miércoles, 26 de octubre de 2016

Para cuando nos sentimos abrumadas y queremos descansar

“Y él [Dios] dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso” Éxodo 33:14, RV 1960.

Es parte de una conversación entre Moisés y Dios. ¡Qué maravilloso debe haber sido escuchar esas palabras en vivo! Sin embargo, están registradas en la Biblia para que tú y yo las recordemos hoy, muchos siglos después.


Fue una promesa de Dios a Moisés quien estaba un poco atribulado por la responsabilidad que tenía por delante, dudaba de si podría hacerlo o no. Moisés sentía temor, y lo único que calmaría su temor, tal y como lo dice en esta conversación, sería la garantía de la presencia de Dios junto a él. Y Dios se lo promete.

Pero no solo le promete su presencia, su compañía sino que conforme a su naturaleza de bondad, que siempre da más de lo que pedimos o entendemos, le añade una frase que fue la que me dejó pensando a mí: te daré descanso.

¿Acaso no es eso lo que muchas veces anhelamos tú y yo? Descanso. Descanso no solo físico. Descanso de las preocupaciones, descanso de los temores, descanso de las dudas, descanso de las decepciones, descanso de los fracasos, descanso de la enfermedad, descanso, descanso…

Dios le prometió a Moisés algo que también nos promete hoy a ti y a mí. Jesús lo dijo: “Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso”. Moisés acudió a Dios en busca de seguridad y la recibió, junto con la promesa del descanso. Ya no tendría que batallar más con la idea de que el pueblo de Israel era su responsabilidad. Era como si Dios le estuviera diciendo: "Yo voy a estar presente. Descansa tú".

Jesús nos dice: Ven a mí, ven a mí para que encuentres el descanso que tanto necesitas. ¿Sabes cuál es nuestro problema muchas veces? ¡Que no vamos a Jesús! Y si vamos, vamos a contarle el problema pero no  lo dejamos a sus pies. Lo recogemos nuevamente y seguimos la marcha…agobiadas, cargadas, cansadas.

Quizá hoy te sientes muy cansada. Y a lo mejor no es tanto el cansancio físico sino el emocional. ¡Ven a Jesús! ¡Vamos juntas! Él tiene el descanso que necesitamos y que nadie ni nada nos puede dar, porque ¿sabes?, el descanso que Jesús ofrece sana, restaura, reaviva, da vida

El descanso de Jesús es un oasis, porque él es el agua de vida eterna. El descanso de Jesús produce paz porque él es la paz. El descanso de Jesús es alimento que sacia porque él es el pan de vida. El descanso que Jesús nos da quita el temor porque él es quien sujeta incluso al viento y al mar embravecido. El descanso que Jesús tiene para ti y para mí borra la duda porque él es la verdad. Su descanso nos da un rumbo certero porque él es el camino.

Mi querida lectora, ni siquiera las mejores vacaciones nos pueden dar ese descanso porque las vacaciones terminan pero la vida continúa. Necesitamos hoy ir a los pies de Jesús para encontrar el verdadero descanso que solo está disponible en su presencia. Moisés lo escuchó de Dios y hoy nos lo recuerda a ti y a mí con las palabras de Jesús. 

¡Una vida de descanso en su presencia fue lo que Dios diseñó!

Bendiciones,

Wendy

NOTA: Hasta el día 31 Amazon tiene una oferta especial para la versión digital de "Una mujer sabia" {$1.25 USD}.  En este enlace lo puedes encontrar.)

Acabas de leer "Para cuando nos sentimos abrumadas y queremos descansar", ¡te invito a dejar tu comentario

Para recibir las publicaciones directo en tu buzón, estás invitada a suscribirte. Usa la casilla que aparece arriba a la derecha (versión web).  

2 comentarios :

  1. Me he venido sintiendo así, cansada, ansiosa, abrumada con tantas preocupaciones lidiando día con día con una constante incertidumbre pero como siempre DIOS me habla y me garantiza que su Presencia real estará envolviéndome siempre.... El me conducirá y me protegerá aunque las condiciones sean contrarias en todo sentido....

    Gracias Wendy!! Dios continúe bendiciendo su vida y la de los suyos!♥

    ResponderEliminar
  2. Que bello, Gracias Señor por tu descanso y paz en cada una. Gracias a usted también Wendy por compartir esos mensajes de bendición y refrigerio para nuestra alma y espíritu, en tiempos difíciles y de prueba.
    Dios la bendiga grandemente, que haga resplandecer su rostro sobre usted, la continúe llenando de sabiduría de lo alto y de su inmenso amor. Saludos!

    ResponderEliminar