lunes, 29 de agosto de 2016

No soy esa mujer... ¡todavía!

Yo no soy esa mujer. Nosoy la mujer que quiero ser...¡todavía!

No soy todo lo que he soñado pero por la gracia de Dios soy lo que soy. Y camino a diario entendiendo que Dios es mi porción, es decir, justo lo suficiente para cada día. No necesito más ni menos.


No soy la esposa perfecta; no siempre digo lo que debiera decir y a menudo digo lo que no debiera. No siempre recibo a mi esposo con los brazos abiertos cuando llega del trabajo o después... pero sé que Dios está haciendo su obra en mí, poco a poco, para llevarme a esa meta. Mientras, amo a mi esposo, con mis imperfecciones y todo. Y cada día le agradezco a Dios por el privilegio de amanecer a su lado, de sentir sus brazos a mi alrededor.

No soy esa mujer que nunca regaña acalorada a sus hijos ni que nunca pelea porque los juguetes están fuera de lugar... pero cada día le pido a Dios sabiduría para aprender a sellar mis labios y ser paciente porque yo también tengo mis propios “regueros” en la vida y sin embargo, nadie me grita, mucho menos Dios.

No soy la amiga perfecta. A veces me equivoco, me siento herida demasiado rápido o sin motivos reales...pero busco ser una amiga con la que otros puedan contar.

No soy esa mujer que destila sabiduría en cada decisión, pero me aferro a la promesa de que puedo pedírsela a Dios y él me la dará. Y cuando fallo, empiezo de nuevo, pero ya no en el mismo lugar, sino un paso más adelante porque de eso se trata, un paso a la vez.

No siempre camino segura. En algunos días dudo y titubeo, y me pregunto si alguna vez seré diferente. Pero entonces recuerdo que no tengo que ser, por definición, una mujer segura. Mi seguridad tiene que estar en Dios y lo que él dice de mí.

No soy siempre la mujer que cuando se mira al espejo ve una obra maestra del Creador. Veo defectos, imperfecciones...y también arrugas que empiezan a asomar y me recuerdan que los años han pasado. Pero sé que Dios me ve de manera diferente y aunque por fuera envejezca, él me rejuvenece por dentro porque la vida en realidad es un conteo regresivo para por fin llegar a la eternidad.

No soy la mujer que siempre ve el lado lindo de la vida. En ocasiones batallo con emociones negativas, y la lucha es fuerte. Pero he decidido que no soy de las que retroceden y por tanto, me agarro de la mano de Jesús y camino hacia delante, enfocando mis pensamientos en la Verdad.

No soy muchas cosas que quisiera ser...todavía. Pero doy gloria al Dios del universo que es paciente y me regala segundas, terceras, infinitas oportunidades para aprender. Me maravillo ante su gracia que no tiene límites y actúa en mí para que un día la obra que él planeó en la eternidad, esté completa.

Yo no lo soy, y tal vez tú tampoco, pero no vivo para llegar a ser la mujer perfecta, vivo para llegar a ser una hija de Dios a quien él, el Creador Perfecto, moldee para reflejar a Cristo y vivir la vida como él la diseñó... para su gloria, no la mía.

Vamos a vivir esta semana como él lo diseñó, ¡aunque todavía no seamos esa mujer!

Bendiciones,

Wendy

Acabas de leer "No soy esa mujer... ¡todavía!", ¡te invito a dejar tu comentario

Para recibir las publicaciones directo en tu buzón, estás invitada a suscribirte. Usa la casilla que aparece arriba a la derecha (versión web).  


5 comentarios :

  1. Wendy !!! espero estes de lo mas bien quiero contarte que hoy leyendo este nuevo articulo "No soy esa mujer todavía" Dios atravez de tus palabras a tocado la fibra mas sensible mi ser ...identificándome con cada una de tus aseveraciones no pude evitar que mi corazón palpitara con mas fuerza y se me llenaran los ojos de lagrimas porque se que DIOS habla a mi vida de continuo ...Muchas gcias en nombre de tantas mujeres que somos Bendecidas con tu Blog y este párrafo concuerda totalmente con mi pensamiento y me veo interpretada tal cual como si me estuviera viendo en un espejo un abrazooo...!!!y que DIOS te de aun mas Gracia cada día , como bn me dijiste un día si no te conozco en persona en esta vida nos vemos en la ETERNIDAD Atte LETICIA El parrafo adhoc a mi pensamiento es :
    " No soy muchas cosas que quisiera ser...todavía. Pero doy gloria al Dios del universo que es paciente y me regala segundas, terceras, infinitas oportunidades para aprender. Me maravillo ante su gracia que no tiene límites y actúa en mí para que un día la obra que él planeó en la eternidad, esté completa."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Leticia, y por tus palabras de apoyo y agradecimiento. ¡Doy toda la gloria a Dios! Bendiciones mil.

      Eliminar
  2. Gracias me siento muy identificada, son de mucha luz tus palabras gracias bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Me siento muy identificada contigo, como te dijo Leticia, a mí también me tocó cada fibra de mi ser, necesitaba esta dosis de realidad y de que no soy la única. Gracias por tu dedicación, me encanta leerte. Eres una inspiración.

    ResponderEliminar
  4. Increíble Wendy!!! Gracias!
    Gracias a DIOS! Casi quisiera memorizar tooodo el post
    ÉL me ayude en mis debilidades. Ésta es un grande y práctica ayuda
    Cuánto necesito de la repetición.

    “No siempre camino segura. En algunos días dudo y titubeo, y me pregunto si alguna vez seré diferente. Pero entonces recuerdo que no tengo que ser, por definición, una mujer segura. Mi seguridad tiene que estar en Dios y lo que él dice de mí"


    "No soy la mujer que siempre ve el lado lindo de la vida. En ocasiones batallo con emociones negativas, y la lucha es fuerte. Pero he decidido que no soy de las que retroceden y por tanto, me agarro de la mano de Jesús y camino hacia delante, enfocando mis pensamientos en la Verdad"

    Siempre has sido como "un ángel de Dios" para mi
    Un gran abrazo! Gracias por tu transparencia!
    G

    ResponderEliminar