Porque se acerca la Navidad

Entre los recuerdos que más atesoro en mi corazón están las navidades de mi niñez. A pesar de haber crecido en un país donde apenas se celebraban y donde los adornos, villancicos y la palabra misma eran “rezagos del pasado”, en mi familia la Navidad siempre ocupó un lugar importante.



Mi abuelo se las agenciaba para conseguir siempre una rama de pino. Sí, porque en nuestro clima no teníamos los preciosos abetos que vemos aquí en Norteamérica o en otros lugares. Pero igual él buscaba una rama de pino para poner el árbol de Navidad.

Niña al fin, me fascinaba abrir las cajas donde mi abuela guardaba con mucho cuidado los adornos. Eran de cristal, un tanto ya manchados por los años… ¡databan de la década del ‘50! En su tocadiscos ella ponía los discos de vinil con los himnos y canciones tradicionales mientras decorábamos la casa. ¡Qué alegría! Incluso en medio de las escaseces, mi abuela y mi mamá siempre procuraban que hubiera regalos en el árbol. Y en nuestra iglesia los programas navideños eran lo más popular de todo el año. Las cantatas, las obras dramáticas, los coros de niños. ¡Qué tiempo tan precioso!
Algunas de mis amigas de la escuela venían cuando todo estaba terminado porque, como ya dije antes, todo lo que tuviera alguna relación con la Navidad era muy exclusivo de los cristianos y las iglesias, no por decisión nuestra sino del sistema político imperante. Pasaron muchos antes de que nuevamente en Cuba se mencionara la festividad y volvieran a las tiendas, las casas y las calles los aires navideños.
Sin embargo, Navidad es mucho más que todo esto. Por lindos que sean los adornos, por hermosos que sean los cantos y por mucho que disfrutemos las reuniones familiares e incluso los regalos, la Navidad va más allá.
Navidad es esperanza, es luz, es salvación. Navidad es reconciliación de Dios con el hombre. Navidad es la agenda del cielo cumplida en la Tierra. Y por eso este pequeño libro de lecturas diarias, porque necesitamos regresar al corazón de la Navidad.

En medio del bullicio, del mercadeo, incluso de las risas y los cantos, necesitamos apartarnos aunque sea un momento cada día y dejar que el mismo Espíritu que habló a los corazones de los protagonistas de aquella noche en Belén, nos hable hoy a nosotros también. Necesitamos que nos lleve de vuelta a un encuentro con Jesús, el corazón de la Navidad.
Y por eso quiero compartir contigo este sencillo devocional que puedes usar durante diciembre y hacer espacio en tu diario vivir para el verdadero motivo de la celebración.
Sigue este enlace para obtener tu copia de El corazón de la Navidad



Bendiciones en tu nueva semana,


Wendy

Acabas de leer "Porque se acerca la Navidad", ¡te invito a dejar tu comentario

Comentarios

  1. Gracias Wendy.

    Días te continúe bendiciendo para que tu igual sigas bendiciendo a muchas personas.

    ResponderEliminar
  2. Es hermoso este devocional..EL CORAZÓN DE LA NAVIDAD....ya lo tengo.
    Bendiciones amada sierva.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario