Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Sonríe, eres una mujer bendecida

Imagen
Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo (Efesios 1:3).


Sí, somos un pueblo bendecido por Dios, no importa si vivimos en China, en Rusia, en Estados Unidos,  México, Brasil o la India. PERO no perdamos de vista algo, aunque Dios sí tiene para su pueblo promesas de provisión, Efesios 1:3 nos deja claro que en la agenda de Dios las bendiciones espirituales ocupan el primer lugar. Este pasaje en el original griego hace referencia a aquello que viene del Espíritu Santo, es decir, son bendiciones del reino espiritual, y es a esas a las que nosotras más debemos aspirar. 
Quiero que nos hagamos hoy un llamado porque este mundo como sirena mitológica nos quiere atraer a que persigamos incansablemente lo que él nos ofrece y se nos olvida que todo lo que este mundo ofrece perece, es un tesoro efímero, como dice Mateo 6:19. Tú eres una mujer ya …

No soy esa mujer... ¡todavía!

Imagen
Yo no soy esa mujer. Nosoy la mujer que quiero ser...¡todavía!
No soy todo lo que he soñado pero por la gracia de Dios soy lo que soy. Y camino a diario entendiendo que Dios es mi porción, es decir, justo lo suficiente para cada día. No necesito más ni menos.

No soy la esposa perfecta; no siempre digo lo que debiera decir y a menudo digo lo que no debiera. No siempre recibo a mi esposo con los brazos abiertos cuando llega del trabajo o después... pero sé que Dios está haciendo su obra en mí, poco a poco, para llevarme a esa meta. Mientras, amo a mi esposo, con mis imperfecciones y todo. Y cada día le agradezco a Dios por el privilegio de amanecer a su lado, de sentir sus brazos a mi alrededor.
No soy esa mujer que nunca regaña acalorada a sus hijos ni que nunca pelea porque los juguetes están fuera de lugar... pero cada día le pido a Dios sabiduría para aprender a sellar mis labios y ser paciente porque yo también tengo mis propios “regueros” en la vida y sin embargo, nadie me grita, muc…

Una oración que todos necesitamos

Imagen
En los últimos tiempo esta se ha convertido en mi oración: “Señor, dame un corazón puro y limpio; un corazón conforme al tuyo”. ¿Sabes lo que la ha motivado? Varias cosas, entre ellas saber que la Biblia dice que los que tienen un corazón puro verán a Dios.

Así que me puse a buscar qué encierra la palabra puro en ese versículo de Mateo, parte del llamado Sermón del Monte. Esto fue lo que encontré en un léxico del griego en el Nuevo Testamento: Del griego katharos:limpio, puro; purificado por fuego; por semejanza, como una vid que se limpia al podarla y queda sana para llevar fruto.
¡Tremendo! De manera que cuando yo oro pidiéndole a Dios un corazón puro, primero estoy pidiéndole que lo limpie. Y ¿sabes?, cuando Dios limpia no lo hace solo, él recluta nuestra ayuda. Comienza a mostrarnos dónde está la basura que es necesario sacar. En el caso del corazón, los sentimientos negativos, la amargura, la envidia, los celos, y mucho más… sentimientos que luego se convierten en hábitos y actitu…

Para cuando estamos perdiendo el enfoque

Imagen
Apenas unos días y comenzará septiembre. ¡El año pronto llegará al final! La vida pasa rápido, eso es algo que nadie tiene que decirnos. Pero gracias a Dios que nos regala la oportunidad de vivir, de crecer, de experimentar tantas emociones y experiencias diferentes que poco a poco van conformando la historia de nuestra vida.

No obstante, porque el tiempo va tan rápido y porque la velocidad a veces nos hace perder el enfoque en lo que realmente importa, hoy quiero regalarte estas palabras. Quiero invitarte a recobrar el enfoque. Incluso si lo deseas y crees que pueden ayudarte, te sugiero imprimirlas y ponerlas donde las veas o donde las tengas a mano, para poder recordarlas a menudo.


Hoy decido volver a enfocarme...Me enfoco en la verdad de Dios porque mis pensamientos muchas veces divagan e intoxican mi alma.Me enfoco en la bondad de Dios, en su misericordia y gracia para conmigo porque así tendré un corazón agradecido; y la gratitud honra a Dios.Quiero enfocar mi corazón en actitude…

Cuando nos hablan de cambios... y no queremos

Imagen
Cambios. Esa palabra no nos gusta mucho. Preferimos lo predecible, lo conocido, aquello en lo que ya nos sentimos cómodos. Por eso cuando a veces la escucho, tengo esa sensación incómoda, un pequeño vuelco en el corazón tal vez...el temor al cambio.

¿Qué será? ¿Será para bien… o no? ¿Cambios buenos, malos, neutros? ¿Cómo afectarán nuestra rutina, lo ya establecido? ¿Serán inmediatos? ¿Los podemos evitar?


Pero, ¿cuál es el verdadero problema con los cambios? Esta es la respuesta que Dios me mostrado: que no tenemos control sobre ellos. Piénsalo. Un cambio en la salud. Un cambio en el trabajo. Un cambio en la economía. Un cambio en los sentimientos de otra persona hacia ti. Un  cambio en la situación política del país. Y no hay nada que podamos hacer. Ese es el problema con los cambios. Muchas veces nos hacen sentir impotentes. 

Me doy cuenta de que a Dios le gusta traer cambios. Así como el agua estancada comienza a apestar y carece de atractivo, lo mismo sucede cuando nuestras vidas se…

"Yo Soy", la frase que nos sostiene en tiempos turbulentos

Imagen
En nuestro mundo occidental no es práctica común pensar en el significado de los nombres, aunque eso no quiere decir que nadie lo haga. En otras culturas, sin embargo, es muy diferente. Poner un nombre a un hijo tiene un peso casi profético y también histórico pues se relaciona con el trasfondo familiar y con lo que los padres sueñan para el futuro de sus descendientes.


Algo similar sucede con el Dios de la Biblia, en quien creemos. Para Dios sus distintos nombres son una manera de revelarse a sus hijos como lo que él es. Sus nombres describen su naturaleza. Son una garantía para ti y para mí. Nombres como Jehová-jireh [el Señor que provee], Jehová-rapha [el Señor que sana], Jehová-nissi [el Señor es mi estandarte o bandera], etc.

¿Qué tal si pensamos un poco en eso? Ese lado de Dios que tal vez ahora mismo necesites en tu vida.
YO SOY. Ese el primer nombre con que Dios se presentó a Moisés.  Me resulta interesante la conversación entre ambos. Pero Moisés volvió a protestar:—Si voy a los …

Para cuando los hijos se van a la escuela

Imagen
Los últimos días del verano siempre me ponen un tanto triste. Y no es por cuestiones climáticas, no es que me entristezca la llegada del invierno porque en realidad, donde yo vivo el invierno ya casi es un fenómeno atmosférico y no una estación.
No, lo que pasa es que mis hijos regresan a la escuela y se nos terminan los días lentos, sin tener que andar corriendo de un lado a otro, sin presiones. Se nos terminan los días de desayunos tarde y almuerzos juntos. La vida regresa a la rutina del curso escolar. 

Sí, es verdad, ahora quizá no tenga tantas interrupciones mientras escribo o trabajo, pero aun así los  extraño. No sé si te pase lo mismo a ti.


La realidad es que la vida es así, un ciclo, y tenemos siempre que disfrutar cada etapa. Y por eso hoy, cuando estamos a punto de comenzar otra vez la etapa de la escuela, quiero compartir contigo algunas ideas, y también pasajes bíblicos a los que podemos aferrarnos en este aspecto de nuestra vida.
No somos omnipresentes, no podemos estar todo…

¿Por qué quieres que tu niña parezca mujer?

Imagen
Hace unos días vi una foto que me hizo pensar en lo que ahora es el título de este artículo. Mostraba a una niña muy linda, pero el maquillaje y el vestuario le robaban la belleza de la niñez y evocaban la imagen de una mujer en un cuerpo de menos de 10 años. Seguro has visto muchas fotos así en revistas, en las redes, en las tiendas, en la televisión… ¡incluso lo vemos reflejado en las muñecas!

¿Por qué queremos que nuestras hijas pequeñas parezcan mujeres en miniatura? Mi mamá tenía una frase que para mí se hizo célebre, y cuando la usaba durante mi niñez y juventud no me gustaba mucho, pero ahora la entiendo, ¡y muy bien! Ella me decía: “En la vida no se pueden quemar las etapas”. ¿Qué me quería decir? Lo mismo que dijo el autor de Eclesiastés, solo que en su propia versión: “Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo” (Ec 3:1). 
Cuando quemamos las etapas estamos desafiando el proceso de la madurez, y aunque es cierto que las niñas maduran mucho más rá…