuda. Y oremos para que un momento tan difícil sea una oportunidad para llevar la esperanza de vida en Jesús.

Bendiciones en tu semana,


Wendy 

Acabas de leer "De amor, respuestas y fidelidad", ¡te invito a dejar tu comentario! 

No hay comentarios :

Publicar un comentario