Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Este hábito dará grandes beneficios a tu vida

Imagen
Cuando sabemos que hacer algo nos produce beneficios, normalmente somos más propensos a incorporar ese algo a nuestra vida, o por lo menos lo intentamos. Y por esta razón quiero hoy darte algunas razones de por qué es bueno dar gracias, ¿qué ganamos tú y yo con eso, a nivel personal?
Voy a comenzar por compartirte los resultados de un estudio realizado, nada muy complicado ni estadístico, ¡al contrario!



Se dice que la gratitud: Abre la puerta a más relaciones. Mejora la salud física. Mejora la salud psicológica. Aumenta la empatía y reduce la agresividad. Mejora la autoestima. Aumenta la felicidad en un 25%  ¡Solo con esto ya tenemos motivos suficientes!, ¿no es cierto? Pero quiero ir un poco más allá y darte otros motivos para inspirarnos a ti y a mí, que queremos vivir como Dios lo diseñó, a buscar una vida de gratitud.
Dar gracias genera confianza en Dios. Cuando pensamos en lo que Dios ha he hecho en nuestras vidas en las diferentes etapas; en la provisión que nos ha dado cuando no …

Para cuando nos sentimos abrumadas y queremos descansar

Imagen
“Y él [Dios] dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso” Éxodo 33:14, RV 1960.
Es parte de una conversación entre Moisés y Dios. ¡Qué maravilloso debe haber sido escuchar esas palabras en vivo! Sin embargo, están registradas en la Biblia para que tú y yo las recordemos hoy, muchos siglos después.

Fue una promesa de Dios a Moisés quien estaba un poco atribulado por la responsabilidad que tenía por delante, dudaba de si podría hacerlo o no. Moisés sentía temor, y lo único que calmaría su temor, tal y como lo dice en esta conversación, sería la garantía de la presencia de Dios junto a él. Y Dios se lo promete.
Pero no solo le promete su presencia, su compañía sino que conforme a su naturaleza de bondad, que siempre da más de lo que pedimos o entendemos, le añade una frase que fue la que me dejó pensando a mí: te daré descanso.
¿Acaso no es eso lo que muchas veces anhelamos tú y yo? Descanso. Descanso no solo físico. Descanso de las preocupaciones, descanso de los temores, descanso…

Ocho maneras de orar por tus hijos

Imagen
El mundo en que estamos viviendo, y el que aguarda a nuestros hijos, asusta y hasta desanima;  y aunque podemos instruirles, enseñarles el buen camino de la Palabra de Dios, predicar con nuestro ejemplo, e incluso llevarlos a la iglesia, al final la decisión de qué rumbo escogerán está en sus manos. 

Sin embargo, como madres, abuelas, tías, {y los padres, abuelos y tíos también}, tenemos la misión de pararnos en la brecha e interceder constantemente por ellos. En los lugares celestes se libra una batalla cada día por las almas de estos niños y jóvenes. Los medios de comunicación los bombardean con todo tipo de ideas y principios que son cualquier cosa menos aquellos que están alineados con la Palabra de Dios. Y el mundo les vende un diseño de vida que dista mucho del diseño original que el Creador, nuestro Señor, tiene para ellos. 
Podemos hasta cierto punto controlar la influencia de estos, pero no podemos meternos debajo de una concha y vivir ahí para siempre. Ellos volarán un día, …

Esto no puede faltar en tu matrimonio

Imagen
Hace casi ya 22 años que uní mi vida para siempre a la de mi mejor amigo. Pero no siempre fue así. Déjame explicarme.

No siempre pensé que mi esposo llevaría ese título: mejor amigo. Al comienzo de nuestra relación yo pensaba de esta manera: esposo es esposo, amigos son amigos. Por alguna razón en mi mente ambas categorías estaban separadas. Veía los dos roles como algo diferente y excluyentes uno del otro.


Recuerdo que en algunas de nuestras conversaciones yo le decía que aunque nuestra relación era muy importante para mí, yo necesitaba espacio para mis amistades y que ese espacio era muy especial y no se podía invadir.
¡Qué equivocada estaba! Ahora miro atrás y me da risa. Y le doy gracias a Dios porque mi esposo fue, y es, súper paciente conmigo y no prestó mucha atención a aquellos conceptos erróneos de su joven esposa.
Verás, mi querida lectora, es cierto que cada cosa tiene su lugar y que, como dice mi abuela, el corazón es como un chicle, se estira y hay espacio para todos. Sin emb…

"¿Cuánto falta?", la pregunta que a veces nos quita el sueño

Imagen
“¿Ya llegamos?” “¿Cuánto falta?” “¿Está muy lejos?”  Este diálogo se repitió en nuestro auto tantas veces durante un corto viaje que yo ya tenía deseos de bajarme e ir caminando o de salir volando por una ventana. Todo el que ha viajado con niños sabe a lo que me refiero. Las preguntas del principio se repiten interminablemente.

Pero me pregunto cuánto en realidad cambiamos al volvernos adultos. ¿Cuántas veces en nuestra vida de adultos nos hacemos esas mismas preguntas, pero con otros destinos en mente? Ya no se trata de llegar a un punto geográfico, se trata de las metas, de los sueños, de los lugares a los que queremos llegar y nos hacemos esas mismas preguntas. ¿No es cierto? Y si tenemos a Dios por Padre, entonces lo agobiamos a él con las mismas. “¿Cuánto falta, Señor, para _____________? ¿Está muy lejos de mí esta meta? ¿Cuándo se realizará ese sueño que he acariciado durante tantos años?”
Lo interesante es que incluso a veces las preguntas no son con relación a cosas materiale…

Para la mamá que quiere tirar la toalla

Imagen
Esto lo escribí hace un tiempo, pero quisiera compartirlo contigo. Es uno de “esos” artículos que no me gusta escribir. sin embargo, cuando lo hago y dejo correr las ideas recuerdo que soy solo una obra en progreso, en manos de un Dios perfecto, nada más. 


Así que fue una de "esas" mañanas. El propósito era bueno y hermoso, leer juntas la Palabra antes de que ella se fuera a la escuela. Pero vinieron las preguntas, y busqué otra Biblia, una que tuviera notas, para poder explicarle mejor. Y las preguntas siguieron, la paciencia se fue agotando,   y sin darme cuenta… ¡ya no quería leer! Ahora estaba frustrada.
El reloj avanzaba, llegó la hora de salir, y ella se fue. Yo me quedé, con la casa en silencio, pensando en todo lo que había sucedido. Y la vocecita suave, casi imperceptible, comenzó a hablar a mi corazón. “No debías desesperarte. Todos tienen preguntas. Tú también.” Sí, era el diálogo o monólogo más bien del Ayudador y yo. Porque para eso vino él también, para ayudarno…

Gavetas vs. bolas de estambre {para mejorar nuestro matrimonio}

Imagen
Vuelve a leer el título de este artículo y piensa por un momento en la analogía. Los hombres tienden a pensar “en gavetas”. En una gaveta está el trabajo, en otra la casa, en otra los proyectos que nosotras les hemos puesto en un papel, los problemas también tienen su gaveta individual. En cambio las mujeres lo metemos todo en una misma gaveta y así se vuelve un enredo, como una gran bola de estambre. Sé que esto debe tener una muy buena explicación, pero no voy a entrar ahora en ese tema. Es un hecho que somos así diferentes pero no quiere decir que no podamos hacer algo al respecto.


Desde que yo conocí a mi esposo, cada vez que surgía un problema ya fuera entre nosotros o no, él siempre me decía: “Separa las cosas, no las unas”. Nosotras las mujeres tenemos la extraordinaria “virtud” de ir uniéndolo todo y lo que empezó por un vestido que no nos gusta puede acabar en una conversación donde, como eslabones, vamos ligando cuanta cosa nos pasa por la cabeza en ese momento y que puede no…

Los planes de Dios para tu vida {segunda parte}

Imagen
Esta es la segunda y última parte del tema: "Los planes de Dios para tu vida". Si no leíste la primera, haz clic aquí para que puedas ponerte al día. 

El pasaje base es Jeremías 29:11-14.


3. Los planes de Dios son mejores que los míos. Isaías 55:8-9 dice: “Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el SEÑOR—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. Pues así como los cielos están más altos que la tierra, así mis caminos están más altos que sus caminos y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos.” Dios es omnipresente, de manera que él ya está en el futuro y como ya está en el futuro, sabe qué es lo mejor para mí. Dios lo sabe todo. Yo no. Yo puedo orar por una situación determinada, e incluso puedo ser completamente sincera y decirle al Señor cuál es mi deseo y hasta atreverme y expresarle lo que a mi entendimiento parecer ser mejor…pero yo no soy omnisapiente, por lo tanto tengo que confiar en que el resultado está mejor en…

Los planes de Dios para tu vida {primera parte, y oferta especial}

Imagen
Planes. Todos los hacemos. Algunos con más detalles, otros con menos. Algunos apurados, otros con mucho tiempo. A veces de manera consciente y otras, pues casi sin pensarlo. Pero siempre tenemos planes. Lo que sucede es que muchas veces no salen como pensamos. En ocasiones nos equivocamos en lo que planeamos. Y aun en otros casos, podemos decir que sencillamente fueron malos planes.


Hoy quiero que hablemos de planes…pero no de mis planes, ni de los tuyos. Quiero que hablemos de los planes de Dios.Así es, Dios también tiene planes, planes para tu vida y para la mía...lo que, honestamente, me resulta grandioso. Y en su Palabra él nos revela algo extraordinario acerca de sus planes.
Lee conmigo este pasaje que, aunque quizá te resulte conocido, visitaremos nuevamente. Esto dice el SEÑOR: “Ustedes permanecerán en Babilonia durante setenta años; pero luego vendré y cumpliré todas las cosas buenas que les prometí, y los llevaré de regreso a casa. Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —…

Lo mejor que puedes hacer por tu matrimonio

Imagen
El matrimonio es la más hermosa de las relaciones humanas, y también la más compleja. Piénsalo. Dos personas completamente diferentes deciden unir sus vidas, compartir todo tipo de experiencias, construir un futuro como familia. 
Pero son dos personas imperfectas, con sus propios equipajes de cosas que fueron recolectando por el camino. Actitudes, hábitos, pensamientos, temores, dudas, prioridades. Lo que para uno de los parece ser muy importante, para el otro no lo es. Los conceptos de cosas tan sencillas como el orden de la casa pueden ser tan diferentes como el agua y el aceite. Y a todo eso súmale que se trata de un hombre y una mujer, ¡qué seres tan distintos!

Sin darnos cuentas muchas veces llegamos al matrimonio con una agenda escondida. ¿Cuál? La de cambiar a la otra persona. Nos lo proponemos y luchamos a brazo partido por lograrlo. En la mayoría de los casos terminamos frustradas y hasta resentidas porque no vemos el resultado esperado.
Hoy quisiera proponerte un método diferen…